Andalucía

España le declara la guerra a las bolsas de plástico

Este domingo 1 de julio entra en vigor un real decreto por el que se cobrarán las bolsas de plástico como medida progresiva hasta su prohibición total en 2021

Unos 8 millones de toneladas de plásticos acaban anualmente en los mares y océanos y acaban en la cadena trófica a través de los animales marinos que entran dentro del sistema alimentario. La producción global de plásticos de ha disparado en los últimos 50 años, especialmente en las últimas décadas, y los plásticos se han convertido en un problema global que obligó al anterior Gobierno de España a regular su uso con la mirada puesta en la prohibición total en 2021.

El plástico está esparcido por todos los mares y océanos del mundo, causando enredos, asfixia, estrangulación o desnutrición en la fauna marina tras ser ingeridos y bloquear el estómago o los instentinos de los animales.

Greenpeace recomienda el uso de bolsas de tela, botellas de agua reutilizables, evitar los vasos y cubiertos de usar tirar, así como las pajitas de un solo uso, y comprar los alimentos a granel, especialmente aquellos que ya vienen con su envase natural y no necesitan de un plástico para su conservación. Dígase tomates, zanahorias, aguacates, cocos, plátanos y frutas y hortalizas no procesadas. En Europa, sólo el 7% de los plásticos que están en movimiento se reciclan, lo que ha convertido a los plásticos en un problema global.

Varios países como Holanda, Alemania, Croacia o Canadá tienen implementado un sistema de retorno de envases que permite su recuperación. Otros países como Francia, Marruecos o China prohíben el uso de determinadas bolsas de plástico, mientras que Estados Unidos o Australia prohíben las microesferas de plástico que contienen muchas cremas de belleza.

Quinto país europeo en uso de plásticos

España es el quinto país europeo que más plásticos usa, de ahí la aprobación de la normativa que entra en vigor este domingo 1 de julio mediante la cual se cobrarán obligatoriamente las bolsas de un solo uso con entre 5 y 15 céntimos de euro para ir progresivamente desincentivando su consumo hasta dentro de dos años.

Desde este domingo, únicamente no se cobrarán las muy ligeras, que se utilizan en los alimentos por “razones de higiene y para fomentar el consumo a granel, y evitar sobreenvases y el desperdicio alimentario”.

La normativa contempla también una campaña de sensibilización con información para los usuarios así como un registro de productores, con el fin de evaluar y dar cuenta de cómo España cumple con los objetivos. En la última década, España ha reducido el consumo de bolsas de plástico a la mitad, pasando de 317 bolsas por habitante en 2007 a 144 bolsas por habitante en 2014, según datos del sector.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *