Política

El PP trata de salvar ‘in extremis’ el Presupuesto andaluz y Vox afianza su papel clave en la Junta

El Parlamento andaluz celebra esta tarde el debate a la totalidad de las primeras cuentas no socialistas en 37 años con la incertidumbre de si salvarán el veto de PSOE, Adelante y la ultraderecha

“Dejen de pensar en sus siglas políticas y pensemos en los andaluces. De aquí al miércoles hay tiempo para salvar ese veto (por Vox)”, decía el lunes pasado el presidente Juanma Moreno. El Parlamento andaluz acoge esta tarde el debate a la totalidad de los primeros Presupuestos del Gobierno de PP y Ciudadanos al frente de la Junta de Andalucía y aún se desconoce si las cuentas saldrán adelante. Pero si creían que Vox figuraría como convidado de piedra ante estas cuentas no pudieron estar más equivocados. De hecho, el ala PP del Ejecutivo autonómico trata de convencer in extremis a la formación ultraderechista para que entre en razón y retire su enmienda a la totalidad que devolvería las cuentas y mantendría prorrogadas las de 2018.

Eso significaría la antesala de otro adelanto electoral y la voladura de lo que los socialistas llaman el trifachito andaluz, dejando sus bajadas de impuestas para las clases medias altas, y el aumento del gasto social, clave en su campaña de consolidación del bipartito, en el aire. En plena negociación de comunidad autónomas y ayuntamientos, Vox ha visto el momento más propicio para también hacer velar su papel medular como muleta de PP y Cs en lo que llaman el gobierno del cambio. Si hace unos meses tanto populares como naranjas se las prometían muy felices e incluso minusvaloraban el rol de Vox en el futuro de su Ejecutivo andaluz, la realidad de que están condenados a soportar a la formación de ultraderecha —de la que quiere huir como de la peste Ciudadanos— es palmaria.

A finales de la pasada semana, Juan Marín, dos de la Junta y líder de Cs en Andalucía, afirmaba que “no se pueden utilizar los Presupuestos de Andalucía para presionar en otras comunidades o ayuntamientos”, y advertía a Vox de que “no va poder explicar cómo votan conjuntamente con PSOE-A y Adelante Andalucía contra las cuentas para el presente ejercicio, y menos sin hacer tan siquiera una propuesta”. “El Gobierno está actuando de forma coherente y los demás que hagan lo que tengan que hacer”, defendida Marín, quien abundaba en que “si no hay Presupuestos para este año, trabajaremos en los de 2020, y quizás sea más fácil llegar a acuerdo si ya está más relajado el ambiente electoral”.

El consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo, ha desvelado este pasado martes que desde el Ejecutivo autonómico se está negociando con Vox “con intensidad y al máximo nivel” y ha asegurado que continuarán hablando “hasta el último minuto” para poder alcanzar un acuerdo que permita que Andalucía tenga las primeras cuentas no socialistas en 37 años “que sirvan para seguir generando confianza y estabilidad”. Los votos de Vox, que tiene un acuerdo de investidura con el PP-A —Cs insiste en no sentarse a negociar—, son fundamentales para que las cuentas sean aprobadas, puesto que PP-A y Cs no suman mayoría absoluta en el pleno, y PSOE y Adelante también han registrado sendas enmiendas a la totalidad.

El consejero de Hacienda, Industria, y Energía, Juan Bravo, también ha presentado este pasado martes el proyecto de Presupuesto de la Junta para 2019 a la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), pendiente aún del debate este miércoles de tres enmiendas a la totalidad en el Parlamento de Andalucía, negando que “el Gobierno andaluz esté en ascuas” por este trámite parlamentario, un escenario que, de prosperar, supondría la prórroga del Presupuesto de 2018, que el presidente de la CEA, Javier González de Lara, ha asegurado “que no lo contemplo, no debe ocurrir”, convencido de que “la responsabilidad llevará a anteponer los intereses generales”.

Bravo ha vuelto a reiterar un “confiamos en que se retire esa enmienda a la totalidad de Vox”. Bravo ha redundado también en la idea de que “un Presupuesto prorrogado no es bueno para Andalucía” y ha defendido que el Gobierno andaluz “no ha estado abstraído en una cápsula” mientras ha explicado la mano tendida que ha mostrado el Gobierno andaluz en el hecho de que “acepto que se invite a un grupo y no vengan a la reunión, pero les volveré a invitar”, sin mencionar a qué grupo aludía.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *