ComunicaciónEdición Jerez

“Hoy en día cualquiera cree que puede escribir o poner en marcha un medio de comunicación”

La valenciana Amparo Bou, nueva presidenta de la Asociación de la Prensa de Jerez, apuesta por poner orden en el caos de la información digital y por "educar a los lectores en que hay contenidos por los que merece la pena pagar".

La valenciana Amparo Bou, nueva presidenta de la Asociación de la Prensa de Jerez, apuesta por poner orden en el caos de la información digital y por “educar a los lectores en que hay contenidos por los que merece la pena pagar”.

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU San Pablo de su Valencia natal, Amparo Bou Martí (1972) ha trabajado durante veinte años como locutora y redactora de informativos en la emisora de la Cadena Ser en la capital del Turia, pero también ha pasado por otros medios como Europa Press, Onda Cero o El Periódico de Cataluña. Fue presidenta de la Unión de Periodistas Valencianos durante ocho años, y vocal de la FAPE durante cuatro. Ahora acaba de aterrizar en la presidencia de la Asociación de la Prensa de Jerez, mientras hace despegar la agencia de comunicación, Sinlímites comunicación, que impulsó en una tierra que la acogió hace ahora siete años. En el caso de su cargo en la Unió, se trataba de una entidad de ámbito autonómico, con más de mil periodistas asociados, mientras que la APJ tiene un ámbito diferente, tanto de dimensión como de número de socios, pero el espíritu, asegura, es el mismo: “Defender la libertad de expresión, defender por supuesto un trabajo digno y correcto para todos los compañeros, y seguir defendiendo que sin periodismo no hay democracia. Eso lo hacemos igual donde sea”. 

¿Es de las apocalípticas o de las integradas?

(Risas) Soy de las integradas. Intento no ser apocalíptica, hay que buscar siempre el lado positivo de las cosas y buscar soluciones. La melancolía del papel y de los viejos tiempos no nos lleva a ningún lado, lo que hay que hacer es adaptarse, la resiliciencia, a nuevos formatos que ofrecen oportunidades maravillosas de desarrollo profesional, a las nuevas tecnologías y situaciones, y a las nuevas demandas de los lectores, televidentes y radioyentes, siempre manteniendo la profesionalidad. 

¿Por qué quiso ser periodista? 

No me acuerdo, sinceramente, pero de toda la vida quise serlo. No sé por qué, pero me encantan las palabras, las noticias, soy super fan de la radio, que es mi gran pasión, y, bueno, no sé decir el día que quise ser periodista porque desde siempre lo tuve claro, sin tampoco tener absolutamente ninguna tradición familiar. Siempre ha sido una vocación muy fuerte para mí y lo sigue siendo.

¿Sin vocación no hay periodista?

Es difícil, esto lleva unos horarios y unas situaciones de trabajo que en otras profesiones no son bien comprendidas en algunos casos. A lo mejor te tienes que ir a las tantas de la mañana porque hay que cubrir algo imprevisto, o alargar la jornada por algo que no se ha resuelto, no hay festivos… Esa vocación, evidentemente, no significa que tengamos que tragar con cualquier situación laboral, sino que significa disfrutar de la profesión maravillosa que hemos escogido, aunque desde otras profesiones no se entienda. Estamos un poco locos, qué le vamos a hacer.

“De toda la vida quise ser periodista, ha sido y sigue siendo una vocación muy fuerte para mí”

Jerez llegó a tener tres periódicos impresos de pago cada día, hoy a duras penas resiste uno. Todo un síntoma en versión local del estado actual de la prensa.

Casi no llegué a coincidir con los tres en la calle, pero es cierto que el impacto de la crisis en Jerez ha sido muy grande para el sector periodístico. En general, la pérdida de empleo en el periodismo ha sido mayor que en la del sector de la construcción, pero como los periodistas no solemos hablar de nosotros mismos, de nuestra profesión, no es un dato que se suela decir. Lamentablemente, en Jerez el impacto ha sido igualmente malo y se han perdido varias cabeceras y medios. Pero también es cierto que han surgido otros, como vosotros mismos, otro tipo de formatos que poco a poco hacen concebir esperanzas de que el periodismo sigue muy vivo y de que, aunque la crisis tuvo su efecto, poco a poco se va remontando. 

“La vocación no significa que tengamos que tragar con cualquier situación laboral”

¿Cómo dar con la tecla de monetarizar lo digital?

Es un debate complejo y muy difícil porque, lógicamente, los medios de comunicación tienen que tener su financiación pero los profesionales del periodismo también tienen que tener su salario digno; y eso tiene que salir de algún lado. La publicidad también ha pegado un bajón en los últimos años y no es suficiente. También nosotros tenemos la obligación de educar a los lectores, en el caso de la prensa, en que hay contenidos por los que merece la pena pagar. La proporción no la sabe nadie aún, es como la fórmula de la Coca-Cola, pero tiene que haber un equilibrio que permita rentabilizar los proyectos y que el consumidor final sea consciente de que el periodismo es un trabajo que hay que pagar. Porque, de lo contrario, todo se convierte en un copia-pega que no va a ningún lado y al final es incluso perjudicial para periodista y lector.

¿Qué le diría a alguien que se le acerque hoy en día y le diga que quiere ser periodista?

Adelante, disfrútalo. Siempre que alguien me dice mi hijo quiere estudiar Periodismo y le he dicho que estudie otra cosa le pregunto ¿por qué? Es una profesión maravillosa, con problemas como cualquier otra, lo que pasa que muchas veces estamos en el ojo público, pero al final hay periodistas buenos y periodistas malos como hay médicos malos y buenos. Tenemos esa responsabilidad social que es muy importante pero es una profesión preciosa que le recomiendo a cualquiera que tenga vocación. En este mandato se ha aprobado la ordenanza municipal de publicidad institucional en el Ayuntamiento de Jerez y, en cambio, la Junta de Andalucía reparte publicidad institucional en determinados medios con total opacidad y discrecionalidad. ¿Hay que desterrar de una vez eso que muchas veces va implícito en la relación política con los medios de si me tratas bien te doy? 

Es imprescindible, todo lo que sea reparto de dinero público tiene que seguir, en primer lugar, un criterio de transparencia absoluta. En este caso, debe haber un reparto equitativo en proporción a un criterio que es muy objetivo, que es la difusión. Por supuesto, para todos por igual, que no haya discriminación por ningún motivo, dentro de la proporcionalidad de su ámbito de difusión. Evidentemente, si hay un medio que tiene una difusión mucho más alta que otro, debe haber un criterio de proporcionalidad. Debe haber equidad, no igualdad; proporcionalidad y transparencia.

Reparto de publicidad institucional: “Debe haber equidad, no igualdad; proporcionalidad y transparencia”

¿Hay que poner sellos de calidad a canales y plataformas de difusión ajenas al periodismo que, en cambio, pretenden jugar a proyectos periodísticos?

Es muy interesante y muy necesario que haya un control o un registro de los medios digitales que sean de verdad periodísticos. Hay una tentación de que hoy en día cualquiera cree que puede escribir o poner en marcha un medio de comunicación e ir rebuscando noticias con el famoso copia y pega, y evidentemente eso será otra cosa, pero no es periodismo. Ese registro lo que quiere es significar a los medios que sí son periodísticos y profesionales, no un hobby o una afición de equis personas. Esto tiene varias utilidades: darle el sitio a nuestra propia profesión, reconocer a los periodistas; la utilidad de que el lector sabe que está leyendo algo que es profesional y de lo que se puede fiar; y también sirve de guía para las instituciones, para saber qué medio son de verdad periodismo y cuáles no, y no merecen esa publicidad institucional porque no entran en la categoría de medio de comunicación. En este maremágnum de internet que tenemos hoy en día, en el que parece que todo vale, pues poner un poco de orden siempre viene bien porque todos salimos beneficiados. 

Hay quienes acusan a ciertas asociaciones de la prensa a servir a otros intereses, muchas veces políticos, y le pongo por caso el reciente rifirrafe de la Asociación de la Prensa de Madrid con Podemos.

Creo que la independencia se mantiene al 100%, pero es cierto que, en algunas ocasiones, la ideología de quien ve a la organización desde fuera también puede ser parte del juego. Uno siempre pensará que por su ideología no le hacen caso o, al contrario, que solo se habla de casos que son de equis ideología. He estado muchos años en asociaciones de periodistas y por mi experiencia te puedo decir que son totalmente independientes, y es uno de los grandes valores, aunque luego cada uno vea el cristal del color que le interesa. No creo que sea una realidad que las asociaciones de la prensa o la FAPE, en la que he estado dentro, estén politizadas. Se podrá actuar con más o menos acierto en algunas ocasiones, pero que haya una intención política, yo no lo he visto en ningún caso.

“He estado muchos años en asociaciones de periodistas y por mi experiencia puedo decir que son totalmente independientes”

¿Cuál ha sido la última ‘fake new’ que se ha tragado?

Intento ser muy cuidadosa y sigo en redes sociales a todas estas cuentas que están surgiendo como maldita hemeroteca y todas aquellas que van sacando las fake news a relucir… Evidentemente, todos nos tragamos alguna alguna vez e incluso también hay cosas que no son fake news pero que no están claras. Ayer, por ejemplo, esta campaña con la que Burger King engañó a medio mundo con algo que parecía una oferta de trabajo y luego no lo era… Bueno, vivimos en un mundo en el que todos tenemos que acostumbrar a dudar de todo y en el que nos tenemos que educar en contrastar todo; por eso el papel del periodista es más importante que nunca, porque contrasta y tiene un background adicional de muchos años ejerciendo, y ese es el valor añadido que ofrece al consumidor final; esa posibilidad de detectar mucho mejor esas noticias falsas que han existido toda la vida pero que ahora tienen mucho mayor impacto y difusión con las redes sociales. Hay que ser cuidadosos y revalorizar nuestro trabajo para cribar las que son de verdad noticias ciertas y las que son fake news.¿Y cómo se compagina el tiempo necesario que requiere la labor de contraste e investigación con la presión de la inmediatez que exigen los nuevos canales de difusión y las injerencias políticas o de otros poderes fácticos en los medios?

Está claro que el impacto de la crisis en el periodismo ha provocado, entre otras cosas, que las redacciones hayan adelgazado y que tengan en muchos casos más obligaciones porque un periodista ya es hoy multimedia, tiene que escribir un tuit con un jefe por encima que le dice: pon un tuit, pon un tuit…, sin que a lo mejor le haya dado tiempo a contrastar, a verificar, o simplemente a escribir bien. Es un riesgo muy cierto de nuestra profesión, que sufrimos todos los días y que hay que denunciar porque va en detrimento de nuestra propia profesionalidad y del consumidor final, que recibe una información que no es la correcta. En cuanto a la injerencia, de toda la vida ha habido intentos de meter mano donde no se debe, y en los medios de comunicación también, pero para eso también están los periodistas, que saben navegar en esas aguas turbulentas como parte de su trabajo. Eso hay que llevarlo con naturalidad, sin caer en la autocensura, que suele ser más real, caemos más en eso, que en una censura o una imposición por parte de alguna institución o instancia superior.

“Se cae más en la autocensura que una imposición por parte de alguna institución o instancia superior”

¿Han intentado silenciarla, presionarla o comprarla durante su carrera profesional?

No. No he sufrido esas cuestiones, ni cuando he trabajado en Valencia en la Cadena SER, ni posteriormente en otros medios en los que he trabajado. Es cierto que cuando uno tiene un cargo de responsabilidad, el político, de cualquier signo, siempre intentará llevarte hacia su terreno, pero es lo que decía antes, uno se acostumbra a navegar en esas aguas y a mantener la cabeza fría.

Usted tiene ahora una agencia de comunicación, Sinlímites Comunicación. ¿Supone una renuncia de su oficio o en el fondo es lo mismo que hacen los diarios pero sin mentir?

He saltado al lado oscuro, como dice aquel. En lugar de recibir notas de prensa, las envío, pero sigo siendo igual de periodista escribiendo la nota de prensa que cuando la recibía entonces y le daba forma. Trabajo en el mismo ámbito pero desde otro punto de vista. Es también un trabajo muy bonito porque estás ayudando a instituciones y empresas a que sus mensajes lleguen al gran público, porque merecen esa atención pública, y también por ese juego del gato y el ratón, pues al haber estado en medios sabes perfectamente lo que va a colar, lo que es más noticia, y lo que es menos noticia. Me sigue apasionando ese juego de la comunicación, aunque desde otro punto de vista.

“Es una profesión muy feminizada, las redacciones están llenas de mujeres, pero, sin embargo, al llegar a puestos de responsabilidad aún pasa lo que en muchos otros ámbitos”

Es la tercera mujer que preside la APJ de manera consecutiva. Algo que contrasta con el techo de cristal que siguen teniendo las periodistas en las empresas de comunicación para ascender a puestos de relevancia.

Desde luego, pero es verdad que la APJ yo diría que es casi pionera, porque en los últimos diez ha habido tres presidentas, lo que es un síntoma de que la sociedad jerezana es avanzada. En mi época en la carrera, de 60 alumnos en clase, 50 éramos mujeres. Es una profesión muy feminizada, las redacciones están llenas de mujeres, pero, sin embargo, al llegar a puestos de responsabilidad todavía pasa lo que en muchos otros ámbitos. Es cierto que todavía hay que luchar por esa normalización, por romper el techo de cristal y que las mujeres lleguen donde tengan que llegar por su valía, sin cortapisas, pero lamentablemente aún estamos en esa lucha.

¿Qué le parece, como presidenta de la APJ, que el PP no haya concedido una entrevista a lavozdelsur.es después de cuatro años desde su lanzamiento?

Bueno, pues evidentemente los partidos políticos, que al final representan a todos los ciudadanos, deben estar atentos a todos los medios de comunicación que se lo soliciten. En principio, sin saber los detalles de la cuestión, creo que todos los medios de comunicación si hacen la petición correctamente merecen la atención de los partidos políticos porque, al final, tenéis lectores de todas las ideologías y sois un medio como otro cualquiera. Los partidos sirven a los ciudadanos y deberían lanzar sus mensajes en cualquier tipo de medio de comunicación, por lo que no parece razonable.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *