Ciudadano Saborido

El disputado voto del señor Izquierdo

Manolo Izquierdo es un personaje ficticio que podría ser usted, usted, o yo mismo.

Manolo Izquierdo tiene 53 años y siempre ha sido votante de izquierdas. Jamás dejó de votar. La primera vez que lo hizo le dieron bien en la frente porque votó que NO a la OTAN y salió un SÍ como una casa gracias a Felipe González, socialista él. Así comenzó su vida de desencantos electorales.

Manolo, decepcionado con el PSOE, le negó el voto y se lo dio a Izquierda Unida hasta que llegaron los atentados del 11 de Marzo y decidió que tenía que parar a esa derecha que nos llevó a una guerra y a unas consecuencias tan duras para España.

Se tapó la nariz para no oler la corrupción, las traiciones y las mentiras del PSOE y votó socialismo a un Zapatero que ilusionó. Ilusionó con su ley de dependencia, sus leyes de educación o con sus bodas para todo el mundo. Hasta que vino el chasco. El No nos falles, falló, rindiéndose a la banca y a una Unión Europea que nos llevó a la crisis más grande que ha conocido Manolo.

Manolo le negó el voto al PSOE y se lo dio Podemos.

Las crisis internas de Podemos, una Izquierda Unida desaparecida por la coalición, líderes incoherentes que hacen lo que no dicen, de nuevo volvió a Manolo a la desesperación y a lo peor, al aburrimiento. En las últimas andaluzas, votó a Adelante Andalucía, pero sin ilusión.

Manolo Izquierdo, como muchos andaluces, se quedó sin respiración cuando vio los resultados de las elecciones en Andalucía: la ultraderecha estaba aquí de nuevo, y las derechas de PP y Ciudadanos, en vez de rechazarlas, la abrazaban.

Ahora Manolo Izquierdo, y toda España, tiene que votar. Manolo sabe que tiene que parar a esta derecha y sabe que la única manera de conseguirlo es votar PSOE. Pero Manolo Izquierdo, sabe también, porque tiene 53 años, que si el PSOE obtiene una mayoría fuerte que no le haga depender de Podemos o los nacionalistas, pactará con el partido veleta, con Ciudadanos. Y de nuevo traicionará a la izquierda.

Dura disyuntiva la que tiene Manolo Izquierdo a la hora de decidir su voto. Cualquier opción que tome parece mala, pero siempre triunfará por lógica, las apuestas al caballo ganador.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Comentarios

  1. Un artículo risible de lo sectario y maximalista que es. Si ese tal Manolo piensa que votando al P$O€ va a frenar a la “derecha” demuestra que no aprendió nada después de tantos años de democracia. En primer lugar, en cualquier régimen democrático parlamentario, como son todos los de la UE, con la excepción de Francia, para gobernar, si no se obtiene la mayoría absoluta, que es lo normal, hay que pactar y, por ende, ceder; eso no es traicionar a los votantes, es solo reconocer la realidad parlamentaria y asegurar la gobernabilidad de la Nación, es sentido del Estado, responsabilidad; lo otro, el sectarismo maximalista, es inmadurez política, infantilismo. Dicho lo anterior, la izquierda española, tiene tal inconsistencia, incoherencia, entre las políticas que promueve y los intereses reales de sus votantes que, como la europea, en general, seguirá perdiendo votos en favor de opciones de derecha, inclusive de derecha conservadora populista.

  2. Dicen que la memoria es pasajera, y esto parece que cunde. Cada tiempo nos acechan con el miedo de la papeleta que vamos a depositar en las urnas con aquello que vienen las derechas. Bien lo utilizó Alfonso Guerra con el vídeo del doberman representando al PP. Así, a quienes verdaderamente tenían otro proyecto de País, como Izquierda Unida, se quedó en un partido residual, el miedo vociferado por el PSOE les ha sido siempre muy útil, al PSOE y al bipartidismo.
    Podemos, nació con mucha fuerza, y gracias a Podemos este país en menos de 4 años ha sufrido que se cuestionen muchas cosas, y además, ha hecho posible otras cuestiones importantes y que estén presente en el tablero. Y también es cierto que nunca en la historia democrática en nuestro País ha habido más ataque mediático a ningún otro partido. No se puede negar que Podemos ha cometido errores, la mayoría infantiles, pero si se miran son normales en lo que es un ajuste de una organización novel. Pero nadie puede negar que es el que ha hecho posible cambiar a Rajoy y presentar unas medidas presupuestarias para un País moderno y que dé un paso que supere la transición. Seguro, que tendrá que terminar de forjarse, pero ahora mismo es la única opción posible y sin taparse la nariz al coger su papeleta, y evitar por lo menos que no sean posibles coaliciones que nos anclen a seguir en un País mediocre.

    1. Podemos desaprovechó una oportunidad dorada para alcanzar ganar las elecciones generales en la convocatoria de 2015, al haberse alineado con los secesionistas desde el comienzo del proceso soberanista catalán en 2014 con Artur Mas. Una verdadera torpeza que le enajenó muchos votos. Si Podemos entonces se hubiera alineado inequívocamente con la defensa de la legalidad constitucional y de la Nación española, con el P$O€ sumido en una profunda crisis, y con grandes sectores sociales indignados con la casta política corrupta, muy probablemente habría arrasado en las elecciones generales de 2015 y habría gobernado. La torpeza acreditada de su líder, Pablo Iglesias, lo impidió. Ahora ya es una fuerza política en claro e imparable declive.

      1. Coincido con usted, ese fue el instante ganador y parece pasado aunque hoy día la velocidad política es vertiginosa .
        Unidos Podemos ha pagado la falta de tablas política junto a facciones internas más preocupadas de sus minúsculas diferencias que del proyecto común. El batacazo parece inminente pero el ambiente político hoy día cambia muy rápido así que no hay nada cerrado para nadie.

        1. Creo que para Podemos sí está ya la suerte echada; el electorado no perdona las luchas internas ni la inconsistencia de su líder, el peor valorado en todas las encuestas. En el mejor de los casos será la comparsa parlamentaria del P$O€, como en su día lo fueron IU y el PCE (excepto el de Anguita).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *