JerezPolítica Municipal

El “fogueo” no hace daño, pero hay a quien le asusta

La asamblea de Ganemos Jerez decide apoyar al PSOE en la investidura y quedarse en la oposición, una decisión que no es vinculante pero da pistas de la que puede deparar la urna que piensan instalar en el Arenal.

La asamblea de Ganemos Jerez decide apoyar al PSOE en la investidura y quedarse en la oposición, una decisión que no es vinculante pero da pistas de la que puede deparar la urna que piensan instalar en el Arenal. En la votación solo pueden participar las personas que se inscriban previamente.

¿Qué es democracia participativa? ¿Y tú me lo preguntas…? Hasta al bueno de Bécquer le costaría describir con su cuidada prosa lo vivido en la última asamblea de Ganemos Jerez. Para entenderlo hay que conocer que este miércoles dieron una rueda de prensa en la que anunciaron que pondrán una urna en el Arenal para que los ciudadanos decidan a quien deben apoyar en la investidura. Así, tal cual. El revuelo en la calle –y en redes sociales– ha sido mayúsculo. No al nivel de cuando el PP anunció la playa en el Hontoria, pero casi.

Pero una votación en plena calle… ¿Con qué garantías? ¿Quién puede votar? ¿Qué medidas se tomarán para evitar infiltraciones? Los presentes en la asamblea expusieron sus dudas. “El PP va a intentar boicotear esto”, dice un asistente al poco de comenzar. “¿Y si otros partidos mandan a gente para que voten lo que ellos quieren…?”, añade otro en el siguiente turno de palabra. Hay quien no se explica que tengan que consultar esta decisión. Ganemos dice que practica la democracia participativa que viene pregonando desde sus inicios, aunque hay a quien este sistema le parece que ralentiza demasiado la toma de decisiones.

A la asamblea la llamaron de “fogueo”. Y muchos se desfogaron a gusto. Vaya que sí. Al comienzo se explica el método de votación. Sí, habrá urna en la plaza del Arenal, pero sólo podrán votar las personas que se inscriban previamente –a los que participaron en las primarias no les hace falta–. Por internet la cosa se complica. Tan solo pueden votar telemáticamente quienes lo soliciten previamente, acrediten que no pueden asistir a la votación presencial y hayan participado anteriormente en Ganemos. La criba la hará el comité de garantías. Quieren evitar a toda costa que vuelva a suceder como en las primarias, cuando un mismo candidato votó 65 veces desde el mismo ordenador. Una y no más, se habrán dicho.

La asamblea, celebrada en el Elio Antonio de Nebrija –prácticamente el cuartel general de Ganemos- dura más de dos horas y media y el ambiente se va caldeando por momentos. Los asistentes pasan del centenar y se dividen en pequeños grupos para decidir los pasos a seguir por la formación. Varias cuestiones se debaten: Qué condiciones previas se les van a presentar a los partidos que quieran el apoyo de Ganemos en la investidura; si los asistentes prefieren que se abstengan –gobierna el PP– o que apoyen al PSOE; y en este último caso si deben estar en la oposición o formar gobierno con los socialistas. Organizados en círculos, cada uno expone sus “líneas rojas”, las que no debe traspasar el partido que reciba el apoyo de Ganemos.

“Todo el mundo habla de política y ese es un triunfo nuestro”

Empieza a anochecer y en el patio del Elio Antonio varios niños, ajenos a todo, juegan alrededor de los grupos de trabajo. En ellos se habla de todo. Hay quien pide más transparencia en la gestión, que no se negocie con partidos con corruptos en sus filas, que el alcalde o alcaldesa elegido no ostente otros cargos… Aunque las medidas más demandadas son las que Ganemos ha venido repitiendo una y otra vez durante la campaña: Que se haga una auditoría de la deuda, que se revoquen los cargos a los miembros de la formación que incurran en corrupción, que se limiten los sueldos de los concejales, que nadie se quede sin agua ni luz… También los hay que piden que no se dé dinero público a la Iglesia (“ni a las hermandades”), que se controle a la empresa que gestiona el agua o que no se negocie con bancos que desahucian.

¿El resultado? Después de casi una hora de debate y otra media de exposición de las decisiones de cada grupo, el desenlace fue el esperado por muchos: Apoyar al PSOE y quedarse en la oposición. La votación no es vinculante, Ganemos ha querido pulsar la opinión de la gente, pero da pistas de lo que puede ser el resultado final. En una segunda asamblea, en día aún por decidir –aunque previsiblemente a mediados de la semana que viene–, se convocará la votación, que tendrá lugar al día siguiente. No es seguro, pero se baraja entre el 4 y el 5 junio. El proceso es lento pero en Ganemos están convencidos de que los pasos son firmes. “Cuando decíamos que no sólo queríamos votar cada cuatro años íbamos en serio”, dicen en su cuenta de Facebook al poco de terminar el acto en el que, por cierto, no interviene el cabeza de lista, Santiago Sánchez, algo que sorprende a algunos presentes. La asamblea termina y el debate continúa en los pasillos del colegio. “Todo el mundo habla de política y ese es un triunfo nuestro”, dice uno de los integrantes de la lista. Puede que tenga razón. Ya no pasan desapercibidos, eso seguro.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *