Opinión

El pulso a la alcaldesa de Jerez

Me interesa el esfuerzo que el minoritario gobierno local socialista, con apoyo de Ganemos Jerez (ante el plan de ajuste), está haciendo por normalizar la situación laboral y económica del Ayuntamiento. Solo diré una cosa, nadie debería tener miedo de personas que, de uniforme o de paisano, son agentes de la autoridad y menos aún de representantes de los trabajadores. Es lo democrático. Y si hay dudas, hay que aplicar la ley, exigir su estricto cumplimiento a todas las partes. Recurrir a los tribunales sin dudarlo un segundo, a la legislación y si hace falta se convoca la Junta Local de Seguridad para que todo se desarrolle sin problemas.

Lo del petardo lanzado a los pies de una compañera de Radio Jerez no solo no tiene la más mínima gracia sino que es un gesto despreciable, gamberro. Como las pintadas contra los ediles. El subdelegado de Gobierno está en funciones pero debe ejercerlas pulcramente, investigando si hay razones para tener miedo a las amenazas o todo se circunscribe al ambiente sindical, ruidoso y habitual de las protestas municipales. La posición de los partidos, sindicatos y organizaciones sociales jerezanas debe ser clara. Y los que ejercen, amparados por el anonimato de momento, violencia pasiva o activa contra terceros, sepan que nada sale gratis.

No hay nada que no se pueda negociar en una mesa si se tiene voluntad para ello, y en el Ayuntamiento hay que hablar más, hasta la extenuación, sin discriminaciones, con luz y taquígrafos. La negociación tiene que ser colectiva pero no masiva, y con total transparencia, siempre. No deben perder de vista los empleados públicos que en la calle muchos y muchas las pasan putas. Su nivel de comprensión baja por momentos ante quienes tienen asegurada su mensualidad llueva con furia o brille el sol. Porque eso, en estos tiempos, es un valor a preservar. Conviene no olvidarlo nunca. Y por lo que me cuentan la alcaldesa no piensa perder el pulso.

Pelayo se salva

Habrá respirado hondo, porque estaba muy preocupada, aunque aparentaba otra cosa. La ex alcaldesa y diputada María José García Pelayo (PP) se salva de la pieza separada del Caso Gürtel. Así lo ha decidido el Tribunal Supremo. Después de exponer los hechos presuntamente delictivos en torno a las contrataciones de Fitur 2004, el juez analiza si existen indicios racionales y consistentes contra la entonces alcaldesa para concluir que no se le puede atribuir una conducta dolosa.

El magistrado, tras constatar que “la eficacia jurídica” de las decisiones está ligada a la firma de la alcaldesa, descarta que lo hiciera a sabiendas de su arbitrariedad. El alto tribunal acordó ayer el sobreseimiento provisional y archivo de  la causa contra García-Pelayo en la pieza separada de Gürtel-Fitur “por falta de indicios de responsabilidad penal”. Una cosa es la alcaldesa y otra la situación en que quedan los funcionarios acusados. Y la posible jurisprudencia del auto. Si repasan la hemeroteca verán que García Pelayo siempre ha instado a esperar al tribunal.

La legislatura más corta

Es una pena que a las señorías de la legislatura más corta de nuestra historia no les haya dado tiempo a reformar la ley electoral para que, mediante listas abiertas, podamos votar a las personas (por su trabajo en nuestra defensa) y no al grupo de [email protected] de nuestro partido favorito. Y para que haya más justicia en asignación de escaños porque el actual sistema penaliza a los partidos medianos y pequeños. De esa forma podríamos votar a quien lo merezca según nuestro criterio y no tragarnos a [email protected] que han entrado por las más diversas razones salvo por su capacidad, trayectoria o méritos sociales, por decir algo y como sería lógico. Es que es muy duro votar a unas siglas, aceptar un menú con ingredientes no deseados.

Marcar las casillas

Mi apoyo más cariñoso y sincero a Cáritas que quiere llamar la atención en estos días a los ciudadanos sobre “la posibilidad que tienen de duplicar –y de mejorar— su compromiso solidario a través de la Declaración de la Renta”. Explican que al marcar ambas opciones de forma simultánea, “los ciudadanos estarán colaborando a la vez, y sin coste añadido alguno, con un 0,7% de su base imponible a sostener la acción de la Iglesia y con otro 0,7% a apoyar los fines sociales que desarrollan Cáritas y otras muchas organizaciones que reciben fondos del IRPF para sostener una parte de su labor solidaria”. Bien pensado y bien hecho. Tomo nota.

Como saben tenemos la posibilidad de marcar conjuntamente las dos casillas solidarias en la Declaración de la Renta y poder ayudar el doble (0,7% + 0.7% = 1,4%) a las personas en situación social más vulnerable. “Esta opción no supone, además, que ningún contribuyente vaya a pagar más ni que se le vaya a devolver menos en el resultado de nuestra declaración”, dicen desde Cáritas. Es lógico porque el 30% de los contribuyentes no marca ninguna casilla solidaria, con lo cual el importe de la asignación tributaria de sus declaraciones, en lugar de destinarse a fines sociales o al sostenimiento de la Iglesia, pasa a engrosar directamente las arcas del Estado. Eso no está mal, pero no dejemos de marcar las casillas.

Una de música

The Rolling Stones es un medicamento de amplio espectro, vale para todo, desde un subidón a una depre pasajera. O simplemente para pasar una tarde con una banda sonora que te devuelva sensaciones y recuerdos. Muchos de ellos se agolpan hoy en mi mesa, escribir para que no se olviden es lo mejor que puedo hacer hoy. Te invito a hacerlo, usa un blog, escribe un libro que puedas editarte en la red.

You Can’t Always Get What You Want es un himno para todos los tiempos. Cuando consigues lo que quieres te das cuenta del error, de lo que has perdido irremediablemente. Deja que todo fluya, los agobios pasarán.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *