Bancos de niebla

Esto es música, señores

Hace menos de dos años la editorial Malpaso publicaba la traducción de la Autobiografía de Morrissey, unos recuerdos escritos con vocación literaria –muy comentada fue la decisión unilateral del cantante de The Smiths de que se publicara en la colección Clásicos de Penguin- en los que uno de los personajes más singulares de la música pop de las últimas décadas se desnudaba en palabras hablando de su infancia y adolescencia, su trayectoria en solitario y, por supuesto, su vinculación como una de las alma máter del efímero grupo británico cuya huella sigue, sin embargo, omnipresente hoy día.

Ahora es el turno de la otra, el guitarrista Johnny Marr, quizá uno de los mejores y más dotados intérpretes del instrumento desde sus primeras apariciones con apenas 18 años en la banda fundada por él mismo. Nacido en el seno de una familia humilde y numerosa de uno de los barrios más deprimidos de Manchester, Marr, mal estudiante y niño travieso, se las arregló para sortear el fácil camino a territorios más indeseables y aprender de manera autodidacta el arte de los acordes desde que se enamoró de una guitarra exhibida en el escaparate de una tienda cercana. Con habilidad para colarse en conciertos y frecuentar importantes amistades musicales, el joven Marr asombraba con su talento innato a auténticas leyendas del rock, por lo que era cuestión de tiempo que despuntara; cosa que sucedió con la primera maqueta de un grupo formado por otros tres integrantes –Morrissey, Andy Rourke y Mike Joyce-, cuyo éxito inmediato le animó a prescindir de su trabajo en una tienda de ropa.

Con mucha desenvoltura y honestidad, Marr desgrana los mágicos cinco años de vida de la banda –los míticos conciertos, la apariciones televisivas, las entrevistas, la composición de las canciones, los rifirrafes con promotores, managers y discográficas…- hasta llegar a la repentina disolución y al desagradable juicio posterior por los derechos económicos entre los miembros de la formación, cuestión esta que Morrissey relataba con pelos y señales, y en la que Marr se muestra mucho más escueto.

La carrera de Marr empezaba de nuevo con apenas 23 años, y sus enormes cualidades musicales tomaron forma en numerosos proyectos –Electronic, con New Order y Pet Shop Boys, The Healers, The The, Modest Mouse o The Cribs- y colaboraciones –The Pretenders, Talking Heads, Kirsty MacColl, Beck, Oasis, o incluso Hans Zimmer, para quien colaboró en la banda sonora de Origen-. Todos ellos enriquecieron su vida de un modo u otro hasta convertirle en una figura casi mítica para los amantes de los insospechados sonidos que puede emitir una guitarra.

Las memorias de Johnny Marr, ¿Cuándo es ahora? (Malpaso, 2018) –título tomado de una de las más famosas canciones de la banda— son un auténtico festín de apariciones estelares, como lo ha sido su vida hasta el presente, y se leen con la misma pasión que el músico pone en cada actuación. Para los seguidores de The Smiths, son un perfecto complemento del libro de Morrissey, y también una oportunidad inmejorable para contrastar hechos desde diferentes perspectivas.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *