Sociedad

El violador múltiple de Málaga, condenado a 271 años y medio de cárcel, ya disfruta del tercer grado en el CIS de Algeciras

Los fines de semana libres y una hora diaria para salir a la calle son algunos de los privilegios de los que disfrutará un depredador sexual condenado por 24 violaciones y agresiones cometidas entre 1997 y 2002

El profesor de gimnasia que fue condenado en Málaga a 271 años y medio de prisión por 24 violaciones y agresiones sexuales cometidas entre 1997 y 2002 y que permanecía interno en la cárcel de Albolote (Granada) cumple ya desde el lunes pasado el tercer grado penitenciario que le fue concedido, según ha adelantado Canal Sur. Los fines de semana libres y una hora diaria para salir a la calle son algunos de los privilegios de los que disfrutará un depredador sexual condenado por 24 agresiones a mujeres.

Según fuentes penitenciarias a las que alude la emisora pública andaluza, el conocido como violador múltiple de Málaga cumplirá en régimen de tercer grado lo que le resta de condena en el Centro de Inserción Social (CIS) de Algeciras, donde permanece desde el lunes pasado, una vez que le fue adjudicado el beneficio penitenciario.

El Juzgado de Vigilancia Penitenciaria 5 de Andalucía estimó el recurso interpuesto por este profesor de gimnasia contra la resolución de Instituciones Penitenciarias que el pasado mes de mayo acordó su continuidad en segundo grado. El juzgado revocó esa resolución y acordó la progresión del conocido como violador múltiple a tercer grado, en la modalidad que estimara oportuna la junta de tratamiento y teniendo en cuenta las circunstancias personales, familiares y laborales del penado, con los beneficios que ello comporta, según recoge El Confidencial citando a la agencia EFE.

Para tomar esa decisión, el juzgado valoró la trayectoria penitenciaria del interno y entendió que “nada se opone por ahora” a la pretendida progresión a tercer grado, teniendo en cuenta que ha “extinguido sobradamente” las tres cuartas partes de su condena y su “intachable conducta” con participación en numerosas actividades de “manera destacada y con calificación de excelente”.

El auto recogía que el penado cuenta con apoyo familiar, ha hecho “buen uso” de numerosos permisos de salida, carece de adicciones conocidas con significación criminológica, presenta estabilidad y madurez personal y una actitud favorable al cambio. El tercer grado penitenciario supone la capacitación de los internos, por sus circunstancias personales y penitenciarias, para llevar a cabo “un régimen de vida en semilibertad”.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *