Opinión

El feminismo y los hombres

Somos como nos educan, y a los hombres lo hacen de una manera determinada e interesada. Crean en nosotros una cultura que nos hace creer que el mundo es como lo entendemos, y que está es la concepción correcta. 

Todo seguiría igual de no ser por las mujeres, su lucha, el feminismo, y lo que ello está significando para nosotros. 

Las primeras mujeres, las de la primera ola, a mediados del siglo XVIII, nos enseñaron a cuestionar los privilegios masculinos afirmando que no son una cuestión biológica ni natural. 

Las de la segunda ola, ya en el siglo XX, que su derecho a la educación superior, a no aceptar la obligatoriedad del matrimonio, y al sufragio universal en condiciones de igualdad con el hombre, eran cuestiones innegables.

Con la tercera nos dijeron que ellas eran las titulares de sus cuerpos y por tanto de la natalidad, y que el placer sexual no está vinculado a la reproducción, el derecho al divorcio, y la ruptura del mito del “amor para toda la vida”.

La cuarta ola, el fin de los privilegios de género, la lucha pacífica contra la violencia que sufren las mujeres en todos los ámbitos de la vida, colocando en el espacio público, violencias y discriminaciones que se ocultaban bajo el paraguas de lo doméstico. Su lema “Lo personal es político”, revolucionó todos los esquemas y estructuras del patriarcado.

Un nuevo concepto, la sororidad, que nos señala la importancia de la solidaridad entre las mujeres, la lucha contra los roles y estereotipos, y la necesidad de normalizar la interrupción legal del embarazo. El feminismo descolonial que nos habla del predominio de la raza blanca como modelo de éxito social, el feminismo gordo que denuncia la delgadez impuesta por la industria de la moda, o el ecofeminismo que responsabiliza al capitalismo y al patriarcado de la degradación y explotación del medio ambiente.

El 8 de marzo irrumpe en nuestras vidas como un huracán de ilusión y cambio, para exigir un mundo igualitario, y el fin de las violencias machistas, y feminicidios. Un movimiento que nos demuestra que aglutinar las luchas en las que el capitalismo nos divide, instala y acomoda, es aconsejable y posible.

El feminismo nos enseña que no hemos nacido para proteger, que podemos y debemos llorar, que no tenemos por qué ser competitivos, ni agresivos, que es humano y bueno tener miedo, ser tímido, y vulnerable, que ocuparnos de la casa y ser delicados no es ser menos hombre, ser pobre ninguna deshonra, o que ya está bien de idealizar el falo y olvidar el culo, que por cierto es un placer para los hombres, aunque por hombría pocos se atreven a disfrutarlo con sus parejas femeninas. 

Que no tenemos por qué darnos fuertes palmadas en la espalda, o terribles apretones de manos para demostrar nada, que un beso y un abrazo son más y mejor, que es mentira que no podamos contener nuestro furor, o que llevar colores alegres y estampados en la ropa no es cosa de hombres. 

Nos dice a los hombres que seguir manteniendo este concepto de masculinidad malvado y egoísta nos interesa para continuar mandando. Nos sugiere que cambiemos nuestra forma de entendernos, y de entender a las mujeres, la necesidad de mirar de forma empática, y de practicar una escucha activa. Las ventajas de la ternura, la belleza, el amor, la sensibilidad, y la igualdad. 

El feminismo ha alterado nuestras vidas, las de los hombres, enseñándonos que ha venido para quedarse y cambiar el mundo, a mejor. Así que, hombres, basta ya de miedos, descalificaciones, repelús, y posicionamientos defensivos. Aquí nadie viene a atacarnos ni destruirnos. A ver si nos enteramos de una vez.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Comentarios

  1. Usted cae repetidamente en errores históricos y antropológicos. La división de roles sociales y familiares entre los varones y las mujeres no ha sido inmutable en la Historia y ha venido determinada por el estado de la tecnología en cada momento histórico. El feminismo no es la causa del cambio en esos roles de las mujeres, sino una de las consecuencias de las revoluciones tecnológicas. Han sido la industrialización iniciada a mediados del siglo XIX, las guerras mundiales y la revolución científica de los últimos 150 años, exponencialmente creciente, las que han determinado esa mutación en las funciones de la mujer. Han sido las técnicas anticonceptivas modernas y la necesidad del sistema productivo de incorporar a la fuerza laboral femenina las que han producido esa transformación, todo ello convenientemente promovido por el eficacísimo Hollywood. Pero usted sigue, erre que erre, preso de su ideología hembrista trasnochada, pensando que el movimiento feminista es la causa y no la consecuencia de unas transformaciones tecnológicas realizadas, todas, por los varones. Los miedos y los repeluses serán los suyos.
    Al margen de lo anterior, y puesto que su único tema vital y periodístico parece ser el “feminismo”, a ver cuándo nos obsequia con un artículo sobre la asociación Infancia Libre. Sí; esa organización criminal apadrinada por Podemos, cuyas asociadas tienen la costumbre de formular falsas denuncias por maltratos y abusos contra los padres de sus hijos, niños a los que secuestran literalmente y los mantienen sin escolarizar y sin vacunar para que no sean localizados y sus padres no puedan verlos ni ejercer su patria potestad, con grave incumplimiento delictivo de las resoluciones judiciales. Eso sí que da miedo y repelús.

    1. Podrías demostrar que infancia libre esta apadrinada por podemos? Si no lo demuestras, serás acusado de nuevo de
      Mentiroso manipulador. Aunque como sabemos, tu credibilidad está bajo cero…

      1. A ver; que usted no esté al día de las noticias o que interesadamente no quiera darse por enterado de las que contradicen su programación ideológica mental no significa que quienes nos atenemos a la estricta realidad seamos “mentirosos”, sino que usted es un vago mental y, sobre todo, un jeta que pretende invertir la carga de la prueba, de forma que en lugar de demostrar usted lo que afirma sobre mí sea supuestamente yo quien deba demostrar que no es cierto lo que afirma sobre mí. Pues bien, esto último es muy sencillo y, además, es del dominio público. El lunes 13 de mayo pasado, durante un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum en el que su amado líder presentó a la candidata de Hundidas No Pudimos a la Comunidad de Madrid, Isa Serra, durante el turno de preguntas dicha candidata hizo mucho hincapié en que “van a seguir escuchando” a Infancia Libre porque “es una asociación de madres que trabaja para combatir el abuso sexual infantil”, una “tarea prioritaria” para Hundidas No Pudimos; a continuación, la mencionada candidata negó que haya madres que “instrumentalizan” a sus hijos para ponerlos en contra de sus padres, negó que exista el síndrome de alienación parental y lo ha atribuido a la “sociedad machista” en la que vivimos y pidió a los psicólogos que no lo incluyan en sus informes porque sentenció que “el síndrome de alienación parental no responde a la ciencia”; así de bestia fue la cosa. Hay más ejemplos de reuniones anteriores de Podemos con las mandamases de Infancia Libre (con fotos incluidas de todas muy sonrientes), una asociación que actualmente está incursa en procedimientos penales por secuestro de menores, pero esos ya se los busca usted mismo y luego tenga la decencia (lo dudo mucho) de comunicarlos aquí y reconocerlo. ¿Y ahora quién es el manipulador y el que no tiene credibilidad? ¡Vaya fantasmón que está hecho usted!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *