El trote de la culebra

Fantasmas en la calle Tornería

Para cerrar la trilogía del misterio, sociología y antropología del miedo, el último artículo del libro “Hojas de Niebla”, está dedicado a los fantasmas del Casino Jerezano y su edificio, hoy día reconvertido en un lujoso hotel cinco estrellas llamado “Casa Palacio María Luisa” en la calle Tornería. La Cultura de lo oculto en Jerez de la Frontera señala la importancia del Casino Jerezano fundado en 1850, dentro del mundo paranormal de la ciudad. De este casino se dice que “llegó a gozar de tanta popularidad y fama que, incluso algunas publicaciones de la época, lo reconocen como el principal casino de la ciudad y la institución que proporcionaba vida a la sociedad jerezana con su propia vida”. Este palacio ha presenciado no solo felicidad y regocijo, pues según se cuenta también “hechos sobrenaturales”.

En el Casino Jerezano de la calle Tornería, se desarrollaron sucesos trascendentes para muchos de sus trabajadores y personas que por alguna razón tenían relación con el inmueble siendo testigos involuntarios de la presencia de raros acontecimientos que al parecer han quedado atrapadas en ese espacio temporal y que en opinión de parapsicólogos puede haber heredado el nuevo hotel María Luisa, algo aún no confirmado.

Sabemos, por información recopilada, que en el casino era frecuente ver a una señora vestida de época, llevando la cabeza cubierta con un gran sombrero. El personal que trabajó ahí vivió cosas raras, difíciles de explicar. Una de las últimas personas que atendía el comedor recuerda que vio de reojo a alguien de pie en la zona que sirve de reuniones y celebraciones. En un primer momento no le dio mucha importancia, aunque empezó a extrañar cuando noto que no salía de ahí, con curiosidad se acercó a mirar y no la encontró, buscó y no estaba.

Se ha contado que en las últimas horas de la noche, cuando cerraban, dejaban todo en orden y con llave las puertas de tal modo que no había manera de que alguien pudiera entrar. En la mañana, había veces que encontraban los cajones abiertos o los papeles tirados en el piso; no era que alguien hubiera entrado a robar porque nada faltaba. Nunca pudieron explicar eso.

En el Casino Jerezano, hoy día Casa Palacio María Luisa, todo en aquel entonces era muy extraño, siendo el fenómeno más frecuente la presencia de esa desconocida señora de la que no se oían los tacones de sus zapatos. Al final, cabe preguntarnos quienes seremos esta noche en el oscuro sueño, al otro lado de la pared.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.