Cultura

“En tiempos de crisis hay que tener ideas nuevas”

El jerezano Carlos Hermoso expone en la Biblioteca hasta el 22 de junio la exposición 'Papirolibros: Alegorías'.

Carlos Hermoso expone en la Biblioteca ‘Papirolibros: Alegorías’.

El papel es un elemento esencial en la vida de cualquier persona. Creado desde tiempos remotos, no solo ha servido para escribir, sino para dar rienda suelta a la imaginación y poder crear con él todo aquello que la mente puede llegar a diseñar.

La Biblioteca Municipal acoge hasta el próximo día 22 de junio, la exposición Papirolibros: Alegorías, una original propuesta que relaciona las fantásticas esculturas realizadas en papel por el especialista en papiroflexia Carlos Hermoso. El mundo de la lectura se torna en figuras relacionadas con los libros, para evocar en el visitante un pensamiento relacionado con alguna novela o descripción emocional.

Cada figura representada consigue llevar a los más curiosos a mundos particulares donde siempre habrá un libro que sirva de guía hacia ellos. La aventura, la naturaleza, la amistad…diferente historias que se despliegan ante los ojos de los asistentes, en una serie de figuras efímeras y cargadas de emotividad, donde los libros son los protagonistas absolutos.

¿Qué le ha llevado a montar esta exposición?

Es una idea que he ido barajando hace tiempo. En esta exposición, el visitante podrá encontrarse con esculturas realizadas con un cartón ondulado, plegadas con la técnica de la papiroflexia. Hago libros con el cartón y procuro pensar en alguna alegoría, con la idea de que se fusione el libro en cuestión con ese pensamiento. Por ejemplo, una de las esculturas que se puede ver aquí estos días, es la de varios libros colocados por una de sus caras, uno en forma inclinada y otro con un ratón en su parte posterior. En este caso, he denominado a esta escultura El Ratón de Biblioteca. Pretendo que el espectador cuando venga la exposición y concentre su mirada en las figuras, vea que es una escultura de cartón pero con su alegoría. De esta manera se podrá pensar con un elemento relacionado con la literatura. En el caso del El Ratón de Biblioteca, se puede relacionar con el Ratón Pérez, o con la enfermedad de la peste. Por otro lado, en cada escultura también hay una bibliografía relacionada con cada tema. Si hablamos de El Ratón de Biblioteca, se puede relacionar con el libro de Las Ratas de Miguel Delibes por ejemplo. Me gusta poder jugar con la imaginación del visitante, porque es importante tener imaginación. No tiene que ver lo mismo que yo, si ve algo diferente eso enriquece.

¿Por qué decidió dedicarse a la papiroflexia?

Soy una especie de rabillo de lagartija, una persona inquieta. El mundo de los libros siempre me ha fascinado. Me gusta enredar, crear…y una vez me dio por fusionar libros con las figuras de papel. Comencé haciendo un ratón, luego una iguana, me fui estrujando la mente para crear nuevas figuras. Todo es cuestión de ir viendo cosas porque la mente es muy caprichosa. Para esta afición hay que tener una mente inquieta aunque por desgracia se está perdiendo. Deberíamos cultivar la imaginación, hacerle caso a la tormenta de ideas que nos surgen.

El trabajo que usted hace es una manera de fomentar la lectura

Desde mi humildad es una de las cosas que pretendo. Que este trabajo sirva de animación a la lectura. Van a venir a ver este trabajo los alumnos de los colegios y también adultos. La lectura debería de promocionarse siempre pero ahora mismo con la crisis que existe actualmente no se prodiga demasiado. Creo que en tiempos de crisis hay que tener ideas nuevas.

¿Cuándo hizo su primera figura?

Han pasado muchos años desde entonces. Cuando era pequeño me gustaba hacer figuras de papel como barquitos o pajaritos. Posteriormente, me enteré que había una asociación dedicada a la papiroflexia, me apunté y comencé a ir a congresos. Poco a poco vas creando figuras con las técnicas que otras personas usan pero creas las tuyas propias también. Al final uno hace un gazpacho con muchas ideas porque la mente es una esponja. Siempre intentar creas cosas que van acordes contigo.

¿Se necesita mucha paciencia para crear?

Más que paciencia principalmente es querer. Lo fundamental es que te gusta hacer algo y luego demostrarlo. Hay mucha gente a la que le gusta hacer cosas pero no las demuestra.

¿Cuál es el trabajo al que le tiene más cariño?

Me gustan todas las que he realizado pero particularmente hay una que se llama El Libro de Adán. Es un conjunto de varios volúmenes en los que se pueden ver unas serpientes serpenteadas. Lo bonito de esta figura es que su alegoría se puede relacionar con el pecado, la selva, el sexo, dependiendo de cómo se mire.

¿Qué alegoría iría acorde a los tiempos de crisis actual?

Concretamente dentro de la exposición hay un grupo de figuras llamadas Bibliotumbas, los libros de la muerte. En estos tiempos en los que se castiga a la cultura, este trabajo son unos volúmenes de libros que conforman una lápida y encima hay otra. De manera vertical hay colocada una cruz. Esa alegoría es el más allá, la ultratumba. La cultura está bajo una lápida e intenta sacar una mano monstruosa pero no la dejan. Yo lo veo de esa manera pero es una tumba de la que se puede renacer.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *