El litoral después de 'Emma', Félix' y 'Giselle': "Nadie recuerda unos daños así"

chiringuitos_03
chiringuitos_03

Empresarios de chiringuitos de toda la provincia se afanan en arreglar los desperfectos provocados por los últimos temporales de lluvia y viento de cara a Semana Santa. La asociación que los aglutina calcula pérdidas de 2 millones.

El tiempo juega en contra de decenas de empresarios hosteleros, propietarios de chiringuitos de playa en el litoral gaditano, que quieren tener a punto sus negocios de cara a la inminente Semana Santa. Las tres semanas de lluvia y viento que han traído las borrascas Emma, Félix y Giselle han supuesto pérdidas de hasta dos millones de euros, según la asociación provincial que aglutina a estos profesionales.

La primavera recién comenzada ha traído sol y eso ha permitido que los trabajos para restaurar los destrozos de los temporales se hayan intensificado. En la portuense playa de Valdelagrana son tres los chiringuitos que se han visto perjudicados, tanto por las fuertes rachas de viento como por el agua. Y es que, a pesar de la habitual distancia que hay aquí entre la orilla del mar y el paseo marítimo (prácticamente 300 metros de arena), el temporal hizo que el agua golpeara con fuerza a los chiringuitos. Orlando Lores es cocinero del Bahía, situado en una de las esquinas de Valdelagrana, la más cercana al Parque Natural de Los Toruños. “Mira que llevo años trabajando, pero nunca había visto ni tantos días de lluvia seguidos ni el agua alcanzando esta altura”, señala.

Empresarios madrileños son los propietarios de este negocio y de otros dos: La Ola, también en Valdelagrana, y otro en la playa de Las Redes. De todos ellos, es este último el que se encuentra en peor estado y parece imposible que esté listo de cara a las vacaciones de Semana Santa, ya que incluso los accesos a la playa están inutilizados por el temporal. En los dos primeros, carpinteros se afanan por reparar los múltiples desperfectos, bien visibles a simple vista. Cristaleras y techos también se vieron afectados. “Tuvimos que levantar un muro de contención a base de arena para evitar que los destrozos fueran a más”, explica Orlando, que en condiciones normales estaría metido en la cocina preparando platos, y no supervisando los trabajos de reforma.En Las Redes, los hermanos Alejandro y Óscar Díaz calculan unos 30.000 euros el coste de los trabajos de reforma en su negocio, el histórico Chiringuito de Salvador, 30 años en esta playa. Salvador, padre de ambos, y que se jubiló hace ya unos años, señala que en tres décadas también sufrió las inclemencias del tiempo. “Dos veces me quedé debajo del agua y una tercera la arena me enterró el negocio”. Ahora, sus hijos han sufrido en sus carnes los estragos de la naturaleza. Así, Alejandro explica que horas antes de que un tornado arrasase Puerto Sherry, otro también afectó a este enclave de El Puerto. Suelo, iluminación, cristaleras, neveras… El listado de desperfectos es largo. “Lo malo es que empezamos a reformar el chiringuito en noviembre y ya estaba listo para abrir cuando llegó el temporal”, se lamenta Óscar que, aun así, espera que este Viernes de Dolores pueda ya estar listo para su apertura.

Chipiona también ha sido otra de las localidades afectadas por el temporal. Manuel Martínez, periodista de Canal Sur y empresario hostelero, es propietario de La Manuela, en la playa de las Tres Piedras. Explica que tras dejar grabados sus programas en la televisión autonómica, ha pedido una excedencia para poder dedicarse en cuerpo y alma a las labores de reforma de su chiringuito, uno de los más populares de Chipiona. Martínez afirma que, de momento, está tirando de “recursos propios” porque “si espero a las ayudas de las compensaciones, directamente es que no abro ni en verano”.El empresario, que estima en unos 25.000 euros los gastos que tendrá que destinar para reparar los desperfectos del temporal, afirma que “nadie por aquí recuerda unos daños como estos” y cree que en las Tres Piedras, “el que menos, tendrá que invertir 10.000 euros, aunque hay alguno que mínimo alcanzará los 50.000”. De hecho, 30.000 es lo que calcula que invertirá Esteban Tirado, propietario del chiringuito Las Tres Piedras, que junto a su familia arregla estos días su negocio.

Eso sí, lo que peor llevan los hosteleros de la zona es el estado de la playa, “una pura roca”, afirma Manuel Martínez. Además, señala que el Ayuntamiento de Chipiona está dando prioridad a otras playas, por lo que teme que las Tres Piedras no esté siquiera ni para finales de la primavera. Eso sí, Martínez se ha empecinado en abrir el Martes Santo.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído