Sociedad

Fiscalía pide 12 años de cárcel para el patrón de la patera que naufragó en Los Caños con 22 muertos

En la embarcación de madera, sin ningún tipo de medida de seguridad, viajaban entre 40 y 50 personas en una travesía de unas 30 horas

La Fiscalía ha solicitado la apertura de juicio oral contra el patrón de la patera que naufragó frente a Los Caños de Meca, en el término municipal de Barbate, en noviembre de 2018, de la que aparecieron un total de 22 cadáveres y por lo que pide 12 años de prisión. Según el escrito de la Fiscalía, recogido por Europa Press, al patrón se le imputa un presunto delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, por el que pide una condena de ocho años de prisión, y 22 delitos de homicidio por imprudencia grave, por el que pide una pena de cuatro años de prisión.

Como hechos probados, la Fiscalía señala que en hora indeterminada del 3 de noviembre de 2018 partió de las costas de Marruecos una embarcación tipo patera de madera en la que viajaban entre 40 y 50 personas y que fue patroneada por el acusado desde Marruecos hasta las costas españolas. El acusado, según el escrito avanzado por la prensa provincial, realizó tal labor, además de otras como por ejemplo cobrar el importe del viaje a algunos de los inmigrantes que trasladaba, en connivencia con terceras personas no identificadas encargadas igualmente de la organización del viaje.

Asimismo, explica que la embarcación, de madera, iba sobrecargada en proporción a sus dimensiones, así como que el acusado no proporcionó a los inmigrantes comida o bebida ni los dotó de medidas de seguridad tales como chalecos salvavidas o flotadores, portando los mismos algunos inmigrantes que se los habían sufragado para sí. Tampoco disponía la embarcación de medida alguna de seguridad como sónar, equipo de radio, linternas o bengalas.

Así, tras una travesía de unas 30 horas y cuando iban a alcanzar las costas españolas, la embarcación chocó contra unas rocas, por lo que comenzó a entrar agua en la patera de madera, lo que obligó a los inmigrantes que viajaban en la misma a saltar al mar.

A consecuencia de que carecían de chalecos salvavidas o flotadores y que no se disponía de linternas, bengalas o equipo de radio que pudieran alertar del naufragio, perecieron en el suceso 22 inmigrantes cuyos cadáveres fueron arrojados por el mar a las playas de los Caños de Meca entre los días 5 y 20 de noviembre de 2018. Fallecieron por asfixia por sumersión en el mar, de los que dos no están identificados.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *