El misterio de las farolas de la Alameda del Banco

Estas piezas del mobiliario urbano, con más de un siglo, se retiraron de forma "provisional" en febrero de 2011. IU pregunta en el pleno dónde están, en qué estado se encuentran y cuándo volverán a esta plaza catalogada como BIC.

En febrero de 2011, sin que nadie supiese muy bien a santo de qué pero con la excusa de una rehabilitación cifrada en 18.000 euros, las centenarias farolas de la alameda del Banco desaparecieron. Tras permanecer un tiempo arrumbadas en una cerrajería, fueron almacenadas en las naves de Infraestructura e incluso una de ellas se colocó incomprensiblemente en el Distrito Sur, junto al centro municipal de formación El Zagal. En el pleno de septiembre Izquierda Unida ha registrado un ruego en el que ha preguntado al gobierno local por el paradero de estas valiosas piezas del patrimonio local. IU quiere saber dónde y en qué estado se encuentran, y a ser posible que se recoloquen en su emplazamiento original, en el que fueron sustituidas por otras tan modernas como horrorosas. 

En su momento, la Plataforma para la Defensa del Patrimonio de Jerez consideró como un “nuevo atentado” contra el centro histórico, y en concreto, contra la alameda del Banco el cambio de farolas, pero lo cierto es que cuatro años después, y pese al supuesto “interés” que el anterior gobierno mostró en el restablecimiento de las mismas en el enclave original, nada se ha hecho. “Ahora habrá que actualizar aquel presupuesto”, ha asegurado el teniente de alcaldesa de Urbanismo, Francisco Camas, que no deja claro si más temprano que tarde estas piezas volverán a formar parte del paisaje de una plaza declarada como Bien de Interés Cultural (BIC). 

En febrero de 2011, el entonces delegado de Vivienda e Infraestructura, Antonio Fernández Ortega, habló de un cambio “provisional” ante el mal estado que presentaban, pero el tiempo está dando la razón a quienes vaticinaron que las antiguas farolas acabarían perdiéndose como lágrimas en la lluvia. 

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *