Opinión

El fútbol femenino también es un deporte de masas

Nada más y nada menos que 60.739 espectadores. Es la mayor cifra de asistencia registrada en un partido de clubes en fútbol femenino. Las entradas para el duelo del Atlético de Madrid contra el Fútbol Club Barcelona de este pasado domingo se agotaron cuatro días antes y el Wanda Metropolitano se convirtió en una fiesta pese a la derrota local.

No puedo evitar emocionarme por doble partida: como socio y aficionado colchonero, y como seguidor del deporte reina, pese a la derrota de las chicas, que aun así aventajan en tres puntos a las culés, a falta de seis jornadas para finalizar el campeonato. El 0-2 es lo de menos. Llenar un campo como el Metropolitano, que albergará este año la final de uno de los eventos deportivos más importantes del mundo, la Champions League —no me hablen del Atleti masculino, gracias—, se considera un hito y llena las portadas de los principales medios deportivos del país. Sin embargo, el éxito llegará cuando no sea noticia, cuando el cartel de “no hay entradas” para ver a las nuestras sea un hecho totalmente normalizado.

No obstante, hay que ser positivos. Echando la vista atrás es inevitable recordar una infancia llena de imágenes machistas y de comportamientos y actitudes a nuestro alrededor que fomentaban la sexualización de la mujer. Niños y compañeros de clase esperando la hora del recreo para buscar el reverso de los principales periódicos deportivos de España, a la caza de la foto del día: la mujer como reclamo sexual vinculada a la prensa deportiva era (y sigue siendo) un clásico. Un clásico que afortunadamente parece cada día menos recurrente y que hace que hoy lunes 18 de marzo la portada (y no el reverso) del Marca y del AS, entre otros, sea esa: “Récord mundial en fútbol femenino”. Hay indicios de que algo, aunque lentamente, está cambiando. Cambiará cuando hablar de “la liga” sea, por descontado, hablar de ellas.

 

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *