Andalucía

“Ganarse la vida honradamente no es un crimen”

Los vendedores del rastro ecológico protestan frente al Ayuntamiento de Sevilla para pedir que el mercadillo se ubique en la Alameda de Hércules

Los vendedores del rastro ecológico protestan frente al Ayuntamiento de Sevilla para protestar por el cierre del conocido como rastro de los domingos del Charco de la Pava, y piden al gobierno local que cesen las trabas para que puedan acceder a “sus ingresos de supervivencia”. “Esta situación les expone aún más si cabe, a situaciones de pobreza, discriminación y exclusión social”, recoge el colectivo en un comunicado.

“Los cargos del PSOE no solo ignoran sus peticiones de diálogo para encontrar una solución, sino que los humillan y degradan públicamente a partir de declaraciones falsas y malintencionadas que suponen la discriminación y criminalización del colectivo por el hecho de ser pobres. Ganarse la vida honradamente no es un crimen”, apuntan en una nota de prensa.

Como alternativa, también ofrecerán nuevas ubicaciones, como la vuelta del rastro a su lugar tradicional, la Alameda de Hércules, para que estén provistos del equipamiento necesario, se facilite el acceso a los sevillanos y sevillanas y se convierta en un evento cultural como ya lo es El Jueves, propiciando así la buena gestión y control del rastro, bajo la influencia de la comisaría de policía del centro. Los vendedores anunciarán próximamente públicamente una nueva campaña de concentraciones hasta que se resuelva el problema, dado que ellos no tienen otra salida.

El rastro ecológico también buscará el apoyo de asociaciones civiles, partidos y sevillanos y sevillanas que empaticen con sus razones, para poder seguir luchando por la supervivencia de sus familias. Por eso piden la reapertura de un espacio donde los vendedores puedan ejercer su actividad de forma regulada, controlada, con los servicios mínimos requeridos tanto para vendedores como clientes, para que esta se desarrolle con dignidad y en igualdad de condiciones. El colectivo quiere volver al rastro de la Alameda de Hércules, “lugar de donde no debimos irnos puesto que desde entonces nuestra situación solo ha hecho empeorar”.

Además, expresan su “rechazo e indignación a la estigmatización y la criminalización de la pobreza, de la que ha sido objeto este colectivo”, por lo que piden a “los responsables del PSOE, que ahora dirigen el Ayuntamiento de Sevilla, Juan Espadas, Carmen Castreño y Juan Carlos Cabrera presenten pruebas de lo que se nos acusa o pidan disculpas públicamente y retiren sus acusaciones”. Los vendedores iniciarán una campaña de movilizaciones para reclamar un trato digno, “para esto pedimos el apoyo y la ayuda de los ciudadanos de Sevilla, asociaciones sociales y representantes políticos. No tenemos otra alternativa, el PSOE sí”.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *