OpiniónEditorial

Hay que llegar hasta el final

EDITORIAL.

Jerez se merece llegar hasta el final. En una semana fantástica en los tribunales, con una estampa que queda ya en los anales de la historia negra de esta ciudad –tres exalcaldes reunidos en los juzgados-, parece haberse desatado definitivamente el escándalo ‘Circuito de Jerez’. Todo el mundo en Jerez más o menos puesto en la actualidad municipal sabe lo que ha representado el trazado jerezano desde prácticamente el minuto uno de su puesta en marcha, hace 30 años: el arma arrojadiza perfecta para construir la isla rodeada de capullos de Pacheco, el ‘hall of fame’ de la clase política en general, y el ‘yo me lo guiso, yo me lo como’ de los que manejan de verdad el cotarro en el mundo del motor. Pero hasta aquí hemos llegado.

Un motoclub de nuevo cuño ha desencadenado una catarata de acusaciones, perfectamente documentadas por cierto, que pretenden destapar en toda su dimensión la merienda de negros que ha podido significar Cirjesa, una empresa pública coparticipada por Ayuntamiento y Junta de Andalucía. A rebufo del escrito-denuncia que remitió la asociación motera a la Fiscalía Anticorrupción, el sindicato Manos Limpias, relacionado con la extrema derecha, ha presentado en los Juzgados jerezanos una querella contra una serie de altos cargos del circuito por presuntas ilegalidades en la contabilidad de la empresa que explota el trazado. Pero es que además, de manera sorprendente, incluyen en la misma a Santiago Galván, actual delegado municipal de Economía y consejero delegado de Cirjesa. Una inclusión que chirría si se tiene en cuenta que Galván ejerce con este cargo en el Circuito desde noviembre pasado y, sobre todo, si se repara en que la presunta “doble contabilidad” en la venta de entradas del Gran Premio de Motociclismo se refiere a la prueba de 2013, cuando aún era el PP el que gobernaba en Jerez.

Más allá de ese detalle, pesa la sensación de descontrol e impunidad que parece haber reinado durante todos estos años en unas instalaciones públicas que han supuesto un enorme desembolso por parte de todos los jerezanos. Apenas calculando los 20 años de canon por celebrar el Mundial de Motos que dejó de sufragar la Junta de Andalucía, la deuda municipal se reduciría en unos 100 o 120 millones de euros. Obviando este hecho, lo que se ha cocido entre las curvas de Montecastillo es probable que no tenga nombre. “Lo habitual desde el primer Gran Premio ha sido que saliesen bolsas de basura con dinero”, afirma un antiguo empleado del Circuito de Jerez a este medio. Otros ya declararon lo mismo en comisaría hace un par de años, cuando la Agencia Tributaria abrió la investigación sobre esta contabilidad ‘b’ en el trazado.

Hasta el momento, el gobierno socialista, tan dubitativo como mal asesorado, no ha avanzado en tratar de llegar hasta el final en una empresa con mayoría de capital municipal que huele a podrido. El cambio de gobierno no ha supuesto más que otro episodio de gatopardismo a la jerezana al que acostumbra Cirjesa. La práctica es que no ha cambiado nada, como prueba de ello es que se haya reeditado la licitación pública de un servicio en las mismas dudosas condiciones que en la anterior etapa –días después de tener que ponerse en marcha-. Así lo ha puesto de manifiesto ante la Fiscalía el referido motoclub en una ampliación del escrito-denuncia recogiendo esta nueva presunto ilegalidad.

Muy mal hará el gobierno que encabeza Mamen Sánchez como alcaldesa si no actúa decididamente, y cueste lo que cueste, ante la sombra de sospechas que se ciernen sobre el circuito. Ahora más que nunca, hay que empezar a cerrar frentes, aunque ello signifique llegar hasta el final y encontrarse por el camino sorpresas desagradables. Por descontado, deberá exigir a la Junta de Andalucía que se retrate con el circuito de una vez por todas y explique oportunamente por qué ha mirado para otro lado si se concretasen las supuestas ilegalidades que se han denunciado. Jerez se lo merece.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *