Sociedad

Iglesias sobre el dueño de Zara: “Una democracia digna no acepta limosnas de multimillonarios para dotar su sistema sanitario”

"Es un retorno que tiene para la sociedad y a la empresa le viene bien en términos fiscales y desde el punto de vista de la reputación", ha defendido el presidente de la Junta, beneficiaria de estas donaciones

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y el exministro del Interior Juan Ignacio Zoido se han enzarzado este pasado domingo en una discusión en la red social Twitter a raíz de las críticas de la formación morada a las donaciones del empresario Amancio Ortega. “Señor Amancio Ortega, tiene razón Isa Serra (candidata de Unidas Podemos al Parlamento Europeo), una democracia digna no acepta limosnas de multimillonarios para dotar su sistema sanitario, les hace pagar los impuestos que les corresponden y respetar los derechos de sus trabajadores”, ha escrito este mismo domingo Iglesias en su cuenta personal de la red social.

A la crítica de Iglesias ha querido responder Zoido, que le ha acusado de “exceder todos los límites del populismo” al criticar “un gesto de generosidad que puede salvar muchas vidas”. “Mezclar temas torticeramente para atacar a un empresario que crea empleo y ayuda a los demás está absolutamente fuera de lugar”, ha añadido. La discusión, lejos de quedarse ahí, ha continuado con la respuesta del líder de Podemos. “Señor Zoido, que ustedes que se financiaron ilegalmente, que montaron las cloacas, que robaron a manos llenas, que defendieron al torturador Billy el niño, desprecien así la dignidad de la sanidad pública revela una vez más lo que son: corruptos“, le ha espetado Iglesias.

La última palabra la ha tenido el exministro, que ha asegurado que la respuesta de Iglesias está “a la altura de esos límites” de esos tipos de populismo que se dedican a “acusar falsamente y generalizando”. “Defender la sanidad pública cuyos profesionales nos enorgullecen no tiene nada que ver con criticar donaciones que salvan vidas. Dígaselo a quienes se benefician de ellas”, ha zanjado.

Por su parte, el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha considerado “absurdo y demagógico” el posicionamiento del líder de Podemos, Pablo Iglesias, al mostrar su rechazo a las donaciones realizadas por el dueño de Inditex, Amancio Ortega. En una entrevista en Antena 3, recogida por Europa Press, Moreno ha dicho que le gustaría que otras grandes empresas actuaran igual que Amancio Ortega, colaborando a través de sus fundaciones en causas sanitarias, educativas o sociales.

Tras recordar al líder de Podemos que el dueño de Inditex “paga los impuestos”, ha indicado que en el mundo occidental hay una colaboración público-privada, a través de la cual grandes empresas ayudan en el ámbito educativo, sanitario o social. “Es un retorno que tiene para la sociedad y a la empresa le viene bien en términos fiscales y desde el punto de vista de la reputación”, ha explicado Moreno, mostrándose convencido de que a quien tiene que hacerse una prueba diagnóstica o una operación “no le importa la procedencia de la máquina”.

Preguntado sobre si los equipos sanitarios que Amancio Ortega donó en Andalucía ya están usándose, el presidente de la Junta ha explicado que había que realizar un búnker para introducir la máquina donada y que para ello se ha llevado a cabo una “obra de urgencia”. “La máquina ya está encajada y a punto de funcionar”, ha detallado.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Un comentario

  1. Ese exabrupto refleja nítidamente la miseria intelectual demagógica del amado líder podemita, uno de los fracasados del 28A. Mezclar la cuestión fiscal con la filantropía de la Fundación Amancio Ortega es desconocerlo todo o, lo que yo creo, querer engañarnos a los ciudadanos. Inditex (la empresa de Ortega) está pagando sus impuestos conforme a la legislación vigente, pues en otro caso Hacienda ya estaría sobre ella, y si al amado líder podemita le parece que esos impuestos son pocos, lo que tiene que hacer es ganar las elecciones, gobernar y modificar al alza el tipo del impuesto de sociedades y, además, claro está, asumir las consecuencias que ello conllevaría en los aspectos de disminución de inversiones productivas nacionales y extranjeras y de pérdida de empleos. Como no puede (y quizá tampoco quiere) hacerlo, se dedica a mal meter con Ortega. Pero la gran mayoría de los españoles apreciamos la generosidad de la Fundación Amancio Ortega y los miles de pacientes que, en su día, recibirán el adecuado tratamiento oncológico gracias a esas carísimas máquinas y salvarán sus vidas aun lo apreciarán más. Ojalá tuviéramos en España otros cien empresarios como Ortega.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *