La SierraProvincia

El supuesto parricida de Arcos “decía que veía al demonio”

El acusado de matar a su bebé y agredir a su pareja tuvo un encontronazo con agentes de Policía Local pocos días antes del suceso.

El acusado de matar a su bebé y agredir a su pareja tuvo un encontronazo con agentes de Policía Local pocos días antes del suceso.

“Decía que veía al demonio, que le quitaran del móvil la localización porque lo iban a encontrar”, aseguran fuentes policiales, en La Voz de Cádiz, sobre el supuesto parricida de Arcos, que el pasado mes de junio quitó la vida un bebé de ocho meses tras lo que agredió a la madre del pequeño, que tuvo que ser trasladada a un centro hospitalario. Isidro S., que es como se llama el acusado, tuvo un rifirrafe con agentes de Policía Local pocos días antes del fatal suceso, según cuentan los propios agentes al juez. “No se encontraba bien”, señalan sus familiares, por lo que llamaron a la Policía, aunque fue examinado por un médico, que no encontró nada fuera de lo común en él, según relata el citado rotativo.

El supuesto parricida quería conseguir la custodia del bebé, algo a lo que según su familia dio el visto los servicios sociales de la localidad, aunque las asistentes, durante el testimonio ofrecido en este proceso, desmienten. El detenido no contaba con denuncias previas por violencia, según informó el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). El juez del Juzgado de Instrucción número 3 de Arcos de la Frontera ordenó, pocas horas después del suceso, el ingreso en prisión provisional del acusado tras escuchar su versión de los hechos, al tiempo que solicitaba la realización de exámenes para conocer si sufre problemas psiquiátricos y actuó bajo su influencia.

Al posible delito de asesinato de un menor se puede sumar un presunto delito de maltrato en ámbito de violencia de género contra su pareja. “Isidro llevaba una semana diciendo cosas raras”, declaró en su momento la abogada de oficio designada para defender a Isidro, Yolanda Mata, quien añadía que “su declaración no ha variado sustancialmente al acta inicial” y que “comenzó a desvariar una semana antes del suceso; Isidro está, por decirlo de alguna manera, como una regadera”.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close