Sociedad

El equipo directivo de un colegio público de Jerez cata los menús de su comedor escolar: “Son incomibles”

La comunidad del CEIP Gloria Fuertes denuncia ante la Junta de Andalucía el servicio que presta la concesionaria Aramark, con "comida de mala calidad y muy mal cocinada". Padres y madres se reúnen este viernes con la Flampa para tomar medidas. Educación ha activado el protocolo por más quejas en San Fernando

Somos lo que comemos y muchos niños y niñas de Jerez no están comiendo bien. A la denuncia de padres y madres de diferentes centros públicos de la ciudad, que pagan unos 90 euros mensuales por el servicio de comedor escolar, se ha unido la cata que ha realizado durante una semana la propia junta directiva del CEIP Gloria Fuertes, en la barriada España, y cuyas conclusiones se reflejan en una carta que han hecho llegar a la Delegación de Educación del Gobierno andaluz en Cádiz y que se ha viralizado por grupos escolares de la red social WhatsApp.

En dicha reclamación, con registro de entrada fechado el pasado 4 de febrero y a la que ha tenido acceso lavozdelsur.es, el equipo directivo del referido centro público detallla los menús que probaron entre los pasados lunes 28 de enero y viernes 1 de febrero, y el resultado de la cata prueba que las “arcadas” que provocaban en muchos niños y el “horror” a comer en el colegio sea comprensible.

“Comida de mala calidad y muy mal cocinada”, denuncian ante la Junta, requiriendo a los responsables provinciales de la administración autonómica a que tomen las “medidas oportunas”. “Nuestro alumnado no merece la mala calidad de los productos que la empresa Aramark ofrece. Damos la razón a las continuas quejas que venimos recibiendo por parte del alumnado, así como la valoración que fue enviada por parte de los padres, adjuntando la recogida de firmas”.

La multinacional Aramark se hizo con este servicio en la mayoría de centros escolares públicos de Jerez y la provincia en el pasado 2013, tras la quiebra de la anterior concesionaria, Brassica, y no es la primera vez que es objeto de críticas por el “deficiente” servicio que presta en muchos colegios de Andalucía.

Hay casos, incluso, en los que se le ha reprochado que haga distinción de género en el reparto de los menús diario, sirviendo más comida a los niños que a las niñas. Este medio ha tratado de recabar la opinión sobre estas quejas de la concesionaria, sin que hasta la fecha se haya pronunciado. Pero el criterio de padres, madres y profesorado es rotundo: “Los menús no muestran un sabor agradable y atrayente para el alumnado; son insípidos; mala calidad del pescado (“el salmón es gris”); abusan de la patata; escasez de proteínas; dudamos de la utilización de productos ecológicos; comida de mala calidad y muy mal cocinada; el menú del jueves (potaje de garbanzos y ensalada) es totalmente insuficiente y poco atractivo; durante la semana, solamente ha habido un día carne (salchichas); no observamos un menú equilibrado, apetecible, con sabores atrayentes para un niño y si nos apuran para un adulto; pensamos que el alumnado no merece estos menús diarios que no invitan a la ingesta debido a la mala calidad tanto de productos como de cocinado”.

En su cata semanal, por ejemplo, había una merluza “incomible, parecía prensada, costó cortar los pedazos, muy dura, seca y desagradable el sabor a pescado congelado”, o “el sabor de la crema de verduras no mostraba tener verduras”. “La empresa dice que no sobra comida y se agarran a eso para probar que la comida es buena, pero sirven muy poco y además las monitoras del comedor obligan a los niños a que coman. Mi hija no quiere ir al comedor y le duele la barriga a menudo”, asegura una madre afectada. “Mi hija lleva un tiempo rajando del comedor y que no quiere ir. Me gustaría que todos tengamos esa información y a ver si podemos hacer algo conjunto ya que hablamos de la salud de nuestros hijos”, advierte otra.

Este próximo viernes padres y madres de diferentes centros de la ciudad se reunirán con la Flampa para emprender acciones que reviertan esta situación. De momento, Geli Sánchez, presidenta de la federación, prefiere aguardar a la reunión para pronunciarse, pero asegura que le llueven las quejas, aunque también reconoce que, en otros centros públicos de la ciudad, y con la misma concesionaria, no han trascendido estas deficiencias.

Aramark ya fue protagonista de uno de los capítulos del programa, ¿Te lo vas a comer?, que el chef Alberto Chicote dirige en La Sexta. En aquella ocasión, el motivo fue a raíz de las denuncias realizadas por los pacientes de un hospital de La Coruña por la comida, responsabilidad de esta empresa. Esta misma semana, el propio Chicote examinaba para este programa el servicio de comedor que se presta en el colegio de Camposoto, en San Fernando, donde los padres y madres también han denunciado deficiencias ante la Junta de Andalucía.

Como informa La Voz Digital, Educación activó el protocolo de actuación ante tales denuncias “y durante los meses de enero y febrero, de manera aleatoria y sin previo aviso, han acudido al comedor de este centro en La Isla profesionales del proyecto Evacole, encargados de la supervisión de los menús de los comedores escolares en Andalucía, para analizar la calidad de los menús y remitir un informe que actualmente se está elaborando”.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Un comentario

  1. No sólo ocurre en Jerez y San Fernando. En Sanlúcar de Barrameda también llevamos tiempo quejándonos a empresa y equipo directivo del centro y de nada ha servido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *