Captura de pantalla 2020-06-24 a las 9.22.45
Captura de pantalla 2020-06-24 a las 9.22.45

El objetivo de la probabilidad, desde un punto de vista matemático, es exponer de manera cuantitativa las predicciones en un contexto de incertidumbre. Si pensamos en un dado que tiene seis lados, la probabilidad de, en una jugada, obtenerse un número específico (por ejemplo el número 4), es una en seis posibilidades, o sea, 1/6. 

Esta forma de deducción estadística, sin embargo, es limitada por su escasez de generalidad, ya que no se aplica por ejemplo a los dados cargados. Así pues, la probabilidad será la frecuencia relativa de ocurrencia de un determinado resultado en un gran número de repeticiones del experimento. Por lo tanto, podemos definir la probabilidad de dos maneras:

  1. La probabilidad de un evento A es igual al número de casos favorables al evento dividido por el número total de resultados posibles del experimento, es decir P(A) = n(A) /n (S), donde S  es el espacio de toda la muestra; es decir, todos los resultados posibles de un experimento aleatorio.

Este es el concepto más usado de probabilidad, también se le denomina  ley de Laplace, en el  que cada uno de los resultados tienen exactamente la misma probabilidad de ocurrir.

  1. La probabilidad de un suceso  es la misma que el límite que da el número de ocurrencias del evento dividido por el número total de repeticiones del experimento.

En la actualidad los métodos de análisis y alcance de la aplicación de la teoría de la probabilidad se ha colado en innumerables ramas del conocimiento y de la ciencia en general: la física o la biología en el campo de las ciencias puras o, en el campo de las ciencias sociales, disciplinas como la psicología, la politología o la economía.  Asimismo, la probabilidad es un requisito necesario para le generación de la famosa “teoría de juegos” y para entender las apuestas comunes en los casinos.

Juegos de azar

Son actividades con fines generalmente recreativos, donde las consecuencias no están determinadas exclusivamente del azar. Casi todos estos juegos, especialmente los juegos de apuestas, dependen primordialmente de la probabilidad estadística; por lo tanto la destreza de los jugadores va a depender de la capacidad que posean para calcular posibilidades, interpretar la observación y ejecutar acciones que minimicen la posibilidad de obtener resultados desfavorables.

Orígenes de los juegos de azar

Según hallazgos arqueológicos alrededor del año 2000 aC, los antiguos egipcios ya habían planteado el diseño de un dado de 6 caras y al parecer era un entretenimiento regular. Tres mil años antes de  la era actual, en el Imperio Chino ya se hacían apuestas por dinero o por diversión, más tarde se unió Europa y el Medio Oriente. China fue, sin duda, una de las primeras civilizaciones en introducir el juego de azar, hacia el año 500 AC los juegos de mesa ya estaban presentes y fueron ellos los pioneros de las apuestas en eventos deportivos, carreras y combates, tanto de hombres como de animales. La invención del papel en China en el primer milenio permitió el avance de  estas maneras de diversión se fueron haciendo cada vez más complejas, pero al mismo tiempo fáciles de manejar, lo que permitió que los juegos de cartas fueran inventados.

Juegos de azar populares

Tragaperras

Las máquinas tragaperras, también se le llama tragamonedas, son máquinas que luego de un intercambio de una cantidad de dinero aparentemente indeterminada dan un tiempo de juego y fortuitamente dan un premio en efectivo. Estás máquinas suelen tener dos presentaciones diferentes: Programadas. En estas máquinas el premio depende de un programa interno en la máquina, de tal manera que luego de una serie de jugadas la máquina debe devolver, en teoría, una cantidad determinada de lo que se ha metido en ella. Este tipo de tragaperras, suelen estar en los bares, cafés, fuentes de soda y salones de juego. De azar. En estas máquinas los resultados están atados totalmente al azar. Es necesario recurrir a la estadística y la probabilidad para conocer el porcentaje de resultados favorables.

Dados

El juego de los dados consiste en lanzar un objeto poliédrico –con distintos resultados en cada lado- y elegir tomando como el resultado correcto el que salga con el lado con la vista hacia arriba. El dado más conocido tiene 6 lados por lo que la probabilidad de ganar es de 1 entre 6, es decir 16,67%. Ruleta La Ruleta debe su origen al matemático francés Blaise Pascal, de ahí que su nombre viene del término francés roulette, que significa pequeña rueda. EN principio poseía 36 números y a finales del siglo XIX, los hermanos Blanc la modificaron añadiendo un nuevo número, el 0, y lo introdujeron inicialmente en el Casino de Montecarlo.

Ruleta

La Ruleta debe su origen al matemático francés Blaise Pascal, de ahí que su nombre viene del término francés roulette, que significa pequeña rueda. En principio poseía 36 números y a finales del siglo XIX, los hermanos Blanc la modificaron añadiendo un nuevo número, el 0, y lo introdujeron inicialmente en el Casino de Montecarlo. 

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído