¡Abre bien los ojos, mira!

Dios y el diablo son dos caras de la misma moneda, quien tiene mucha relación con Dios acaba teniéndola con el diablo…

¿Nunca te has preguntado como un dios que dice ser padre bondadoso ha causado tanta guerra y tanto derramamiento de sangre? Los arcontes crearon la religión, la Biblia, La Torá y el Corán para ser adorados y para asegurarse la suficiente sangre para sus sacrificios. Para que la humanidad viviera en eterno conflicto consigo misma y no pudiera despertar. No son espíritus, son seres. Su hábitat es una dimensión diferente a la nuestra, pero interactúan con nosotros principalmente en busca de su comida favorita, la energía del alma humana.

Dijo Pablo de Tarso: “Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiéndolo hecho todo, estar firmes”. – Efesios 6:12.

Ellos (los arcontes), llegaron de otros mundos y se instalaron en el planeta tierra. Crearon al hombre al que dominan en todos los planos, en el plano terrenal y también en el plano espiritual e intelectual. Podemos conocerlos por ángeles caídos o demonios, también por dioses con los que les gusta identificarse.

El cuerpo y alma son dos cosas separadas que se unen para formar lo que se conoce en nuestro caso como un ser humano. Sin embargo, no todos los gaditanos tienen un alma ‘humana’ al mando. Existen varios tipos de humanos en la provincia de Cádiz. Primero están los gaditanos normales que nacen con alma. En segundo lugar, están los grupales, gaditanos que nacen sin alma pero cuyo cuerpo es usado por un grupo de almas (este grupo de almas son llamadas almas familiares). En tercer lugar están los gaditanos sin alma cuyo cuerpo es usado como recipiente por un alma negativa o positiva.

A estos últimos también se les llama Portales Orgánicos, tienen poca conciencia y libre albedrío propio, y como no reencarnan individualmente, significa que no tienen Ser Superior o un plan de vida que limite sus acciones o a qué grados pueden ser maniobrados. Se estima que ellos componen una tercera parte  de la población gaditana. En vez de tener almas individualizadas comparten un alma animal grupal común con una mente colectiva. Los Portales Orgánicos necesitan a las personas, porque las personas son su fuente de alimento. Se les reconoce por su incapacidad para sonrojarse. Sus ojos, cuando aparentan que sonríen, no manifiestan o transmiten emociones.

Los mal llamados “extraterrestres” pueden resultar muy peligrosos para la existencia de los humanos en Cádiz. En ningún caso son “angelitos caídos del Cielo”, con la misión peregrina de salvarnos de nosotros mismos (corrupción, avaricia, violencia desenfrenada, muerte).

El gaditano medio, para las entidades superiores, es un mero alimento más en su cadena alimentaria (como los pollos son para nosotros). No es casual que la provincia de Cádiz sea “Zona caliente” dentro de la fenomenología OVNI.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído