Sociedad

El milagro de Belén, la podenca que sobrevivió a la inanición tras ser arrojada a una bodega abandonada

El trabajo en equipo, desde una vecina de la zona hasta la protectora No me abandones, pasando por Policía Local, Bomberos y Ayuntamiento, salva la vida de un animal que fue hallado "en inminente peligro de muerte"

Como si de un cuento en las vísperas de la Navidad se tratase, Belén, una podenca fina, que no llega a un año y extremadamente cariñosa, ha vuelto a la vida milagrosamente. Cuando alguien hace unas dos semanas la abandonó arrojándola por una ventana al interior del casco de una bodega en la calle Méndez Núñez, era casi impensable que el animal, sin alimento ni agua, pudiera sobrevivir. Una vecina del entorno de la bodega, en la zona jerezana de Madre de Dios, se alertó de su presencia y estuvo suministrándole frutas para que se hidratase. El recinto, privado, era infranqueable y la agonía de Belén crecía cada día que permanecía en la nave en desuso.

Esta vecina llamó a la protectora de animales No me abandones, y a partir de ese momento se activó un operativo municipal, con la colaboración de Policía Local y Bomberos, para rescatar a Belén de una muerte segura. “Efectivos de la Policía Local, con la ayuda de Bomberos y el lacero municipal, han rescatado a un perro que se encontraba en inminente peligro de muerte por desnutrición”, reseñaba la nota de prensa municipal.

En su muro de Facebook, No me abandones daba las gracias “por un gran trabajo de equipo que ha dado como resultado poder salvar la vida de una perrita a la que habían tirado dentro de una bodega abandonada, sin acceso a comida ni agua”.

“Gracias por una actuación tan rápida evitando así un final trágico para la perrita. Gracias a la Delegación de Protección y Bienestar Animal, a la Delegación de Seguridad —que dirige Rubén Pérez—; gracias a Rubén e Inma por vuestro tesón. Gracias a Antonio y Fernando de la Policía Local por insistir y dejarnos claro que ese animal saldría de ahí, que era un claro delito de maltrato. Gracias al equipo de bomberos”.

La perrita recién rescatada. FOTO: NO ME ABANDONES

Como resumen, desde la protectora escriben: “Gracias a todos por este gran trabajo en equipo que da como resultado poder dar una nueva vida a este ser indefenso, por plantar cara y luchar contra el delito de abandono y peligro de muerte por inanición de un animal inocente. Y gracias a la vecina de la zona que dio el aviso y no pasó de largo, y puso en conocimiento el riesgo que corría esta pequeña perrita. Gracias por ver salir en brazos a la perrita abandonada en el lugar, acabando así su agonía”. 

“La hemos llevado al veterinario —ha asegurado Fátima González, presidenta de No me abandones, a Diario de Jerez— para que le hagan analíticas y cuando llegó a la protectora comía como si no hubiera un mañana. Estamos muy agradecidos con el delegado porque tiene conciencia animal. Vemos con esperanza este gran cambio de mentalidad a la hora de proteger a los perros”. Un final feliz en una historia que muestra la peor y la mejor cara de los seres humanos. Belén, casi milagrosamente, ha renacido y podrá encontrar un hogar donde recibir cariño y amor.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *