El perseguidor

El haiku, un instante de comunión con la naturaleza

El origen del haiku, con su severa pauta silábica, 5-7-5 se remonta al Japón del siglo XVI. Esta forma de 17 sílabas produce un efecto poético impactante. En el haiku predomina la concisión expresiva, la observación serena y el latido del instante. Es intuitivo y sugerente:

“Un viejo estanque

se zambulle una rana

ruido en el agua”

El haiku original japonés es un chispazo de sintonía con la naturaleza que a veces se ha identificado con el satori o iluminación budista.

“La rama seca

donde un cuervo se posa

tarde de otoño”

Imaginando a los haijin, o escritores de haikus clásicos escribiendo con la caligrafía clasica nipona, no es raro intuir una espiritualidad Zen en los trazos de tinta china con pincel sobre el papel de paja de arroz.  El profesor Fernando Rodriguez -Izquierdo, de la Universidad de Sevilla, es uno de los mayores expertos en lengua castellana sobre literatura japonesa y haikus. En sus estudios, resalta como entre las características formales del haikus se evitan mensajes discursivos, adivinanzas, epigramas, aforismos… Así mismo se evitan las metáforas. El uso de los adjetivos es muy parco: es mejor encontrar el sustantivo preciso que tener que matizar el sustantivo por medio de adjetivos.

No hay rima, lo cual lo hace similar a la forma más usada de poesía hoy en día, es decir, verso libre o verso blanco.

Sin embargo, sí hay ritmo, por la pauta métrica 5-7-5, y es esto precisamente lo que  asegura el efecto sonoro del breve poema.

Los primeros ecos del haiku en la literatura en español son de principio del siglo XX.

Los modernistas Ingleses y franceses, lo dan a conocer en Europa, aunque con disparidad de sílabas, bien con octosílabos, bien con diferentes medidas en cada verso. No se ciñen al 5-7-5.

Hay ejemplos de Antonio Machado y de Juan Ramón Jiménez, que casi se ciñe al 5-7-5 aquí:

“EL POEMA

no le toques más

que así es la rosa” (4-7-5)

Sin embargo es en Méjico donde el haiku entra de lleno en la literatura en español. El mayor ejemplo es José Juan Tablada 1871-1945, considerado el modernizador de la poesía mejicana. Fue diplomático, embajador. Viajó Japón y París. Vivió en Nueva York hasta su muerte. Tambíén,, José María González de Mendoza 1893 – 1967. atractivo personaje que daría por sí solo para un artículo. Sevillano de nacimiento estudió en Jerez. Nacionalizado mejicano. Fue diplomatico, embajador en París de los años 20. Estos dos haikus son suyos:

“El rojo acento

de tus labios me llama

donde me quemo”

 “Mi vida es muda.

ni novia ni amistades

Ah, si! La luna”

 Octavio Paz, junto con un profesor japonés tradujo a Matsua Bashoo (1644-1649), considerado el más importante haijin. Se ve que el profesor japonés traducía y Paz ponía la forma poética. Jorge Luis Borges, por su parte, escribió 17 haikus clásicos, coincidiendo con el número de sílabas.

Pero, sin duda, mi maestro como modesto autor de haikus es Mario Benedetti, autor de Rincón de haikus (1999). Sigo al pie de la letra sus palabras en el prólogo cuando dice:

“Es obvio que no me he puesto a imitar a poetas japoneses, ni siquiera a incorporar sus imágenes y temas preferidos. Apenas he tenido la osadía de introducirme en esta pauta lírica, pero no apelando a tópicos japoneses, si no a mis propios vaivenes, inquietudes paisajes y sentimientos, que después de todo no difieren demasiado de mis restantes obras de poesía”. 

“los que caminan

sobre ríos de vino

a veces flotan” 

“óyeme oye

muchacha transeúnte

bésame el alma”

“El haiku clásico, como forma lírica, se me figuró siempre un desafío, tanto por su estructura fija como por su brevedad obligada…El haikus es en sí mismo una unidad, un poema mínimo y no obstante completo”.

 Este próximo sábado 8 de junio de 12:00 a 15:00 horas, tendré el placer de estar en la Feria del libro de Jerez, en el stand de la Librería Agrícola Jerezana firmando ejemplares de mi libro El Rayo Verde y otros haikus de Aurora.

Etiquetas

Comentarios

  1. Los haikus están entre mis tipos de poesía predilectos, por su aprehensión de la belleza del instante en la brevedad de tres versos cortos. El artículo es muy interesante como medio divulgativo de esa clase de poesía aún no suficientemente conocida por el gran público. No obstante, se habría agradecido un mayor esmero en la puntuación y las tildes del texto.

      1. Representa usted el peor estereotipo del andaluz “graciosillo” que siempre hace un mal chiste de cualquier asunto para llamar la atención, incapaz de dialogar sobre ningún tema con un mínimo de rigor y seriedad; un bufón. Ese estereotipo injusto y minoritario pero que tanto daño hace a la imagen de Jerez y de Andalucía en el resto de España. Y seguro que hasta se cree que hace gracia. Realmente lamentable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *