JerezPolítica Municipal

¿Huelga de transporte urbano a la vista?

La amenaza de movilizaciones ya sobrevuela en la plantilla de los autobuses urbanos si el Ayuntamiento no municipaliza el servicio en mayo, mes en el que se cumplen dos años del secuestro de la concesión a Urbanos Amarillos por parte del Consistorio. 

¿Volveremos a vivir huelgas en el transporte urbano de la ciudad? Esta duda planea sobre la ciudad tras conocer que el Ayuntamiento pretende municipalizar definitivamente el servicio. La plantilla espera esta medida como agua de mayo, porque así tendrían entre otras cosas la misma preferencia a la hora de cobrar que el resto del personal municipal, aunque a día de hoy no es seguro que vaya a producirse el rescate definitivo del servicio. Mientras tanto, según fuentes consultadas por este medio, ya planean organizar jornadas de huelga durante el mes de mayo, en el que entre otros eventos, se celebra la Feria del Caballo.

Tras casi dos años de secuestro del transporte urbano de la ciudad, el Ayuntamiento pretende rescatar ahora el servicio definitivamente a primeros de mayo (pese a que en un primer momento se comprometió con los trabajadores que sería a partir del 1 de enero de este año), cuando se cumple el plazo legal para aportar una resolución definitiva al conflicto, es decir poner fin al secuestro devolviendo la gestión a la concesionaria o rescatando el servicio para su prestación directa desde lo público. El Consistorio dio el pasado 14 de febrero 20 días hábiles a Urbanos Amarillos para que acreditara “la desaparición de las causas que motivaron el secuestro; debiendo justificar estar en condiciones de proseguir la normal gestión del servicio”.

La empresa concesionaria, Urbanos Amarillos, recuerda al Ayuntamiento que la medida de secuestro está recurrida y pendiente de sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). Además, la empresa expone otras cinco alegaciones al proceso. La imposibilidad formal de contestar el requerimiento (la empresa está gestionada por una interventora municipal); el pago de 5,7 millones de fianza, un hecho que deja a las claras que “la empresa está decidida a asumir la gestión”. Además, Urbanos Amarillos expresa su sentimiento de “indefensión por el contenido ambiguo del requerimiento” y alega que “los incumplimientos que pueden determinar una resolución contractual no pueden ser futuribles 
o predecibles”.

Una vez se ha incoado el procedimiento de resolución, se dio un plazo de diez días a Urbanos Amarillos “para que presente formalmente las alegaciones que considere oportunas en el periodo de tiempo denominado trámite de audiencia”. Mientras tanto, y a la espera de que cómo evoluciona el conflicto entre Ayuntamiento y concesionaria (el PSOE ya ha adelantado que acabará en los tribunales), la plantilla sigue yendo a trabajar con nóminas pendientes y con la incertidumbre de no saber qué pasará con el futuro del servicio. Eso sí, ya con la mente puesta en una hipotética huelga para reclamar lo que les pertenece y, sobre todo, la promesa de municipalización que una y otra vez les ha garantizado el gobierno popular. A día de hoy se les adeudan casi tres nóminas y la flota presenta grandes carencias (fueron comprados a Madrid 21 autobuses con más de una década de antigüedad, según aseguran), aunque para el delegado de Urbanismo y Movilidad, Agustín Muñoz, el servicio “ha experimentado una mejoría más que notable en todo este tiempo”.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *