Cultura

Impresionismo y realismo en dos nuevas muestras pictóricas

Pescadería Vieja y El Molino del Alcázar albergan exposiciones de los artistas José Manuel Paredes y José Antonio Rodríguez, 'El Color de los Espacios' e 'Instintos', respectivamente.

José Manuel Paredes y José Antonio Rodríguez exponen en Pescadería Vieja y El Molino.

La Pescadería Vieja alberga desde este 21 de octubre El Color de los Espacios, del pintor José Manuel Paredes. Esta muestra permanecerá abierta hasta el 29 de noviembre de 2015, de martes a domingo. Nacido en Cádiz en 1950, aunque su residencia la estableció en El Puerto de Santa María, es arquitecto de profesión, dirigiendo hasta hace unos años un prestigioso estudio de Arquitectura en la localidad portuense. Profesión que compartía con la pintura y a la que se dedica, actualmente, como única actividad, tras haberse jubilado.

En la pintura de José Manuel Paredes se muestra un universo de formas que abren las perspectivas de un arte formal donde todo queda supeditado al impacto visual de un color que muestra toda su grandeza y sus delicados contrastes de formas puras. En su obra están escritas las más bellas páginas de la vanguardia histórica. En los paisajes, en las naturalezas muertas, en las imposibles estructuras cromáticas creadas por este autor, el espectador va a encontrar los estamentos de un arte sin fronteras, vivo y lleno de intensidad y carácter. 

Por otro lado, este jueves, día 22 de octubre, a partir de las 20,30 horas, se inaugurará la exposición Instintos, una muestra de ochos pinturas de motivos ecuestres de José Antonio Rodríguez Jiménez. Estas obras serán expuestas en la Sala del Molino del Conjunto Monumental El Alcázar, hasta el 8 de noviembre, de martes a domingo durante el mes de octubre, y todos los días de la semana a lo largo del mes de noviembre.

José Antonio Rodríguez Jiménez es un pintor autodidacta e investigador, y en sus cuadros de caballos se refleja una fuerte personalidad creativa desarrollada a lo largo de una vida en la que su evolución artística corre paralela a su crecimiento personal. En sus años de adolescencia y juventud el pintor gaditano solapa su vocación pictórica con otras actividades profesionales hasta que, por fin, en su madurez se decide a dedicarse en exclusiva a la pintura. Desde entonces ha llevado a cabo numerosas exposiciones.

Su pintura es sosegada, la luz y los colores de la hermosa tierra en la que nació y se crió bañan sus lienzos, y es un tema especialmente vinculado con su provincia natal, Cádiz, el que predomina en sus cuadros. Se puede definir a José Antonio Rodríguez como un pintor híper-realista, pero es una definición incompleta. Su técnica meticulosa, que cuida exquisitamente la forma, el equilibrio y la luz encaja en esta corriente artística, pero el alma de sus cuadros se enriquece de tal manera que no son meros transmisores de una imagen real.

A caballo entre el impresionismo y el realismo, heredero de la cultura pictórica de la tierra andaluza, que vio nacer grandes pintores de la luz, José Antonio posee una forma de expresión especial, única. Sus fondos blancos sobre los que la forma y el color obtienen protagonismo evidencian la calidad de este artista, que se atreve valiente a retratar el movimiento de sus protagonistas.

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *