estafa-internet.jpeg
estafa-internet.jpeg

Desde el famoso timo de la estampita, pasando por los trileros, hasta alguno tan innovador como el de los billetes tintados, los defraudadores profesionales nunca han cesado de inventar nuevas formas de sonsacar el dinero al prójimo de manera pícara. Por supuesto, internet no ha sido excepción y la red está saturada de peligros que pueden diezmar el patrimonio de cualquiera rápida y fulminantemente.

Recientemente ha saltado a la palestra el caso del exministro socialista y expresidente del parlamento europeo, Josep Borrell. Éste, denunció una estafa por valor de 150.000 euros tras cederle esos fondos a unos supuestos traders, los cuales desaparecieron sin dejar rastro del dinero del político catalán. Y es que es casi nadie está a salvo de caer en las fauces de alguno de estos profesionales de las estafas. Según el Estudio sobre la ciberseguridad y confianza de los hogares españoles publicado en junio de 2016, un 65.7% de los internautas ha sufrido alguna situación de fraude. Por suerte, y según el mismo estudio, en el 93% de las ocasiones el incidente no ha tenido ningún impacto económico y en la gran mayoría de ocasiones el importe defraudado ha sido inferior a los 100 euros.

Esta alta incidencia del fraude en el mundo de internet se explica en parte por la continua aparición de nuevos tipos de timos que no han sido detectados. Además de los más “tradicionales”, explicados con detalle en la guía digital de 1and1, el departamento de I+D de los defraudadores no para de trabajar para dar con nuevas formas de estafar a los internautas.

Los fraudes más novedosos

En muchos de los timos perpetrados en la red se suplanta la identidad de alguna institución de confianza para robar información o directamente dinero. Tal es el caso de usuarios que recibieron una factura de su compañía eléctrica o una notificación de Hacienda, y que tras abrir el documento un virus cifraba todos los datos contenidos en el ordenador. Tras ello, los ciberdelincuentes pedían un rescate para dar solución al problema. Peores consecuencias tiene la llamada “estafa del CEO”, que mediante correos masivos averiguan las claves de directivos de empresas. Una vez en su poder, hacen un seguimiento exhaustivo de la actividad de éstos, para en un momento dado, y desde el correo del directivo, ordenar una o varias transferencias a favor de los timadores.

Por otro lado, el uso de las redes sociales con propósitos fraudulentos también es cada vez más habitual. Entre ellas, Whatsapp, es una de las redes favoritas de los estafadores, ya que es una de las que mayor poder viralizador tiene. En este sentido, se han detectado estafas como la del “Internet gratis sin WIFI”, por la cual se enviaba un enlace junto con la promesa de tener internet sin coste alguno. Por supuesto, el objetivo era capturar los datos de la víctima tras pulsar el enlace.

Por último, el timo más paradójico de los aquí mencionados es de la estafa del soporte técnico, que utiliza la misma inseguridad del internauta para quedarse con su dinero. Normalmente, comienza con un mensaje en la pantalla del ordenador advirtiendo de graves deficiencias de seguridad en el sistema, y cuya solución pasa por llamar a cierto servicio técnico quienes arreglarán el “problema” previo pago de cierta cantidad de dinero. Esta es sólo una muestra de los timos que existen en el mundo virtual y de la creatividad e imaginación de los timadores profesionales. Sin embargo, no es tan complicado prevenir este tipo de incidentes. La misma dirección general de la policía nos da unas directrices para en mayor medida, evitar verse envuelto en una de estas situaciones.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído