OpiniónLa cara Hache

‘Emma’, muestra de irresponsabilidad

No somos conscientes de lo que está ocurriendo y de que en parte somos nosotros los que lo estamos provocando. La borrasca ‘Emma’ (con nombre de mujer, cómo no) ha dejado imágenes que demuestran que hay dos vertientes sobre las que los ciudadanos no estamos concienciados. Por un lado el cambio climático. Por otro los riesgos que conlleva enfrentarse a según qué situaciones meteorológicas desde primera fila. Si los daños personales y materiales que el temporal ha dejado son incalculables, también es complicado medir el grado de irresponsabilidad de la sociedad. Por no hablar del de los políticos. Lo que está claro es que es muy elevado.

Nos da pena cómo han quedado destrozados los chiringuitos, murallas, calles, playas o árboles de nuestras poblaciones. Esto debería llevarnos a la reflexión de que estos destrozos, además de ser culpa de un fenómeno meteorológico, vienen por el poco compromiso que tenemos con el medio ambiente. Resulta complicado creer que algo tan grande como el cambio climático se puede combatir con gestos pequeños. Que diluvie, haya fuertes vientos y al mismo tiempo haga casi veinte grados no es casualidad. Aunque resulte difícil de entender gestos como reciclar, apagar el televisor, conducir menos o plantar un árbol ayudan a paliar estos fenómenos. Y como estas, decenas de acciones con las que poner un granito de arena para combatir uno de los mayores problemas a los que nos enfrentamos y a los que se enfrentarán las generaciones venideras.

Además de los destrozos, otra de las imágenes más sorprendentes de los últimos días ha sido la de quienes se asomaban al mar desde puntos como el Paseo Marítimo de Cádiz cuando los servicios de emergencia habían pedido que nadie se acercase. Avisaban de que cuando llegara la pleamar se extremasen las precauciones. Pero hay a quien le divierte más ver el agua subir hasta arrasar con los chiringuitos e inundar las calles, por supuesto móvil en mano, sin tener en cuenta el riesgo que supone. A algunos solo les faltaba llevarse la silla y un refresco para disfrutar del espectáculo.

A esto hay que añadir que las autoridades tampoco han implantado un plan que conciencie a los gaditanos sobre lo que deben hacer en caso de encontrarse ante situaciones de mayor gravedad que la de los últimos días. No es suficiente con promocionar un documental (muy necesario por cierto). No se trata de espantar a la sociedad ni de provocar miedo. Se trata de enseñar cómo actuar. Los políticos tampoco se preocupan de mantener la ciudad para que cuando esto ocurra no se vea tan afectada. Los de arriba prefieren utilizar el temporal para echarse la culpa unos a otros y usar los destrozos como estrategia política. Ya que se utiliza a Emma como cortina de humo para evitar otros temas, al menos que lo hagan de forma útil.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *