Provincia

“El Marco de Jerez vende menos pero la imagen es lo más importante para el Consejo Regulador”

La asociación de bodegas artesanas de Sanlúcar censura las políticas que sigue el organismo regulador de los jereces y manzanilla: "Su autocomplacencia no paga las facturas ni mantiene viñas y bodegas"

La realidad tras el análisis de las últimas estadísticas es que estas siguen siendo demoledoras. En lo que va de año, ha informado Bodegas Artesanas de Sanlúcar, todos los vinos amparados por el Consejo Regulador, a excepción de la manzanilla y de los vinos dulces naturales moscatel y Pedro Ximénez, han perdido significativamente ventas, destacando el descenso del 15,70% en la cifra de negocio del amontillado. En el acumulado interanual la situación es incluso más pesimista, pues el amontillado se deja un 19,08% y el fino continúa en caída libre con un 6,42% menos de ventas, dejándose casi un millón de litros en los dos últimos ejercicios.

En cambio, la manzanilla sigue, informe tras informe, “consolidada como el vino preferido por los españoles y el de mayor volumen de ventas en cómputos globales, aumentando distancia sobre los tradicionales vinos de exportación cream, fino y medium. Bodegas Artesanas lamenta como desde el sector se falta a la verdad en los últimos meses cuando se lanza el mensaje de que cambiamos volumen de ventas por valor. “El Marco vende menos, nos hemos dejado un 10% solo en los dos últimos años y las ventas de vinos de largas crianzas están a años luz de poder compensar siquiera el descenso de ingresos en bodega. No existe ningún estudio serio y mucho menos oficial en la zona que pueda demostrar que las bodegas hayan incrementado sus precios de venta”.

Continúa el descenso en volumen y negocio de los vinos de Jerez y, mientras las instituciones no reconozcan que tenemos un grave problema, “es imposible que lo solucionemos”, han abundado. “La imagen parece ser lo más importante, pero ni ésta ni la autocomplacencia del Consejo Regulador pagan las facturas ni mantienen la viña y las bodegas.”.

En cuanto a comunicación y promoción de nuestros vinos “no podemos centrarnos únicamente en la alta restauración, pues aunque esta aporta un gran prestigio, si olvidamos al público más joven y a la clase media seguirán desapareciendo bodegas en el Marco y las que sobrevivan no vivirán del vino, dependerán de destilados, vinos sin crianza y otros productos”. De hecho, son los destilados los que equilibran algunas de las grandes bodegas, representando el vino cada vez una cifra menor en sus cuentas de explotación.

La “incoherencia” del Consejo es que mientras se habla de imagen, gamas altas y valor, el Buyers Own Brand (BOB) sigue existiendo y ninguna de las grandes bodegas ha renunciado ni va a renunciar a este negocio. “Si no venden más es porque no pueden y sus clientes están apostando por otros mercados”, han añadido en un comunicado.

A pesar de esta realidad, desde la constitución de la Asociación Profesional de Bodegas Artesanas de Sanlúcar en diciembre de 2015 se viene trabajando sin descanso en la unión de las bodegas de Sanlúcar, en colaboración directa con organizaciones agrarias, cooperativas, pequeñas bodegas de todo el Marco y administraciones públicas. Fruto de este esfuerzo se han conseguido grandes logros para el sector, como la constitución de la Mesa de la Manzanilla, respetando lo que indica el Reglamento del Consejo Regulador y que funciona a pesar de no estar aún reconocida oficialmente por este órgano por la presión y rechazo de algunas bodegas ajenas a la D.O. Manzanilla. Más recientemente, el pasado 26 de junio ha visto la luz la Fundación Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda, la primera fundación entorno a un vino para ayudar en su promoción con el respaldo de la administración local, provincial y autonómica.

Desde Bodegas Artesanas, “seguimos tendiendo la mano a todo el sector, desde el respeto absoluto a todas las administraciones y a las leyes vigentes, desde la Ley de la Viña y el Vino hasta los Pliegos de Condiciones de nuestras DD.OO, sin olvidar la ley de competencia desleal”. Y terminan el comunicado asegurando que “seguiremos defendiendo, a pesar de todas las presiones y menosprecios, la unión del sector y los derechos de bodegas, cooperativas y viticultores, con la calidad de nuestras manzanillas de Sanlúcar y vinos de Jerez como estandarte, respetando tradiciones pero sin renunciar en ningún momento a la innovación y desarrollo en beneficio de nuestra industria, y en consecuencia nos ofrecemos, porque a todos nos compete, para reflexionar conjuntamente sobre el presente y futuro del Marco”.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.