Préstamos y el ASNEF.
Préstamos y el ASNEF.

Tener una deuda es un problema, siempre, seas una persona física o una empresa. En España, con la crisis económica, proliferaron los ficheros de morosos donde las empresas proveedoras y financieras promovieron la inscripción de todas aquellas personas con deudas pendientes de pago.

 

Si estás en ASNEF o en alguno de los otros ficheros, conoces de primera mano las consecuencias negativas que esa circunstancia acarrea para ti, en especial a la hora de buscar financiación o contratar otros préstamos. En la web de LoanScouter puedes encontrar préstamos con ASNEF de entidades que atienden solicitudes de personas con este perfil financiero.

Sin embargo, la demora en los préstamos con ASNEF se convierte en un aspecto de riesgo que es crucial conocer.

 

 ¿Qué puede ocurrir frente a un impago de este tipo de créditos?

 

Hoy en día es relativamente fácil conseguir créditos con ASNEF, en especial gracias a prestamistas online que conceden préstamos con ASNEF en muy pocos minutos, sin papeleos y sin preguntas. Sin embargo, son un tipo de préstamo que se debe contratar de forma responsable para evitar sobreendeudamiento.

 

Las consecuencias de impago o demora son variadas y dependen de la entidad prestamista, pero hay algunas que son comunes: los intereses de demora, aplicados por cada día que se retrase el pago, y que son más elevados que los normales; y la comisión por reclamación de posición deudora, que es una cantidad fija que la entidad nos aplica por tener que reclamarnos el pago, son dos de las más habituales en los contratos.

 

Finalmente, la prestamista puede reportar la nueva deuda a ASNEF, que se añadirá a la deuda por la que te inscribieron en dicho listado, y podría dificultar aún más el acceso futuro a financiación. También hay que tener en cuenta que la prestamista puede recurrir a la vía judicial para reclamarnos la deuda, una demanda que incluye costes adicionales para el demandado.

 

Especial atención a los préstamos con aval o garantía

 

A menudo, la solución para conseguir crédito estando en ASNEF es aportar un aval solidario (una personal) o una garantía (un bien, como la vivienda o el coche). Esto permite alcanzar mayores importes a la hora de solicitar dinero, y saltarse las restricciones como estar sin nómina o en ASNEF. Sólo hay que tener ese bien o esa persona a mano.

 

El riesgo, sin embargo, se duplica, en caso de no pagar este préstamo. El prestamista puede dirigirse contra la garantía aportada una vez reclame el pago de la deuda, así que se podría perder el inmueble o vivienda fácilmente por la vía de embargo. En el caso de un aval solidario personal, la prestamista reclamará la deuda a dicha persona, cosa que normalmente tampoco es deseable.

 

Por estas razones la demora o impago en un préstamo con ASNEF no es algo a tomar a la ligera, con unas consecuencias que pueden prolongarse meses o años respecto a la situación financiera personal

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído