José Manuel González regenta una floristería en Chiclana y realiza los exornos florales de imágenes marianas de diferentes hermandades de la  provincia.

Cuando se tiene una pasión, basta con ponerse manos a la obra para hacerla realidad por muy complicada que sea. Cuando se tiene dos pasiones y se mezclan entre sí, pocos motivos hay para ponerse en marcha. Algunas veces, la “ayuda divina” también pone de sus parte para empujar a conseguir los objetivos que alguien se plantee, aunque sea de manera simbólica o espiritual. Esto es lo que piensa un chiclanero que desde hace unos meses dejó su trabajo para centrarse en dos de sus grandes pasiones. José Manuel González, conocido como Niño, decidió dejar trabajos anteriores en precario para montar sus propio negocio. Una floristería, pero no una floristería cualquiera, puesto que está especializada en un los exornos de las imágenes religiosas.

Principalmente, el dueño de La Orquídea Azul, empezó colocándole flores a su propia hermandad de la Soledad de Chiclana. “Comencé poniendo flores a mi virgen y luego como camarista”, resalta con orgullo el chiclanero y “poco a poco mi trabajo fue gustando hasta que he visto que tenía una oportunidad de empleo”. Para muchos, el mundo cofrade y lo relacionado con el culto cristiano, es también una oportunidad para buscarse la vida de la mejor manera posible.

Es el caso de este floristero que, además de conjugar sus dos pasiones, sabe que debe tratarlo todo “con mucho respeto”. “Cuando me hacen un encargo, lo primero que hago es estudiar bien la cofradía”, resalta el también cofrade, así adapta el estilo “en función del cariz de cada hermandad”. Si tiene un carácter alegre, de gloria, emplea para la ornamentación las líneas redondas y coloridas. Mientras, si la hermandad en cuestión es más solemne y seria, “utilizo un estilo más serio y salomónico”, admitiendo que siempre respeta “la simbología que tiene”. No es casualidad, no es baladí, todo es simbolismo y José Manuel lo tiene grabado a fuego. “Todo está estudiado, en función de la advocación y lo que representa”, admite con orgullo siendo conocedor del tirón que ha tenido en los últimos años su forma de trabajar.

No solo realiza el exorno floral cuando llega Semana Santa, sino que trabaja durante todo el año en los cultos de las diferentes devociones. Incluso se dedica a vestir a las imágenes marianas, aunque matiza que por ello no suele cobrar. En este campo, también analiza bien la imagen, su historia y las posibilidades que tiene para conocer bien el estilo que le viene mejor a cada representación mariana. “Si la hermandad me dice que la virgen va de blanco, pues intento meterle colorido para que el conjunto sea uniforme”, asume tras explicar que este año ha sido muy comentada su aportación a la Virgen de la Salud de la pedanía arcense de Jédula. “La gente me ha dicho que ha sido muy colorida, pero es que Ella se lo puede permitir”, sentencia mostrando su respecto y fervor mariano.

Pero no solo de vírgenes vive el florista, así, durante todo el año trabaja bodas inspirándose en un estilo vintage y con cierto gusto por lo clásico, combinando con recursos modernos. Las coronas de flores para los sepelios o los ramos para difuntos, así como “las mujeres que van a visitar al Santo Cristo” –capilla que se encuentra justo enfrente del establecimiento- rellena la lista de tareas diarias durante todo el año. No solo este lugar trabaja, ya que, además de en su propia Chiclana, también hace trabajos para El Puerto de Santa María, Arcos o Villamartín. No obstante, la materia prima la suele traer desde Holanda por encargo y, en ocasiones, importan flores desde Chipiona.

No lo tiene fácil apostar por el emprendimiento, ya que hace cuestión de unos años dejó una tienda que tenía, siendo éste su segundo proyecto. “Ahora mismo no he pedido ayudas o subvenciones, porque nadie te da nada gratis, al final hay que pagarlo”, comenta un joven que a sus 29 años ya posee un bagaje como empresario.

José Manuel González aunque trabaja en su pasión, también tiene presente su labor como locutor televisivo, máxime en fechas señaladas, donde aporta su voz para las retransmisiones de Semana Santa de Chiclana en 8TV. Con el apoyo de los suyos y con mucho respeto por lo que hace, el chiclanero espera seguir progresando en su trabajo y expandirse por más localidades, llevando su sello al modo de vestir y de engalanar las imágenes marianas de la provincia. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído