Política

“Ganemos ha hecho un trabajo colectivo en estos años que no es propiedad de Podemos”

'Kika' González concede su primera entrevista como candidata a la Alcaldía por la agrupación municipalista. Sostiene que el intento de negociar una confluencia de izquierdas le ha parecido un "paripé" por las posturas "tan tajantes" de IU y Podemos; y avanza que si obtienen mayoría en la junta de gobierno local tras el 26M formarán parte del próximo ejecutivo

Por edad y procedencia era imposible que trabajara en el despacho de los abogados de Atocha, ni que viviera en sus carnes la Transición, pero de alguna manera, esta joven Carmena a la jerezana, Ángeles Kika González Eslava (Jerez, 1977), presenta una trayectoria activista y política con muchas similitudes respecto a la de la alcaldesa madrileña. Abogada laboralista como ella, su irrupción en política también fue fruto de la ola de indignación que atravesó el país en los años más duros de la Gran Recesión.

Previamente, y en paralelo a su actividad privada en la antigua Cajasol y, posteriormente, en un bufete de abogados jerezano, su activismo ha sido permanente: desde su participación en un proyecto de escuelas libres, La Espiral, hasta su afiliación al SAT y al movimiento Cárcel Igual a Tortura, hasta su participación en la agrupación de electores Ganemos Jerez, surgida hace ahora cuatro años y con la que logró colarse en el pleno del Ayuntamiento, junto a otros cuatro compañeros más, y de la Diputación de Cádiz, junto a otros representantes de agrupaciones municipalistas o confluencias del cambio, como la que lidera José María González ‘Kichi’ en Cádiz. Con voz y voto. Por cierto, sobre su labor en el ente provincial, que preside en este mandato el PSOE, y aunque dice haberse ganado el respeto estos años “con mi trabajo”, sirve de poco: “Es clientelismo puro, no se debate nada, y se hace copia y pega de los presupuestos”.

Ese gen peleón y reivindicativo que ha heredado, probablemente, de su padre, Sebastián González, jerezano del 36, sindicalista preso e Hijo Predilecto de su ciudad, hacen que Kika dé ahora el salto. Sin adversarias en las primarias de Ganemos, cuyo plazo de presentación de candidaturas se ha cerrado este pasado miércoles, es la tercera candidata confirmada de las fuerzas políticas con representación municipal, tras Mamen Sánchez y Antonio Saldaña, de cuantas concurrirán el próximo 26 de mayo en los comicios locales.

Intenta ponerse al día con las redes sociales; está terminando Trincheras permanentes, de Carolina León, una periodista sevillana que estuvo en Madrid en el 15M y que “habla del triángulo entre ser periodista, ser mujer y activista. Y no veas lo que da… estoy super enganchada”; y anda muy preocupada por “el tema de los cuidados”. No en vano, es madre de una niña de siete años y tiene a sus padres muy mayores. “Está planteado esto equivocadamente, como un terreno individual y privado, y hay que trabajar mucho más de manera comunitaria. Ahí ando a ver qué podemos hacer”. Media hora antes de la entrevista, ha estado en un pleno extraordinario, y al acabar la entrevista, la primera que concede oficialmente como alcaldable (¿alcaldabla?) de Ganemos Jerez el 26M, tiene trabajo por delante: evitar un desahucio mañana. Otro más. Pide un té con miel y sonríe como siempre.

¿Por qué ha dado el paso?

Pues lo doy de manera natural… Sabes que nosotros somos horizontales y todas las cosas las hemos compartido, pero de forma natural he ido asumiendo responsabilidades, cogiendo trabajos, he ido resolviendo asuntos… y entonces, un poco, me he ido situando ahí. En realidad, ya era ver si además de que ya estaba ahí, quería realmente dar el paso. Pero ha sido una consecuencia natural del trabajo diario de los últimos años. De la asunción de ese trabajo diario. Al final, sí quiero porque he cogido confianza, porque me siento a gusto y quiero hacerlo.

¿Qué es lo que más le preocupaba de todo esto a la hora de asumir esa responsabilidad?

Hombre, esto tiene un alto coste personal y familiar. O yo lo he sentido así, tengo una hija con siete años. Cuando empecé tenía cuatro, era muy pequeñita, y no es solo el tiempo físico de horas que echas ahí, sino que estás en casa con las preocupaciones, que igualmente las puedes tener con otro trabajo, pero a mí como esto me gusta, me cuesta desconectar en casa. Esa parte ha sido una de las que más me ha costado decidir, pero luego por otra parte es que el ejercicio en sí en algunos momentos es bastante duro y con frustraciones importantes. Ver que las cosas no salen por falta de voluntad política me mata, y dices ¿pa’ qué…?

La edil y diputada de Ganemos, en un momento de la conversación con este periódico. FOTO: MANU GARCÍA

¿Cuándo ha sentido eso?

Te puedo poner unos cuantos ejemplos. Con el tema de los trabajadores sociales… eso ha sido para mí un no entender… Las políticas de vivienda, familias que vienen a que les pares un desahucio, mañana mismo hay uno, y todavía estoy esperando que Servicios Sociales me dé una contestación para ver qué vamos a hacer, después de haber firmado yo un alquiler social con el banco… para mí eso es una frustración enorme, que no se hagan cargo de eso desde el Ayuntamiento y lo tenga que hacer yo misma; es una frustración enorme y creo que con esas cosas están fallando las cosas más básicas de un ayuntamiento. Si hay dinero para hacer otras muchas cosas que están haciéndose, ¿cómo no hay medios para hacer esto? Está claro que es una falta de voluntad, no de medios, y eso me frustra mogollón. Me encantaría no haber parado desahucios, sino que hubiese sido Servicios Sociales, y que la gente sintiera el arrope de su Ayuntamiento.

“Esto tiene un alto coste personal y familiar, esa parte ha sido la que más me ha costado decidir”

Hace unos meses no tenía claro si presentarse, como dijo en alguna entrevista, porque no había “un proyecto que defender”. ¿Ya lo tiene con Ganemos?

No es que no hubiera un proyecto que defender, sino que no lo teníamos claro todavía… no tenía claro si presentarme porque en ese momento estábamos debatiendo si íbamos a ir en confluencia o no, y todavía no estaba claro de qué manera nos íbamos a presentar. Para mí era importante saber si iba a defender el proyecto de Ganemos Jerez o el de la confluencia.

Y no era lo mismo…

Claro, no era lo mismo. Ahora me presento para defender a la candidatura de Ganemos Jerez, que tengo clarísimo que es un proyecto que me gusta muchísimo, que me ilusiona y que quiero defender.

Cumple este proyecto cuatro años después de surgir al calor del 15M, del propio Podemos, pero hoy ya camina solo. ¿Ha costado cortar el cordón umbilical o al final ha sido inevitable?

Cortar con Podemos ha sido doloroso. Ha sido doloroso. Sobre todo, porque no ha sido una decisión de Ganemos. Ha sido una decisión, la de salir, de Podemos. El proceso ha sido doloroso porque hemos tenido que identificarnos con algo con lo que muchas no teníamos identificación. A raíz de que Podemos plantea de que no se siente bien y quiere salir, empieza a verse quién es podemita y quién es ganemita dentro de la plataforma. Pero claro, éramos muchas personas que no teníamos ninguna identificación de ese tipo, sino que estamos ahí como independientes, autónomos, como personas sin más. Entonces, provocar eso ha sido algo raro para mí, pero bueno, lo hemos asumido y ya está. En verdad no ha supuesto nada más. Cuando se fue Ángel Cardiel y vino Elena (Rodríguez), ella ha cubierto esa plaza con tanta, tanta energía y tanta ilusión que nos ha curado todas las heridas, ¿no? (Ríe).

“Me encantaría no haber parado desahucios, sino que hubiese sido Servicios Sociales, y que la gente sintiera el arrope de su Ayuntamiento”

Porque hay gente en Podemos que aún sigue pensando que los votos de Ganemos les pertenecen… ¿Eso cómo casa después de casi cuatro años de trabajo en las instituciones?

Claro, eso parece que es un sentir dentro de Podemos, pero en Ganemos lo que sentimos es que el trabajo es colectivo, comunitario, desde el minuto uno hasta el final, y en el minuto final estarán las personas que están. A día de hoy, nosotras llevamos cuatro años en las instituciones, con un montón de trabajo realizado, gracias a todas las personas que han participado ahí, de Podemos y de no Podemos, e independientes y de otros colectivos que también han trabajado con ilusión por este proyecto en el que hay personas sin carné y que no tienen por qué tenerlo.

De todos modos, de entrada, pensar en que unos votos pertenezcan o no a una organización política…

Ya, eso es una lógica en la que yo no me muevo, la verdad. Entre otras cosas tampoco tengo claro cómo se puede medir eso, nadie me lo ha explicado claramente y de manera que me convenza. Creo que, además, a nivel municipal, tienen mucho peso las personas en sí, cada una, y no sé cómo puede medirse eso. Evidentemente, cuando nos presentamos en 2015, la marca Podemos tenía un peso y eso ha beneficiado a Ganemos, pero permanecer con cinco concejales a día de hoy es un trabajo colectivo que ha hecho Ganemos que no es propiedad de Podemos, ni de nadie. No se puede repartir. Podía haber pasado que Ángel Cardiel permaneciera como concejal no adscrito, o que Santiago Sánchez y Maribel Ripalda se hubiesen mantenido en Podemos, y no lo han hecho por problemas internos de Podemos. Nada que ver con Ganemos.

‘Kika’ González, tras la entrevista, posa en el interior del bar El Chicharrón, en El Arenal. FOTO: MANU GARCÍA

¿Se han sentido convidados de piedra en la, más bien, no negociación de una confluencia a la izquierda del PSOE, ha habido modos y manera propios de vieja política?

Hombre, a nosotras no nos ha gustado. Nuestro ideal era habernos sentado desde el principio las tres fuerzas y partir de ahí, ir construyendo; no esperar que Podemos e IU llegaran a un acuerdo para que se sentaran con nosotras. Eso no nos ha gustado y hemos sido muy insistentes para que nos dejaran participar. Nos sentíamos excluidas, pero ellos decían que era la lógica de sus tiempos y que teníamos que respetarlos. Es verdad que hay que respetar los tiempos de los demás y si no se querían sentar tampoco podíamos hacer nada. Luego, cuando nos hemos sentado a negociar la confluencia, la postura ha sido tan tajante que nos ha parecido un paripé. A mí me ha parecido un paripé, bastante teatro.

¿Estaba todo precocinado?

Yo creo que sí. Podemos ha militado dentro de Ganemos y cuando conoces la forma de trabajar nuestra, traer una propuesta como la que trajeron era saber de partida que no íbamos a confluir. Para mí fue ver que no había disponibilidad para que fuésemos juntas.

¿Hay machismo en organizaciones políticas que defienden, al menos públicamente con vehemencia, el movimiento feminista?

Sí, veo machismo en todas las agrupaciones políticas.

¿En la suya también?

En la mía también. A lo mejor hay menos gente con intención de hacerlo y más gente en proceso de cambio. Eso también lo veo. Veo a más hombres en proceso de cambio y conscientes de cuando están abusando de sus tiempos de palabra o no permitiendo que las agendas de las mujeres sean flexibles. La agenda no es para todo el mundo igual ni tiene las mismas prioridades y ahí las dinámicas cambian. Dentro de Ganemos me siento cómoda porque no solo somos conscientes, sino que se está trabajando ese cambio expresamente. Lo que veo fuera… no sé si lo están trabajando, pero no veo que se sea consciente de ese machismo.

“Veo machismo en todas las agrupaciones políticas; en la mía también, pero veo a más hombres en proceso de cambio”

¿Habrían sido distintas las negociaciones para esa confluencia jerezana de la izquierda si hubiesen estado al frente mujeres?

Me hubiera encantado que hubiésemos sido todas mujeres. Creo que las conversaciones habrían sido diferentes. Hay un límite y el límite es que los partidos cumplen unas consignas que, hombres o mujeres, deben cumplir, por lo que quizás el resultado, aun así, no habría cambiado, aunque sí la forma de hablarnos, reconocernos, respetarnos, los horarios…

¿Es más necesario que nunca, a tenor de eso que habla de la jerarquía partidista, el municipalismo?

Claramente sí. Creo que lo que ha venido ocurriendo hasta ahora, que es lo que llamamos la vieja política, aunque a algunos les guste ese concepto, es que se prioriza el interés partidista antes que el de las personas. Nosotras somos claramente municipalistas en ese sentido. No queremos atarnos a estructuras superiores que nos puedan limitar el funcionamiento para anteponer siempre los intereses de la ciudadanía de Jerez.

En este sentido, supongo que está de acuerdo con el proyecto de Carmen y Errejón y su segregación de Podemos ¿Se ve como una joven Carmena, por cierto?

(Risas) Bueeeeno, hay diferencias, ¿eh? Pues sí, desde luego el proyecto de Carmena y Errejón me gusta mucho más que otros. También hay diferencia en las formas de hacer las cosas. Trabajar la horizontalidad es difícil pero hay que hacerlo cada día.

“No existe ningún grupo político que en la oposición pueda dar un listado de cosas conseguidas como nosotras. Y eso me parece un triunfo”

¿Puede llegar a desesperar?

De hecho, desespera (risas). Sí, sí, desespera, hay momentos que dices: tío, ¿en serio? Llevamos tres horas dándole vueltas a si esto va a la asamblea o va al grupo… ¡Somos las mismas personas en verdad en ambos órganos! Es que el ADN de Ganemos es asambleario y hay que hacerlo… En realidad, no es absurdo, es coherencia y ese querer ser coherentes de manera exquisita.

¿Han pecado de purismo en estos años?

De purismo no. Cuando hablo de esto con Kichi en Diputación, él dice: esto es principialismo,algo así como los principios por encima de lo práctico. Y nosotras no solemos caer en eso. Vamos a lo práctico.

¿Han aprendido a ser pragmáticos? Al principio daba la sensación de que se andaban un poco por las ramas o por ramas demasiado idealistas… Al propio ‘Kichi’ también le ha ocurrido en Cádiz, donde ha tenido que acabar otorgando medallas a Vírgenes o apoyando la construcción de corbetas en Navantia.

No, no, a ‘Kichi’ sí, y me lo cuenta como lo que le pasa a él. Pero bueno, no sé lo que pasa en otros sitios. Nosotras, a lo mejor no hemos sabido expresarlo, porque sí que nos cuesta. Somos muy teóricos de lo que hacemos y luego es difícil, en un lenguaje fácil, mostrar todo lo que hacemos y queremos decir. Pero siempre, siempre, desde el principio hemos sido prácticos porque venimos la mayoría de colectivos sociales y a una manifestación no puedes ir a contar la teoría marxista. Hay que salir a solicitar medidas concretas.

“Si nosotras conseguimos ser mayoría en la junta de gobierno local, yo votaré en esa asamblea que entremos en el gobierno”

Siempre hay renuncias y concesiones en el camino…

Evidentemente. No son renuncias, pero hay plazos. En este momento renuncias a algo, pero abres un camino para que eso algún día llegue. No soy consciente de que hayamos renunciado a algo para siempre. No se han dado las circunstancias, hay que ser consciente de las realidades y no estar siempre chocándote contra una pared. Hay que abrir caminos, luchar y que se den factores que te lleven hasta el sitio que quieres.

Una cuestión práctica. Si llegara junio y vuelven a tener la oportunidad de estar en el gobierno local. ¿Volverían a rechazarlo?

Eso lo decidirá la asamblea en su momento con los datos reales que tengamos en el momento. Personalmente, opino que, si nosotras conseguimos ser mayoría en la junta de gobierno local, yo votaré en esa asamblea que entremos en el gobierno.

O sea, solo con mayoría en la junta de gobierno local…

Si no fuéramos mayoría, no te puedo decir lo que votaría. Si fuéramos mayoría seguro que sí. Porque para mí sería un engaño llegar a ser mayoría en la junta de gobierno local y decirle a la ciudadanía que no voy a gobernar o que voy a dejar que gobierne el PSOE u otros que no son mayoría.

Otro detalle del encuentro de la candidata el 26M por Ganemos con lavozdelsur.es. FOTO: MANU GARCÍA

De todos modos, empezaron la campaña de 2015 hablando que ‘ni Pacheco, ni PSOE, ni PP’ y en estos cuatro años, el día a día les ha hecho mantener un trabajo con el gobierno socialista casi codo con codo. ¿Han cambiado de opinión, con este PSOE se pueden hacer más cosas de las que pensaban?

No, no, la cuestión es al revés. Estamos muy orgullosas de la oposición que hemos hecho. Siendo oposición, hemos hecho muchísimas cosas en estos cuatro años. Me parece todo un descubrimiento y una apertura nueva dentro de la política que es hacer una oposición que trabaja y consigue cosas, que no se limita solo a la crítica. Eso es nuevo, no existe ningún grupo político que en la oposición pueda dar un listado de cosas conseguidas como nosotras. Y eso me parece un triunfo y una renovación de la política desde una lógica de trabajar por la gente, y eso siempre suma. También es verdad que si hemos hecho todo eso desde la oposición, sin tomar la última decisión, qué no haríamos gobernando. Ese empuje de querer gobernar, por supuesto lo tenemos. Pero también el orgullo de la oposición que hemos hecho. Eso es impepinable.

Si usted fuera alcaldesa o tuviera mayoría en la junta de gobierno local, ¿por dónde pasa el futuro inmediato de Jerez?

En eso estamos trabajando en los grupos abiertos de trabajo, de programa abierto colaborativo, para hacerlo entre todas. Tenemos el mismo programa de 2015, y añadiremos lo que las personas quieran añadir. Es una decisión que tomaremos entre todas. Personalmente, tengo una espinita bastante fuerte con el tema de Servicios Sociales y Vivienda en este Ayuntamiento. Me encuentro muy decepcionada en este sentido, pero hay muchas cosas más que trabajar en Jerez.

Propiciar, supongo, un cambio de mentalidad, de discurso. ¿Hay que acabar con el cortoplacismo político?

Claro, nosotras hemos demandado mucho al gobierno conseguir un proyecto de ciudad a largo plazo. Hay que dejar esas políticas de cuatro años e imaginarnos un Jerez independientemente de cuánto tardemos en conseguirlo. Eso plantearía medidas a corto, medio y largo plazo. Pero no hay que renunciar al largo por la lógica de los partidos y los votos. Desde Ganemos hemos mantenido y mantenemos que de eso hay que huir. Sentimos que no tenemos una deriva corta, como si lo de atrás ya no existiera, y nosotras tenemos un proyecto más a largo plazo.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *