captura_de_pantalla_2018-03-09_a_las_9.06.00.png
captura_de_pantalla_2018-03-09_a_las_9.06.00.png

Pequeño, lúgubre y de pocas hojas que sin embargo ha creado mucho dolor.

Los españoles saben mucho, y muy bien, de la limpieza artificial de las culpas de la historia. La ordalía o juicio de Dios era un método de administrar justicia (es un decir) propio de la Europa medieval, según el cual era el acusado quien tenía que demostrar su inocencia ante una acusación. Brujas, herejes, negros, judíos y demás perseguidos, oprimidos y esclavizados padecieron esta forma de humillación y castigo hasta tiempos muy recientes (1834). La mecánica era muy sencilla y el acusado no tenía que demostrar su inocencia mediante pruebas, coartadas, testimonios ni documentos: le bastaba con sobrevivir al tormento. Si después de unas sesiones de tortura seguía entero, Dios había dictaminado que no era culpable. El tal Dios, por desgracia, no se prodigaba en absoluciones: el acusado era condenado en el momento mismo de la acusación y los latigazos, el potro o la hoguera eran en realidad su pena.

El fanatismo, la intolerancia y el fundamentalismo religioso es un acto repudiable. La Biblioteca Central de Jerez de la Frontera guarda una documentación valiosa que nos permite conocer la parte mas oscura de la humanidad en Occidente. ¡Cuidado! Estamos cruzando líneas peligrosas, como que todo lo que se diga y se publique en un medio baste para que esa persona ya sea culpable, con la ruina personal que implica y sin derecho a una defensa y un juicio justo.

La Biblioteca Central jerezana posee una joya de la Inquisición. Es un libro pequeño, lúgubre, tiene pocas hojas, no obstante ha producido mucho dolor, sufrimiento y muerte. Su último propietario tenebroso, en ejercicio, respondía al nombre de D. José Díaz Gárate, que ostentaba el siniestro cargo de notario del Santo Oficio.

 

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído