Sociedad

El desahucio en Jerez tiene nombre de Rocío

Rocío Jiménez, a la que Asuntos Sociales le costea el alquiler hasta el próximo agosto, y Rocío A., con una orden de lanzamiento para el 19 de septiembre, luchan para que sus familias no se vuelvan a ver en la calle. "Lo que yo quiero es una vivienda que pueda pagar, por unos 200 euros"

—Yo ni duermo, ¿tú duermes?—, le pregunta Rocío A., a su amiga y tocaya Rocío Jiménez.

—Soy un búho—, responde esta abriendo los ojos y llevándose una mano a la cabeza. 

Ambas son dos mujeres que luchan por conseguir un techo para sus familias. Las dos, las que llevan la casa, la comida y sus hijos adelante, denunciaron su situación a lavozdelsur.es en este mismo año. Rocío Jiménez (Jerez, 1978), protagonizó titulares el pasado 8 de febrero –”no se me olvidará esa fecha en la vida, más que mi cumpleaños”—, día en el que un fondo buitre desalojó a su familia de la que fuera su casa durante los últimos 14 años. 

Una semana después, el matrimonio logró dar con un alquiler barato en su mismo barrio, en el polígono de San Benito, gracias a la ayuda vecinal. No obstante, el contrato —el cual costea el Ayuntamiento de Jerez “a regañadientes”—, se le acaba el próximo 8 de agosto

Temo verme otra vez en la calletengo pánico de volver a verme en esa misma situación

En su caso, Rocío A. (El Puerto, y que prefiere no dar su identidad), dio a conocer su situación en la prensa a mediados de abril con la intención de frenar la orden de lanzamiento que tenía para el pasado 22 de mayo. Y lo consiguió…, a medias. La portuense pedía que Coral Homes SL (sociedad inversora) le hiciese un alquiler social en el piso del Polígono que okupa junto a su bebé y su pareja desde 2014, pero lo que han obtenido es un aplazamiento hasta el 19 de septiembre. En definitiva, ambas, una vez pasado el verano, temen verse de nuevo en la calle.

“Llevan diciéndome que estoy la primera en la lista para entrar en una vivienda de emergencia social desde febrero. Pero a fecha de hoy, nada, y en agosto tengo que irme del piso…, estoy temiendo verme otra vez en la calle“, lamenta la jerezana, quien padece ansiedad, un brote de colitis ulcerosa y taquicardia. “La doctora del digestivo me ha mandado al psiquiatra… Pero claro, teniendo mi techo y a mis hijas en una vivienda, echando raíces, estaría bien”, manifiesta, al tiempo en que reivindica que “lo que yo quiero es una vivienda que pueda pagar, por unos 200 euros; temo verme otra vez en la calle, tengo pánico de volver a verme en esa misma situación”.

Rocío Jiménez durante la entrevista a ambas en la redacción de lavozdelsur.es. FOTO: MANU GARCÍA.

Su amiga Rocío A., consiguió frenar el desahucio seis días antes del lanzamiento “porque no paré de insistir”. Sin embargo, según señala la portuense, la jueza aplazó la orden de desahucio tres meses “porque yo supuestamente estoy en la lista de Todos con Casa, pero ellos todavía no me han dado cita, que hasta dentro de dos semanas, nada. Y llevo así ya dos meses”, señala. Ella y su pareja se encuentran desempleados, al igual que el marido de Rocío Jiménez, Juan, que todavía en la lista del paro encuentra trabajos temporales siempre, sin contrato. Así sobreviven ambas familias, a la semana, o casi al día.

“Le pido a Mamen que me de una casa, aunque sea un habitáculo. No le pido un chalé ni nada, no lo quiero por la cara, yo me busco 200 euros todos los meses… Yo necesito un techo, que ella tiene la suya propia”, reclama la joven portuense, madre de dos hijas, teniendo la pequeña un año y medio. “Mi fatiga es vernos en la calle”.

Ambas critican la falta de empatía por parte de las técnicas que trabajan en Asuntos Sociales, y es que, según cuentan, una de ellas puso en cuestión “para qué tienes una hija” a Rocío A. “Porque tú vayas a las teles, la ley no se va a poner a tu favor, me dijeron en Asuntos Sociales”, le comenta una a la otra. “Bueno, qué quiere que haga yo, yo no soy Dios para darte un piso, yo no tengo una llave en un cajón, me han llegado a decir a mi”, le devuelve la portuense.

La ayuda me la da el portero, las trabajadoras sociales, no. No se han vuelto a reunir conmigo. Como personas humanas, deberían preguntar algo

Pero sobre todo, denuncian sentirse desamparadas ante los Servicios Sociales. “Desde el día del desalojo, no me he vuelto a reunir con las trabajadoras sociales”, sostiene Rocío Jiménez. “La ayuda me la da el portero, las trabajadoras sociales, no. No se han vuelto a reunir conmigo. Como personas humanas, deberían preguntar algo”, continúa la jerezana.  “¿Qué quiere decir ‘estamos en ello’? Que lo expliquen, que nos den por escrito que se van a reunir con nosotras para ver cómo podemos solucionar esto, que nos den una esperanza”, reivindican ambas.

Estamos en ello, es su frase para todo. En vez del PSOE se tendrían que llamar todos con ello”, ríe con sorna su amiga; al tiempo en que saca su móvil y muestra un pantallazo que hizo durante la campaña de las recientes municipales del 26M. “Crearemos una bolsa de viviendas en alquiler asequibles“, destacó Mamen Sánchez, que el próximo 15 de junio volverá a ser investida alcaldesa de Jerez, como unas de las propuestas electorales en materia de juventud, en su muro de Facebook el pasado 18 de mayo.

Rocío A. mostrando el pantallazo de la publicación de Mamen Sánchez. FOTO: MANU GARCÍA.

En este sentido, las VPO es uno de los retos para esta nueva legislatura de Mamen Sánchez, y Carmen Collado, teniente de alcaldesa en funciones de Asuntos Sociales, aclara que “es cierto que necesitamos tener más pisos de emergencia social para estos casos, por ello vamos a intentar construir viviendas de coste bajo en los solares municipales donde haya promoción publico-privada. No solo de emergencia, sino también de viviendas asequibles para rentas medias bajas. Tenemos cuatro años para hacerlo. Es la primera vez que se hace algo así, no tenemos referentes de ningún sitio, pero vamos a trabajar en ello”.

Por otro lado, Collado afirma que “no tenemos pisos de emergencia social vacíos” y que “quedan poquísimas viviendas de protección oficial, casi todas son de Emuvijesa”, para las 3.500 familias que hay esperando. Pero “si no tenemos pisos, ¿qué hacemos?”, se pregunta la teniente de alcaldesa en funciones.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *