CádizCiudad

El chiringuito que resistió el temporal y acabó “en un precipicio”

El Pikachos es el único negocio de la playa de Santa María del Mar, en Cádiz, que ha sobrevivido a la borrasca 'Emma' preservando su estructura con sacos de obra rellenos de arena alrededor del local. 

El Pikachos es el único negocio de la playa de Santa María del Mar, en Cádiz, que ha sobrevivido a la borrasca ‘Emma’ preservando su estructura con sacos de obra rellenos de arena alrededor del local. 

“¡Teníamos que aguantarlo como fuera!”, expresa como un capitán Iván Periano, dueño del chiringuito Pikachos de la playa Santa María del Mar, en Cádiz. Posiblemente, el único establecimiento gaditano a pie de playa que no ha sufrido grandes desperfectos. “Hemos conservado la estructura y hemos intentado que el agua no entrara, pero la playa en la que estábamos ha desaparecido”, continúa a través del teléfono, sin pausas. Tiene prisa, el temporal aún no ha acabado y todavía no quiere cantar victoria. 

En la madrugada del 1 al 2 de marzo este joven gaditano de 39 años, con la ayuda de un empleado, se dispuso a rellenar sacos de obra con arena para instalar una especie de muralla de arena —también con excavadoras— alrededor de su local. Periano debía defender su fuerte, y viendo que la tormenta acechaba, no dudó en pringarse las manos para defender con uñas y dientes su negocio. Cinco días después, “el chiringuito está intacto”. Pero, “al haber perdido toda la playa, no hay donde situar el chiringuito, ahora mismo lo tenemos en el aire, en un precipicio”. “Algunas instalaciones en Cádiz han sobrevivido, pero otras no han corrido la misma suerte. Los peores pronósticos en materia de oleaje se han cumplido y es una lástima tener que vivir escenas dantescas de empresarios y trabajadores intentando salvar el negocio, sin apenas éxito”, apuntó el presidente de los empresarios de la Costa, José Antonio Medina. En el caso de Iván, durante estos días se mantuvo cerca de su establecimiento, rezagado, contemplando cómo el ‘chiringuito’ que montó junto a su chiringuito, soportaba los fuertes oleajes de la borrasca ‘Emma’. 

“Desde el día 1 vimos que la cosa se ponía fea. Y era la primera vez…, nunca nos habíamos enfrentado a algo así”, comparte el dueño del Pikachos. Si bien el primero de marzo hubo una marea de 104 grados, la previsión para el día siguiente era peor, con 106 grados de marea y vientos que alcanzarían los 57 kilómetros por hora. Por desesperación, el gaditano se aproximó a Santa María del Mar para —aprovechando la bajamar— colocar un muro de sacos. “Pero como vimos que eran insuficientes, compramos sacos de obra, que son muchos más grandes”. Confiesa que dudaba que aquello fuese a resistir así. Sin embargo, “al final nos fue bien”, comparte serio, y es que está a la espera de que el temporal amaine para empezar a desmontar su chiringuito.El propietario del negocio Pikachos comparte que no ha recibido ayuda de nadie en cuanto a la previsión metereológica de lo que estaba por llegar al litoral gaditano y consejos para sortear el fuerte oleaje; a excepción del fabricante del chiringuito, Maderas Polanco, empresa originaria de Chiclana que fabrica en Jerez. “Ellos han sido cruciales en toda esta historia, porque fueron quienes me dieron la idea de los sacos y los que aseguraron la instalación apuntalándola por dentro”, explica Iván, al tiempo en que concluye: “Cuando vi la que se me venía tuve que pedirle consejos y tomamos la iniciativa de ponerlos fuera”. 

“La estructura está dañada, pero estamos aguantando con puntales hasta que acabe la borrasca”. Borrasca que según los pronósticos terminará el próximo domingo 11 de marzo. “Hasta entonces no sabemos cómo está por debajo la estructura, tenemos que ver cómo están las entrañas del chiringuito”, concluye a lavozdelsur.es Iván Periano. 

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *