Global

España registra la tasa más baja de natalidad desde 1941

La "cultura de la temporalidad" laboral y la "fragilidad" de las políticas de conciliación inciden en la baja natalidad del país

La “cultura de la temporalidad” laboral y la “fragilidad” de las políticas de conciliación inciden en la baja natalidad en España, según el experto en demografía y catedrático de Sociología en la Universidad de A Coruña, Antonio Izquierdo. En declaraciones a Europa Press, Izquierdo atribuye a la situación económica del país el descenso de nacimientos registrado en España en la primera mitad de este año, un total de 170.074, un 6,2% menos que en el mismo periodo del año pasado, la cifra más baja desde 1941, cuando comenzaron a registrarse estos datos.

Los datos de la Estadística del Movimiento de la Población publicada este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE) confirman un descenso por décimo año consecutivo, una tendencia a la baja sólo interrumpida en 2014.

“No es algo distinto a la tendencia que seguimos desde hace muchos años, y que es generalizada en la Unión Europea, donde hace muchísimas décadas que el crecimiento de población no es por saldo vegetativo sino por saldo migratorio”, explica Izquierdo, aunque subraya que la fecundidad en países del sur de Europa como España es todavía más baja, “situada por debajo de la tasa de reemplazo”.

“La economía es la que condiciona la demografía, y no al revés”, sentencia el catedrático de Sociología, y señala el hecho de que los países del norte de Europea tengan una media de “medio hijo más que nosotros” como muestra de la incidencia del mercado de trabajo en la decisión de tener hijos. “Sus mercados de trabajo son muy dinámicos: pierdes el empleo y en pocas semana encuentras otro”, afirma este experto, frente al mercado laboral “con mucho desempleo, de trabajos laborales o de tiempo parcial de forma involuntaria” de España.

“Basta con salarios dignos y seguridad laboral para que aumente la fecundidad“, asegura Izquierdo, que señala también las “políticas frágiles de conciliación” como un lastre para la natalidad del país. También la falta de implantación de políticas de igualdad dentro de las empresas.

Según las cifras del INE, el número de nacimientos sólo aumentó en La Rioja (5,9%) durante la primera mitad de 2019. Por su parte, los mayores descensos se dieron en las ciudades autónomas de Melilla (-27,6%) y Ceuta (-22,6%) y en Principado de Asturias (-12,0%).

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *