Opinión

Happycracia patriarcal y neoliberal

Las mujeres prostituidas son libres y empoderadas, universitarias y se prostituyen porque les encanta ser penetradas sin descanso por diez hombres en una sola noche; las mujeres cuyos vientres son alquilados para engendrar criaturas, que luego serán vendidas a ricos occidentales, son un oasis de solidaridad y filantropía que arriesgan su vida para que otras familias, a cambio de 50.000 euros –de los que ella sólo se llevará unos 9.000-, puedan ser felices y acunar a un niño rubio de ojos azules.

Las mujeres pobres de cualquier país pobre, donde tener acceso al agua potable significa andar diez kilómetros con barreños en lo alto de la cabeza y cargadas con los niños, son felices con lo poco que tienen y sonríen porque son heroínas de la naturaleza a ojos de los ricos occidentales que están encantados con la estampa, pero a ninguno se le ocurre cambiar su triste vida europea por la felicísima vida de alguna de estas mujeres pobres de solemnidad.

Los niños y niñas con discapacidad son “personas especiales” que se convierten en un “regalo” para la familia en la que nacen, aunque se autolesionen y, cuando crezcan, lesionen también a sus padres y éstos no encuentren un centro público para que su hijo o hija viva con dignidad, sin tener que pagar 1.500 euros al mes que cuestan las plazas residenciales privadas en centros especializados.

Los jóvenes que emigran porque España ha destruido su tejido productivo, a cambio de jubilados alemanes e ingleses que sólo nos dejan ser camareros, cocineros o limpiadoras de hoteles, son “aventureros” que salen a vivir una experiencia internacional, a aprender idiomas y a ampliar su curriculum.

Los jóvenes con 40 años que, incluso ganando 1.800 euros en ciudades como Barcelona o Madrid, comparten piso, hacen “coliving” y se han convertido en una de las tribus urbanas preferidas de las revistas editadas por las élites económicas que empobrecen, pensadas y diseñadas para convencer a las víctimas del neoliberalismo de que ser pobre mola, es cool y hasta sexy.

Los riders, esos pobres chavales que se hartan de dar pedales con mochilas de Glovo, poniendo su vida en peligro, que tienen que pagarse ellos mismos los 300 euros mensuales del autónomo, que no tienen vacaciones, ni días de descanso, ni asuntos propios, ni baja por enfermedad, que ganan unos 2 euros por trayecto –en el mejor de los casos- y que al final de mes pueden ingresar, una vez pagado el autónomo, alrededor de 600 o 700 euros, son jóvenes atractivos con rollazo, deportistas, cosmpolitan y que se ganan un dinero extra para complementarlo a su sueldo, aunque echan cada día entre diez y doce horas y no tienen otro sueldo.

Lo último en esto de la happycracia es la campaña de la Junta de Andalucía contra los “malos tratos”. Mujeres felices, sonrientes y divinas que, supuestamente, han sufrido violencia de género, aunque parece que acaban de salir de un spa o del anuncio de la semana fantástica de El Corte Inglés. Ni una herida, ni un rasguño, ni una lágrima, ni una mirada perdida, ni una apelación al origen del problema. Todo lo que tienen que hacer las víctimas de violencia de género es sonreír porque “la vida siempre es más fuerte” que la paliza o el disparo mortal de un terrorista machista.

El neoliberalismo no sería tan peligroso si sólo fuera un sistema económico. El problema es que esta fase salvaje del capitalismo es, sobre todo, un modelo cultural que lo inunda todo sin darnos cuenta, enviándonos mensajes como una lluvia fina que van cambiando nuestras mentes y nuestro sentido común como sociedad. Así, una de las gotas finas que más usa este sistema inhumano es convertir cualquier problema político o social en una estampa de felicidad plastificada.

Los desempleados son emprendedores de su propio éxito o fracaso; las mujeres prostituidas lo son porque quieren; los pobres son felices a pesar de lo poco que tienen y su sonrisa está llena de ingenuidad y verdad y las víctimas de violencia de género son mujeres sin heridas, autosuficientes, valientes y que salen adelante sólo sonriéndole a la vida y llamando al 016.

La campaña de la Consejería de Igualdad de la Junta de Andalucía no ha sido un error del departamento que lidera Rocío Ruiz (Ciudadanos), está muy bien hecha y pensada y responde a los dictámenes ideológicos de los yuppies neoliberales representados por la formación naranja.

En lugar de mirar la desigualdad para revertirla y permitir acabar con ella, el neoliberalismo expulsa del sistema con una sonrisa a sus propias víctimas. Hay quienes se creen muy pogres por repetir una y otra vez que victimizar a las víctimas es negativo porque humilla.

Victimizar a las víctimas, lejos de ser negativo y arrebatarle su dignidad, es la única forma posible para que la sociedad y los poderes públicos localicen y miren la desigualdad y puedan poner los recursos necesarios para acabar con el problema, que es político y no emocional ni de actitud.

A quienes hayan diseñado la campaña contra los “malos tratos”, que ha sido censurada por todos los colectivos feministas y por profesionales del ramo, no les hace falta formación sobre violencia de género, que también, lo que les sobra es sadismo neoliberal que convierte a las víctimas en heroínas sonrientes para no tenerlas que mirar como personas que necesitan recursos públicos, apoyo social y redes de solidaridad para salir de la situación por la que atraviesan.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Comentarios

  1. Todo esto tendría su sentido (que en parte lo tiene en algunos puntos) si no fuera porque la propia izquierda anti liberal ha utilizado las mismas formulas para concienciar sobre la violencia de genero. La realidad, es que animar a que una victima denuncie o sea mas o menos reconocida es un camino complejo donde la psicologia tiene mucho que decir y donde por supuesto la forma positiva de ver la vida también tiene cabida diga lo que diga el sistema neoliberal. Pero a los politicos no les interesa un consenso sobre ello y a vosotros los periodistas menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *