El comunismo en Jerez, 40 años después de su legalización

Publicidad

El comunismo en Jerez, 40 años después de su legalización

Cinco militantes del Partido Comunista en la ciudad, de varias generaciones, analizan el pasado y el futuro de la formación: "Una fuerza que luche contra el capitalismo es sin duda necesaria”.

30-04-2017 / 00:08 h.
Publicidad

“Señoras y señores, hace unos momentos, fuentes autorizadas del Ministerio de Gobernación han confirmado que el Partido Comunista…, perdón, que el Partido Comunista de España ha quedado legalizado e inscrito en el, perdón, en el Registro de Asociaciones Políticas”. Con estas palabras, Alejo García, locutor de Radio Nacional, anunciaba la legalización del PCE. Era el 9 de abril de 1977 y, después de varios meses de negociaciones entre el Gobierno, entonces presidido por Adolfo Suárez, y el entonces secretario general de los comunistas, Santiago Carrillo, el Partido abandonó la clandestinidad. El Sábado Santo de aquel año fue conocido como el Sábado Santo Rojo para los comunistas, que dos meses después pudieron concurrir a las primeras elecciones que se celebraban en democracia, en las que arrasó la UCD (Unión de Centro Democrático) de Suárez con 165 escaños, seguida por el PSOE (118) y el PCE (20). Unos resultados que se antojaron insuficientes para quienes se consideran los principales artífices de la instauración de la democracia. ¿Qué es ser comunista? ¿Tiene vigencia el comunismo en pleno siglo XXI? ¿El PCE está cercano a su disolución? Éstas y otras preguntas responden las cinco personas en torno a las que gira este reportaje, cinco miembros del PCE de Jerez, Eloy, Ana, Raúl, Cristina y Ana, que se sientan en una misma mesa para debatir sobre la que es su forma de ver y entender la vida.

Eloy López Cerdeño fue el segundo candidato a la Alcaldía del PCE en la ciudad. En las elecciones anteriores, las de 1979, el PSA de un joven Pedro Pacheco fue el más votado y obtuvo ocho concejales, por los siete de UCD y los seis de PSOE y el Partido Comunista, en el que es hasta la fecha su mejor resultado en unas municipales —con esta marca y posteriormente con IU—. López Cerdeño, natural de Toledo, aunque residente en Madrid, estaba de vacaciones en su tierra natal cuando se anunció la legalización del PCE. “Volvía de viaje, puse la radio y me enteré. La sorpresa fue mayúscula y la alegría también. El domingo nos citamos con coches y banderas e hicimos un paseo por Madrid impresionante”, recuerda. Su militancia en el partido se remonta a 1976, cuando se dedicaba a repartir octavillas de forma clandestina: “Entonces dijimos, aquí estamos, si queréis nos legalizáis y si no, pues nos metéis en la cárcel”, ya que considera que el PCE fue “la única fuerza importante que estaba en la calle pidiendo la libertad y la democracia”. Eloy apunta que “cuando se habla de la llegada de la democracia no se tiene en cuenta que fue posible porque hubo previamente una lucha importante y que gran parte de ese impulso lo llevaba el PCE”.

Eloy López Cerdeño: "En 1976 dijimos, aquí estamos, si queréis nos legalizáis y si no, pues nos metéis en la cárcel"

Ana Gil también recuerda el momento de la legalización, que recibió con mucha “alegría y emoción”: “Me enteré por la televisión y a la mañana siguiente un compañero iba avisando por los pueblos, por lo que quedamos a las cinco de la tarde para hacer una manifestación desde la sede hasta la plaza del Arenal”. El local que ahora acoge a la agrupación jerezana de IU, y por ende al PCE, entonces era una casa donde se reunían los comunistas de forma clandestina. “No sabía ni dónde estaba”, confiesa Ana, natural de El Torno, que se desplazó hasta Jerez con su hermano, “en una moto prestada”, con sus banderas del Partido. Y recuerda una anécdota: “Me llamó la atención que en la Rotonda de los Casinos había gente dentro de un autobús que se echaba las manos a la cabeza (risas), muertos de miedo”. Ella, afiliada al PCE desde 1972, cuenta que procede de una familia republicana, con algunos de sus miembros fusilados durante la Guerra Civil, y que en la actualidad se sigue sintiendo “orgullosa” de ser comunista. “Jamás he cambiado la orientación de mi voto”, confiesa, aunque también que esperaba que el PCE obtuviera mejores resultados en sus primeras elecciones, las de 1977: “Quizás hizo estragos el miedo, porque se habló mucho del voto útil”.


Manu García
Eloy López Cerdeño, candidato a la Alcaldía de Jerez por el PCE en las primeras elecciones democráticas.

El actual secretario local del PCE en la ciudad y portavoz de IU en el Ayuntamiento de Jerez, Raúl Ruiz-Berdejo, asegura que “se nota la presencia de los comunistas en el pleno, sin desmerecer a los compañeros de IU que han defendido a la organización”, algo que en su opinión sirve para “ver determinados asuntos desde una perspectiva de clase”. Ruiz-Berdejo abunda: “La trayectoria del PCE en este país es impecable, el ejemplo de los comunistas en las peores circunstancias es intachable”, por eso, dice, “donde gobernamos volvemos a renovar la confianza de la gente, es prueba de que los comunistas saben gestionar los recursos públicos”. El secretario local del PCE aguanta, pleno sí, pleno también, las alusiones de otros grupos políticos a Cuba o Venezuela, ¿pero qué opina él de esos países? “Hay que contextualizar, Cuba es una pequeña isla del Caribe, muy pobre, con un bloqueo criminal y antidemocrático desde hace muchos años, potenciado por EEUU, donde la gente es pobre pero duerme bajo un techo, come y puede disponer de una educación y sanidad de primer nivel. A Cuba la tendríamos que comparar con los países de su entorno, pero aún así en determinados asuntos es un ejemplo, ya que mientras EEUU va exportando la guerra, Cuba exporta médicos. ¿Hay cosas que mejorar? Evidentemente. Pero nadie culpa al capitalismo cuando falla y sí al comunismo”.

Su compañera de bancada, Ana Fernández, concejal de IU y miembro del PCE, considera que “decir igualdad, justicia y equidad —ideales comunistas— es lo más revolucionario que puede existir, pero la gente nos ve como un demonio”. “Estamos luchando —añade—, aunque esté feo usar términos bélicos, yendo a la batalla con un lápiz cuando nos están dando cañonazos”. A Fernández, dice, le preocupa “la indolencia de la gente y que cale el discurso del miedo, ahora resulta que los malos son los que proponen el cambio llevando el lema de igualdad, justicia y equidad”. Cristina Leiva es la más joven de la mesa, apenas 22 años y ocupa, desde hace pocos meses, el cargo de secretaria política de las Juventudes Comunistas (UJCE) en Jerez. “Veía que tenía una necesidad de unirme, de encauzar mi vida hacia un plan común con otras personas”, explica. Leiva añade: “Hay gente que se sorprende de que el comunismo siga estando en boga y de que haya gente que defienda esta práctica”.

Raúl Ruiz-Berdejo: "Al PCE lo han enterrado muchas veces porque han medido su fuerza en términos cuantitativos, pero no es un partido de masas, su fuerza es cualitativa"

¿Qué es ser comunista?

Ana Fernández: “Es ser fiel a unos principios y llevar el día a día con honestidad. Apoyar la escuela pública, comprar productos alternativos, hechos en España, y no que los haya cosido un niño en la India. Aunque reconozco que es complicado, nos han dejado sin opciones para ir a salas de cine alternativas, por ejemplo. Lo vuelvo a repetir: estamos peleando contra un ogro con un lápiz”.

Raúl Ruiz-Berdejo: “La gran mayoría de la gente se refiere al comunismo con ideas superficiales que no son ciertas: Si eres tan comunista, ¿por qué tienes un móvil? A todos nos lo han dicho. Parece que tenemos que vivir con un taparrabos en una cueva. Nosotros no estamos en contra de la propiedad privada, luchamos contra la propiedad privada de los medios de producción y defendemos los servicios públicos. Hay grandes mensajes que se van repitiendo y que calan en quien no profundiza en nuestros valores. Los comunistas vemos la tele, tenemos un coche, y eso no entra en contradicción con las ideas que defendemos”.

Eloy López Cerdeño: “El comunismo implica rebelarse contra situaciones insostenibles, pero también estudio y conocimiento. Cambiar la ideología capitalista cuando no tienes medios es complicado. En el caso de la Unión Soviética, el estalinismo hizo estragos, se denunció por los propios partidos comunistas, y eso, claro, lo aprovechan las fuerzas reaccionarias para aumentar el temor. La opinión pública, en 1977, no quería dictadura ni a los comunistas, por lo que nació la democracia un tanto distorsionada”.


Manu García
Ana Fernández y Raúl Ruiz-Berdejo, miembros del PCE y concejales de IU en el Ayuntamiento de Jerez.

Han enterrado muchas veces al PCE, ¿creen que se llegará a disolver alguna vez?

Eloy L.C.: “El sistema actual está creando una inseguridad tremenda, el desempleo es masivo y las soluciones que se están dando están favoreciendo a una economía financiera que se olvida de las necesidades de la sociedad. El sistema como tal está abocado a un fracaso rotundo y el fundamento es el capitalismo, interesa el beneficio por encima de todo. Las personas honestas no tenemos más remedio que buscar qué salida alternativa damos al sistema. Las ideas comunistas no van a caducar mientras el sistema capitalista esté actuando”.

Raúl R-B.: “Al PCE lo han enterrado muchas veces porque han medido su fuerza en términos cuantitativos, pero no es un partido de masas, su fuerza es cualitativa. Los trabajadores más concienciados, los estudiantes más implicados con la defensa de sus derechos, los comités de empresa… están llenos de comunistas. Eso hace que el régimen, aunque nos pueda ver débiles electoralmente, nos tenga un gran respeto, por no decir miedo. El PCE goza de una salud fantástica”.

R.R-B.: "Tenemos que avanzar como sociedad hacia modelos democráticos, no hay algo más anticuado que alguien sea jefe del Estado por una cuestión de linaje"

Ana G.: “Creo que no, yo por lo menos, mientras viva seguiré siendo comunista, seguiremos siendo el motor de la lucha”.

Cristina L.: “No somos seres individuales, somos seres sociales y se necesita una comunidad en la que vivir. Es imposible que el comunismo se vaya de la gente, está ahí, forma parte del desarrollo del pueblo por parte del propio pueblo como conjunto. El comunismo, hablando rápido, es de ser buena gente, de pensar en los demás”.

Ana F.: “Mientras tengamos un sistema capitalista que nos oprime será necesario el PCE. No sé si estará el partido como tal, pero sí las ideas, que van a ser necesarias dentro de 20, 30 y 50 años mientras haya un régimen que tenga reducida a la clase trabajadora a la última posición de la sociedad. Una fuerza que luche contra el capitalismo sin duda es necesaria”.

¿Por qué las manifestaciones a favor de la República siguen siendo minoritarias? ¿Es realmente ahora el momento de cambiar el sistema monárquico por uno republicano?

Raúl R.B.: “Siempre es el momento. En la Transición probablemente lo era, pero hubo que hacer concesiones. Tenemos que avanzar como sociedad hacia modelos democráticos, no hay algo más anticuado que alguien sea jefe del Estado por una cuestión de linaje. La Casa Real no es ejemplo de nada, la monarquía es motivo de vergüenza. Tristemente se sigue relacionando a la República con la guerra, parece que los responsables fueron los republicanos. La República tuvo sus sombras, pero también muchas luces, permitió que este país avanzara culturalmente y como sociedad. Durante 40 años se ha reescrito la Historia, se ha vendido una versión de los hechos contaminada, hubo un alzamiento militar, por lo que no vale la regla del 50%, no se puede situar a la misma altura a un bando y al otro”.


Manu García
Ana Gil, histórica militante del PCE de Jerez, durante la entrevista.

El PCE forma parte de IU y ésta, a su vez, de la coalición Unidos Podemos en las últimas elecciones. ¿Qué influencia tiene ahí el Partido Comunista?

Raúl R.B.: “Las elecciones son una parte de nuestra actividad política. El PCE mantiene su presencia, fundamentalmente en la calle. Siempre hemos defendido la unidad de la izquierda, pero no solo desde una perspectiva electoral. La coalición se hizo con prisa, sin tiempo para madurarla. Las organizaciones de izquierdas, y cuando digo esto nunca pienso en el PSOE, tenemos que sumar y seguir profundizando”.

Ana F.: “He sido candidata de Unidad Popular y de Unidos Podemos porque considero que era necesaria una unión de la izquierda, un hermanamiento. El comunismo se ha querido diluir, como estrategia electoral, difuminar los términos y qué queremos, cuando el programa, programa, programa —lema de Julio Anguita— es lo más importante”.

Cristina L.: “Era una estrategia que en ese momento hacía falta. No comulgo mucho con Podemos, pero me sentí orgullosa de la humildad que mostró IU a la hora de encontrar espacios comunes”.

Eloy L.C.: “Veo importantes las confluencias, la izquierda no se puede presentar tan dividida. Es necesario un programa común mínimo, que es lo que se ha hecho en este caso. IU ha renunciado a una serie de principios de su programa por atraer electoralmente a más votantes, por lo que más que la unión creo que es importante el apoyo mutuo”.

Ana G.: “Fue un acuerdo puntual que se hizo con muchísima rapidez. A mí en principio tampoco me gustó mucho la idea, pero tenemos que tender hacia esa unión planteando bien las cosas”.

¿Es el comunismo una ideología anticuada, obsoleta? Raúl Ruiz-Berdejo responde: “Al contrario, ser comunista es tan moderno como defender la libertad o la democracia. Nos parece antiguo un régimen como éste, monárquico, con una democracia que realmente no lo es. Unos disponen de todo el aparato del régimen, de los medios de comunicación, de recursos económicos… otros intentamos convencer con el uso de nuestras ideas, pero no estamos en igualdad de condiciones. El PCE sigue siendo imprescindible”.

 
Publicidad