Sociedad

Encuentran “abundantes restos de sangre” en la casa del asesino de Laura Luelmo

La autopsia revela que sí hubo agresión sexual, en contra de lo confesado por Bernardo Montoya ante la Guardia Civil: "Traté de violarla, pero aunque estaba inconsciente no lo conseguí"

Bernardo Montoya, el cual ha confesado este pasado miércoles en dependencias de la Guardia Civil de Huelva que es el autor de la muerte de Laura Luelmo, se encuentra en dependencias de la Comandancia de la Guardia Civil de Huelva desde la tarde de este mismo miércoles, según han informado a Europa Press fuentes del Instituto Armado. Así, ha regresado a la capital tras acudir a El Campillo, junto a los investigadores, para realizar una reconstrucción de los hechos. Tras su salida de la Comandancia de Huelva este miércoles sobre las 12:15 horas, se ha desplazado hasta la localidad de El Campillo y ha acudido a la calle Córdoba, donde se encuentra la vivienda familiar de los Montoya y el domicilio donde residía Laura Luelmo de alquiler.

La presencia de este hombre en el municipio de El Campillo ha generado tensión entre los vecinos que se han concentrado en las inmediaciones de la calle Córdoba para increparlo al grito de ‘asesino’. Posteriormente, algunos vecinos se desplazaron hasta la zona del paraje donde se produjo el hallazgo de las ropas y el cuerpo de Laura Luelmo, espacio que se encuentra acordonado, para intentar mostrar su rabia ante el detenido, pero éste no estaba en dicho lugar. Con el paso del tiempo los ánimos se han ido aplacando.

De este modo, la calle Córdoba, tapada con una lona para preservar los detalles de la investigación, ha centrado toda la atención mediática puesto que los investigadores han pasado horas recabando pruebas para intentar esclarecer todos los detalles de este caso, que ha conmocionado a la localidad. No obstante, la confesión del hombre de 50 años, que ha pasado media vida entre rejas, no termina de encajar a los investigadores.

“Me preguntó por un supermercado y la mandé a un callejón sin salida. Me monté en el coche y llegué antes que ella. La agarré y le golpeé su cabeza contra la puerta del coche. Le até las manos a la espalda y la envolví en una manta. La desnudé de cintura para abajo y traté de violarla, pero aunque estaba inconsciente no lo conseguí”, resumen fuentes de la investigación su confesión, como ha publicado El País. Este mismo diario generalista establece, en cambio, que dicha declaración no concuerda con los “abundantes restos de sangre” encontrados en su vivienda, justo enfrente de la casa alquilada por la profesora zamorana días antes. Tampoco encaja con la versión del asesino confeso el último resultado conocido de la autopsia, que ha terminado de desmentirle, al confirmar, como recoge el referido periódico, que “sí hubo agresión sexual”

La Guardia Civil detuvo este pasado martes a Bernardo Montoya, que había salido de prisión el pasado octubre y que tiene antecedentes por asesinato. Tras su detención fue trasladado en un principio a las dependencias de la Guardia Civil de Valverde del Camino pero finalmente pasó la noche en la Comandancia de Huelva, donde fue interrogado este miércoles por la mañana.

La autopsia realizada este mismo martes en el Instituto de Medicina Legal (IML) de Huelva ha revelado que Laura Luelmo sufrió una agresión sexual, además del golpe en la frente que provocó su muerte entre los días 14 y 15 de diciembre, entre dos y tres días después de su desaparición en El Campillo, según han confirmado a Europa Press fuentes de la investigación. Por su parte, la juez de Valverde del Camino al frente de la investigación ha decretado el secreto de sumario.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *