Global

El PSOE acelera la coalición sin Iglesias: Podemos puede tener a su cargo uno de cada dos ministerios

Pedro Sánchez afronta a partir de mediodía en el Congreso el debate de investidura en medio de las negociaciones para cerrar el pacto de Gobierno. Casado, Rivera y Abascal, dispuestos a acorralarlo

El candidato socialista a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, afronta a partir de las 12:00 horas de este lunes el debate de investidura en el Congreso de los Diputados en medio de las negociaciones con Unidas Podemos para llegar a contrarreloj a un acuerdo de coalición. Las partes tienen de plazo hasta el próximo jueves, día de la segunda votación, para refrendar un pacto que tiene que incluir un acuerdo programático, la nueva estructura de Gobierno, así como el número de carteras y los nombres de sus titulares que tendrá en el Ejecutivo el partido de Pablo Iglesias.

Según desveló anoche la vicepresidenta, Carmen Calvo, PSOE y Unidas Podemos comenzaron ayer a negociar después de que Pablo Iglesias, aceptase el pasado viernes el veto de Pedro Sánchez de que no podría estar en el Gobierno, pero poniendo como condición que tendría un número de ministros proporcional a los votos obtenidos en los comicios del 28 de abril y que sería su formación la que nombraría a los ministros que le correspondan, sin que puedan ser vetados.

De cumplirse esas condiciones, Podemos tendría uno de cada dos ministerios. Fuentes socialistas desvelaron la pasada semana que durante las negociaciones entre Sánchez e Iglesias, éste había exigido una vicepresidencia social, las carteras de Trabajo y Hacienda, así como parcelas de poder en el área de Comunicación. El equipo de Podemos está encabezado por Pablo Echenique, mientras que por parte socialista lo forman Carmen Calvo, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero y la número 2 del PSOE, Adriana Lastra.

Aunque Unidas Podemos había renunciado a priori a ocupar los denominados ministerios de Estado, como Interior, Defensa, Justicia o Exteriores, la negociación no es fácil por su pretensión inicial de tener influencia en áreas como Trabajo o Hacienda, que vertebran asuntos fundamentales para la economía y el Estado del Bienestar, como la legislación laboral, la reforma de las pensiones o la política impositiva.

En este sentido, Carmen Calvo recordaba que Podemos frustró la pasada legislatura el acuerdo para reformar las pensiones, al tiempo que explicaba que es fácil encontrarse con el partido de Iglesias en la política social, pero tienen grandes diferencias en el modelo territorial.

Las dos partes tendrán que acordar aspectos sustanciales como el número de vicepresidencias y si alguna de ellas es ocupada por algún dirigente de Podemos, como Irene Montero. Pero también el número de ministerios, si se incrementan las carteras para dar cabida al nuevo socio y sobre todo que competencias tendrá cada departamento.

Erc y Bildu

Si ambos partidos consiguen suscribir un acuerdo el camino para que Sánchez se mantenga en Moncloa quedaría allanado, puesto que los independentistas de ERC y de Bildu ya han avanzado que no bloquearán la investidura. El líder del PSOE sólo tenía garantizado hasta el pasado viernes el voto favorable del diputado del PRC, 124 que no son suficientes para salir elegido en la primera votación de este martes, puesto que necesita la mayoría absoluta del Congreso, fijada en 176 votos. En el caso de que alcanzara un acuerdo con los de Pablo Iglesias, Sánchez sumaría los 42 votos a favor de Podemos y sus confluencias, en total 166 votos, pero tampoco le valdrían para ser investido en este primer intento.

Más posibilidades en la segunda vuelta

Así la cosas, Sánchez tendría que esperar 48 horas, hasta el jueves, cuando podría tener más posibilidades de que su candidatura triunfe ya que en la segunda vuelta sólo necesita más votos a favor que en contra. En ese caso, la abstención de al menos ERC y Bildu le asegurarían ganar al bloque de la derecha (PP, Ciudadanos y Vox), que reúnen 147 votos, a los que habría que sumar los dos de Coalicion Canaria (CC) y otros dos de Unión del Pueblo Navarro (UPN).

El Pleno de investidura, que tendrá lugar casi tres meses después de las elecciones generales, arrancará a las doce del mediodía con el discurso del candidato, que tiene un tiempo ilimitado para exponer su programa político de Gobierno. La sesión se reanudará a las cuatro de la tarde con la intervención de los grupos de la oposición, de mayor a menor, cada uno de los cuales contará con 43 minutos de intervención: 30 de discurso inicial, 10 de réplica y 3 de contrarréplica. Se presupone que Sánchez irá respondiendo uno por uno a todos ellos.

Tanto Casado como Rivera competirán por acorralar a Sánchez en el debate de investidura que arranca este 22 de julio a las 12:00 horas en el Pleno del Congreso. A estas duras críticas se sumará también el presidente de Vox, Santiago Abascal, que alertará de que España se encuentra en una situación de “emergencia nacional” y defenderá una abstención de PP o Cs antes que nuevas elecciones.

Casado y su oferta de Pactos de Estado

Casado, que lleva días preparando su discurso con su equipo, dejará claro que el PP no puede abstenerse porque los españoles le han situado como líder de la oposición y son la “alternativa” al PSOE. A su entender, Sánchez ha “elegido” a sus socios y con ellos debe gobernar, subrayan desde ‘Génova’.

El presidente de los ‘populares’ recalcará además que el PP no puede apoyar a un jefe del Ejecutivo que, aparte de Podemos, “pacta con Bildu y con independentistas para gobernar”. “Los españoles quieren que lideremos la oposición”, aseguran a Europa Press fuentes de la dirección nacional del partido.

Sin embargo, y justo cuando se cumple un año de su llegada a la Presidencia del PP en sustitución de Mariano Rajoy, Casado expondrá su perfil de hombre de Estado con una oferta de pactos de Estado para favorecer la gobernabilidad en cuestiones clave para España.

En su intervención en el debate, Pablo Casado también pedirá de nuevo a Sánchez que deje gobernar a los constitucionalistas en Navarra y frene un gobierno de la socialista María Chivite con el apoyo de Bildu. De la misma manera, el candidato de Cs le recriminará su negativa a dejar gobernar la comunidad foral a Navarra Suma, la coalición formada por UPN, Cs y PP, que ganó las autonómicas.

Rivera, de aliado a antagonista

De su lado, Rivera se afanará en presentar el proyecto de Sánchez como antagónico del suyo y en advertir de los “peligros” que acarrea para España, argumentado el ‘no es no’ que no se ha cansado de repetir desde las elecciones del 28 de abril. La del lunes será la segunda vez que el líder de Cs debata con el candidato socialista en una sesión de investidura. La primera fue en 2016, pero entonces eran aliados y habían firmado el llamado ‘pacto del abrazo’.

Se da por hecho que Rivera se empleará duro contra el candidato, con quien incluso se ha negado a reunirse. La última vez que se vieron fue el 17 de junio. Después, el líder de Cs rechazó participar en las demás rondas abiertas por el presidente para buscar apoyos o abstenciones, alegando que no tenía “nada que decirle”.

En declaraciones públicas, eso sí, no ha dejado de urgirle a llegar a un acuerdo con su “socio natural” para que pueda arrancar una legislatura en la que aspira a erigirse como líder de la oposición, adelantando en el escalafón a Casado. Asimismo, ha subrayado que el único responsable de la repetición electoral, si la hay, será el líder del PSOE por su incapacidad para sellar acuerdos.

Así, Rivera aprovechará el debate para justificar su ‘no’ a Sánchez, pero no sólo ante el hemiciclo sino también ante su propio partido, que ha sufrido destacadas bajas en estos últimos meses por la negativa del ‘núcleo duro’ a dejar una puerta abierta a la abstención, mientras facilita que el PP se perpetúe en comunidades como Murcia, Madrid o Castilla y León, además, con el apoyo de Vox.

Vox: “España está en situación de emergencia nacional”

Para el líder de Vox, Santiago Abascal, este lunes será su estreno en la tribuna de oradores del Congreso y aprovechará la oportunidad para remarcar su rechazo a Sánchez y a sus posibles socios de gobierno —”populistas, golpistas y totalitarios”— y para repasar las principales líneas políticas de su formación.

Fuentes del partido han explicado a Europa Press que Abascal lleva días preparando el debate de investidura con su equipo más cercano, del que forman parte Javier Ortega-Smith e Iván Espinosa de los Monteros, entre otros, y alertará de que España se encuentra en una situación de “emergencia nacional” que hace necesario “restaurar el orden constitucional en Cataluña” y “frenar el avance de las fuerzas separatistas”.

También pondrá el foco en otros de los tradicionales mensajes de Vox, como la crisis demográfica, la situación económica, el “tamaño desorbitado” del Estado o la situación de las clases medias y más desfavorecidas, además de denunciar el “totalitarismo sectario” de la izquierda.

Durante las últimas semanas, los dirigentes de Vox han dicho públicamente que, para ellos, tan malo es que haya un Gobierno de Sánchez apoyado por Unidas Podemos e independentistas como que no haya Gobierno. Por ello, han reconocido que la mejor opción a su juicio sería que PP o Ciudadanos optaran por la abstención. En cualquier caso, en el partido creen que una repetición electoral no sería la solución porque el resultado sería “muy parecido”.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *