CulturaLetrasBancos de niebla

El romanticismo puesto a prueba

De Botton aborda con minuciosidad los entresijos de una relación de pareja desde el enamoramiento hasta la rutina conyugal.

Nunca he sido lector de libros de autoayuda ni me suelen inspirar el más mínimo interés. Quizá esta confesión sea inapropiada para alguien que, entre otras cosas, se dedica a vender libros, y que a diario debe buscar en los anaqueles clásicos del tipo El poder del ahora o algún nuevo recetario para la autoestima como Cree en ti o El arte de no amargarse la vida. Pero, parafraseando un conocido anuncio publicitario, cada lector es el que es. Los libros de autoayuda, tan populares en países como Estados Unidos fruto del esforzado trabajo de gurús y guías espirituales, se mueven en una difusa frontera entre la sanación, la psicología, la religión y la filosofía. Quizá por eso los filósofos suelen abominar de este tipo de lecturas que, aunque superiores en ventas a sus creaciones, nunca les llegarán a las barbas en lo relativo a su alcance intelectual.

Sin embargo, cuando nos encontramos a autores como Alain de Botton, la cosa se complica, ya que no se puede hablar de compartimentos estancos en su obra, pues a las disciplinas mencionadas habría que añadir la narrativa, la crítica literaria y el ensayo artístico. Quizá la hibridez de su discurso se deba a haber nacido en Suiza, país eternamente neutral, ambiguo e inclasificable donde los haya. Bromas aparte, La fatiga del amor (Lumen, 2017) reincide en cuestiones ya planteadas anteriormente por el autor en “poliensayos” —si se me admite el palabro— como Del amor, Beso a ciegas, El placer de sufrir o Cómo pensar más en el sexo. 

En su nueva delicatessen —por si no han adivinado ya que soy un ferviente admirador de toda su obra— De Botton aborda con minuciosidad los entresijos de una relación de pareja desde el enamoramiento hasta la rutina conyugal, pasando, por supuesto, por el adulterio, los hijos, la relación con los suegros y amigos, los orígenes familiares e, incluso, las sesiones de terapia. Como en anteriores obras del autor, el planteamiento estructural es el de una novela en la que De Botton va intercalando digresiones sobre lo que va sucediendo a modo de plausibles verdades con las que podemos o no coincidir. Esta es, sin duda, la parte que más se acerca a los citados libros de autoayuda junto a la feliz intervención de la terapeuta de parejas. 

La facilidad del autor para aclarar conceptos y desmitificar grandes verdades a lo largo de una sugerente narración en la que nos sentiremos más o menos identificados convierten a La fatiga del amor en uno de esos libros que da gusto leer y nos reafirman en nuestra idea de que es imposible ponerle puertas al campo, digo al libro.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *