Sociedad

El pueblo italiano que acogió a miles de refugiados y que la extrema derecha ‘blanqueó’

Tiziana Barillà presenta en Jerez 'Utopía de la normalidad', que cuenta el proyecto de Domenico Lucano, alcalde de Riace, que ha pasado de ser persona más influyente de Italia para 'Fortune' a estar bajo arresto y ser expulsado de su tierra

Tiziana Barillà aún no es consciente de lo que ha sucedido en Riace. “Todo, absolutamente todo lo han pintado de blanco”, comenta indignada, mientras enseña las fotos de los muros coloreados de sus calles, hace tan sólo año y medio, cuando escribió el libro. En el corazón de la región de Calabria, una de las más deshabitadas del país —desde 2001 han emigrado más de 400.000 personas—, un alcalde puso en práctica un modelo que llegó a ser considerado un ejemplo internacional por la acogida de refugiados de todas las partes del mundo.

Domenico Lucano también era emigrante, y volvió”, comenta Tiziana, sobre el alcalde de Riace desde 2004. “Era profesor de Química en el Piamonte, al norte de Italia y decidió volver a su tierra natal, donde vio que prácticamente no había nada”. Nada hasta que un suceso, la llegada de un velero repleto de inmigrantes que desembarcó en las orillas de la zona costera de este municipio, lo cambió todo. “Fue el viento quien llevó aquel barco de 200 kurdos a la playa de Riace… cuando Domenico vio el barcó pensó: ¡Puede ser mi nuevo pueblo!”. 18 años después, Tiziana Barillà decidió llevar al papel su historia bajo el título Utopía de la normalidad. Riace, el modelo de acogida de Domenico Lucanouna obra que ha presentado esta semana en Jerez.

Tiziana Barillà durante el encuentro con lavozdelsur.es. FOTO: MANU GARCÍA.

Seis años después del desembarco kurdo, Domenico Lucano llegó a la Alcaldía y transformó el municipio acogiéndose al Programa Nacional de Asilo (SPRAR), creado por el Ministerio del Interior italiano y financiado por la Unión Europea. Más de 650 ayuntamientos siguieron el ejemplo de éxito de la localidad calabresa en toda la península italiana. Para Tiziana, la clave residió en invertir esos fondos en la activación social y económica de la localidad y el entorno. “Antes de los inmigrantes no había escuela, no había bar, no había centro sanitario y ni siquiera había oficina postal”, cuenta a lavozdelsur.es. Todo ello fue posible gracias a la llegada de centenares de inmigrantes —se calcula que hasta 6.000 refugiados han pasado por el municipio— que hizo incrementar significativamente la población de Riace, con algo más de 1.500 habitantes. La mayoría se instalaron en el núcleo antiguo de la población —el casco histórico— situado en el interior y que llegó a tener un porcentaje de población de acogida de aproximadamente el 50%, según cuenta Tiziana.

“No es solo un modelo de acogida como la gente piensa, sino que también es un modelo de gobierno local, del comune —el Ayuntamiento— como un bien común“. De hecho, frente al problema de bajar las tasas para renovar los permisos y cualquier tipo de trámite burocrático, la solución del alcalde era poner todo a disposición de todos. “No le podía pedir dinero a personas que no tenían nada. La solución fue que si, por ejemplo, tenían que pagar 10 euros para determinado permiso, se eliminaba la tasa a los refugiados pero también para los italianos”. La experiencia cosechó tanta fama y éxito que Domenico Lucano llegó a ser elegido como italiano más influyente por la revista estadounidense Fortune. El alcalde de Riace se colaba entre las 40 personas más influyentes del mundo durante el año 2016 por su modelo de integración multicultural.

La periodista calabresa hablando del modelo de Riace. FOTO: MANU GARCÍA.

Sin embargo, la llegada al Gobierno italiano de la extrema derecha, la Liga Norte, en coalición con el Movimiento Cinco Estrellas, ha acabado con el modelo de acogida made in Calabria. Matteo Salvini, ministro del Interior del gobierno y líder de la Lega Nord no toleró las críticas de Lucano sobre sus políticas anti inmigración. En apenas unos meses, Domenico Lucano se veía encausado por favorecer supuestamente la inmigración ilegal, llegando a estar bajo arresto domiciliario el pasado verano y finalmente expulsado de Riace, a la que no puede volver pese a ser alcalde electo. Por su parte, todos los fondos europeos que iban a parar a la localidad vía Ministerio del Interior han sido eliminados. 

“Lo que está haciendo Salvini es posible porque hemos tenido antes un gobierno supuestamente de centro-izquierda pero haciendo políticas de derechas”, comenta Tiziana, que en su libro —la edición en castellano cuenta con el prólogo de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau— no sólo cuenta la experiencia de Riace durante sus 14 años de aplicación, sino la de la figura e historia de su alcalde. La periodista y escritora italiana, fundadora de Il Salto, muestra su preocupación sobre el auge de la xenofobia y el racismo, un discurso que cree que ha sido potenciado por los políticos en unos tiempos de crisis económica en los que ocultan sus vergüenzas. “El partido de Salvini, que dice ser nuevo y es el más antiguo de los que actualmente tienen representación, ha sido condenado a devolver 49 millones de euros por corrupción“, aclara al tiempo que compara uno de los lemas del político italiano con el de Mussolini. “Ambos decían lo mismo: los italianos primero“.

La presentación, organizada por Ganemos Jerez, de ‘Utopía de la normalidad. Riace, el modelo de acogida de Domenico Lucano’ en Espacio Abierto de Jerez. FOTO: MANU GARCÍA.

Mientras en una pequeña localidad de la Lombardía, Lodi, una alcaldesa de extrema derecha ha prohibido comer a los inmigrantes en los mismos comedores que a los niños italianos exigiéndoles más documentación, en Riace, Domenico Lucano era desterrado, sus calles blanqueadas y sus refugiados diseminados por poblaciones “sin ningún tipo de criterio”.

Líbano, Sudán, Palestina, Kurdistán, Iraq o Etiopía eran algunos de los nombres de las nubes dibujadas en una de las calles de la localidad, a modo de cielo y bajo la pregunta Dove vanno le nuvole?, el título de un documental de Massimo Ferrari sobre la inmigración en Italia que fue todo un éxito. Hoy nadie sabe a ciencia cierta qué sucederá con los miles de inmigrantes que en el sur de Italia se han visto desposeídos de un programa que cambió sus vidas y la de los calabreses. La pregunta ¿Dónde van las nubes? viene de vuelta, como si el viento que llevó a los kurdos a la playa de Riace soplara ahora en contra. Tiziana respira profundo. La utopía se ha convertido en distopía. Pese a ello, son numerosos los activistas que en Italia y en el resto del mundo no han dejado de observar y apoyar a Riace. “Hay resistencia a la xenofobia y el apoyo internacional que está teniendo Domenico es incalculable”.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *