Marca ACME

Escasa memoria

Lo único cierto es la continua degradación de la sanidad andaluza, lo demás es partidismo. Seguro que ese proceso se ha mantenido durante el (casi) año que llevan PP y Cs al frente de la Junta –por lo que a Jerez se refiere, el último tema de debate actual es el cierre de 62 camas en planta y varios quirófanos en el hospital, oficialmente para su reforma- pero no es menos cierto que ocurría lo mismo, con todos los matices que se quiera, durante el gobierno del PSOE, al menos por lo que se refiere a la última década.

Dejando de lado la atención primaria, vamos a ver… ¿A cuántos ciudadanos presta servicio el Hospital Universitario de Jerez? Recuérdese que además de los habitantes de la propia ciudad y su campiña, se incluye parte de la Sierra y Costa Noroeste, por lo que la población total supera claramente los 300.000 habitantes. ¿Y qué tenemos para prestar servicio a toda esa gente? Pues en vez de tener un hospital general en condiciones, lo que tenemos al pie de la antigua circunvalación es un falso complejo sanitario, una especie de amalgama de edificios que se han ido sumando sin mucho orden ni concierto (el hospital antiguo, el nuevo, las consultas externas… ah, sin olvidarnos de la existencia de dos ventas al fondo, ideales para picar algo, todo hay que decirlo y, por supuesto, un aparcamiento con un precio, digamos, propio de otras latitudes y que, por ese motivo, convierten aparcar e incluso circular por el propio complejo en algo casi imposible)… El que mejor lo sabe es el propio PSOE local, que en su día se propuso llevar en su programa electoral municipal la construcción de un segundo hospital público, aunque fue una iniciativa que no contaba con el beneplácito de la Junta y, en consecuencia, se esfumó. Y qué decir de los cierres veraniegos de camas o de la práctica de sustituir las bajas de profesionales sin cubrir el 100% del horario y, claro está, del sueldo; ¿y las urgencias, acaso la saturación de las urgencias es de ahora? Que aquí nadie está libre de pecado y lo sabe perfectamente, por cierto, la teniente de alcaldesa Carmen Collado, que estuvo un tiempo en política autonómica y además es enfermera de profesión, cuando arremete contra PP y Cs por estos recortes en el hospital de Jerez.

En Andalucía, en España en general, es algo normal que estos temas –todo lo referente a la sanidad pública y también, por extensión, a la educación- formen parte del juego político. Desgraciadamente, en lugar de ser objeto de grandes acuerdos de legislatura, ocurre precisamente lo contrario, es una de las armas arrojadizas preferidas de los políticos, que dan por hecho que la ciudadanía no sabe, no le interesa o tiene poca memoria… Y a tenor de las listas de espera y el tiempo con que se dan las citas en mucha especialidades –pese al esfuerzo de unos profesionales cuyo esfuerzo y dedicación nadie pone en duda– es cierto que lo mejor es tener a mano boli y papel o la agenda del móvil para apuntar todo lo que te envíe el SAS… pero esto es así desde hace años, eh, desde hace muchos años.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *