Provincia

Una familia okupa con una hija de cuatro años pide el aplazamiento de su desahucio por orden judicial

Rehabilitaron una vivienda desocupada junto a la playa de Bolonia, pero sus propietarios han acudido a los juzgados para recuperarla

Una pareja, con una hija de cuatro años, deberá abandonar por orden judicial este viernes la casa que okuparon hace tres años en El Santiscal, junto a la playa de Bolonia, según informa Tarifa al Día. El desalojo de la casa está fijado para las 11:30 horas, por lo que amigos y conocidos de la pareja se concentrarán a las puertas del inmueble para mostrarles su apoyo.

Según recoge el periódico tarifeño, la vivienda pertenece a un matrimonio extranjero que hacía años que no aparecían por Bolonia, por lo que mantenían la casa en estado de abandono. Fue entonces cuando esta pareja se encargó de acondicionarla para hacerla habitable. No ha sido hasta que sus propietarios han conocido la okupación cuando han emprendido acciones legales con vistas al desalojo.

Tras diferentes procesos judiciales, añade el rotativo, la orden de desahucio se ejecutará finalmente este viernes por lo que la pareja teme verse sin un techo donde cobijarse y sin recursos para subsistir. Por ello, piden un aplazamiento del desalojo.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Un comentario

  1. Estoy directamente implicado en el asunto que da pie a la noticia. Todo lo que se dice en ella es falso. Tan solo es cierto que el pasado viernes 8 de junio tuvo lugar el lanzamiento de todas las personas que desde hacía 4 años ocupaban la parcela con una casita de un matrimonio octogenario alemán, que por motivos de salud llevaba varios años sin poder volar a España. Cuando por fin le dieron el alta médica a uno de ellos, y llegaron a la casita que tenían en la parcela del Lentiscal que habían comprado en 2016, se la encontraron ocupada.
    Han sido necesarios dos años y 3 juicios diferentes para poder expulsar a 4 jóvenes okupas de Extremadura, todos en edad de trabajar, que recibieron en tono amenazante a 6 coches de la Guardia Civil. Habían llamado a un total de 30 “colegas”, colocaron coches entre la entrada de la parcela y la calle y soldaron el porton principal en 5 puntos distintos. Además, trataron de engañar a la comisión judicial, habiendo dividido la parcela en dos, como si una de las mitades nada tuviera que ver con el lanzamiento. Fueron precisas 4 horas para echarlos, y que la Guardia Civil tomase la parcela saltando encima de los coches – muralla, y derribasen la puerta a mazazos, golpeando durante 40 minutos hasta hacer saltar las soldaduras.
    La conducta de estos individuos que cargaron su ira, su nula educación y deseos de muerte sobre todos nosotros, llegó a un punto repugnante cuando trataron de usar como escudo a su hija de 4 años, al grito de “no la vamos a dejar sin techo”. Sin techo han dejado ellos a los propietarios en España durante 4 largos años, sin pagar un solo Euro por ello, y habiendo dejado la parcela convertida en un lodazal más apto para cerdos que para humanos. Tan solo quiero agradecer la profesionalidad de la Guardia Civil. A mi me da exactamente igual que me chillen y me insulten, que me deseen la muerte y que me amenacen este tipo de gente. Pero que insultasen a la GC si me fastidió. Maravillosa su actuación, yendo mucho más allá de lo que se les podía exigir, aguantando estoicamente sin vacilar a las ofensas y provocaciones de lo peorcito de Extremadura, esa tierra de gente trabajadora, que tiene a los peores embajadores posibles malviviendo en Bolonia, y sustrayendo propiedades (entre otras muchas cosas). Vergüenza absoluta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.