ProvinciaEdición Cádiz

El Ayuntamiento de Barbate retira el escudo franquista que presidía su fachada

La reforma del edificio de la Casa Consistorial incluye la retirada del emblema de la época de la dictadura, en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica

Desde el año 1953 está en pie el edificio de la Casa Consistorial de la gaditana localidad de Barbate. El proyecto, creado por Casto Fernández-Shaw, incluía varias figurar ornamentales en su fachada pero la que coronaba el etrusco edificio era el primer escudo de la localidad cuando se segregó de Vejer de la Frontera. En el año 1938 se autorizó el expediente que hizo posible que Barbate se erigiera como municipio, una gestión que ya venía realizándose desde hace años, habida cuenta de la evolución que estaba manifestando la entonces aldea y, según las actas plenarias, del olvido del Ayuntamiento vejeriego. La sociedad barbateña, con el conde Serafín Romeu a la cabeza, empezó a movilizarse para conseguir la segregación. Sin embargo, en plena Guerra Civil fue cuando se llevó a cabo la separación entre los dos municipios.

El escudo que se eligió fue uno realizado en dos partes, la superior señalaba el escudo carmelita, formado por un el monte Carmelo con una cruz y tres estrellas de ocho puntas; la inferior, la formaba la simbología de dos cabezas de dragones escupiendo el lema Non plus ultra, esta representación estaba atribuida a la Casa de Franco. El 21 de octubre de 1949, se le concedió al general el título de Fundador de Barbate, sin embargo, esos mismos años, el escudo tuvo que cambiarse, puesto que no cumplía con las leyes heráldicas, ya que no se permite un escudo dentro de otro, caso del escudo carmelitano, por lo que se decidió mimetizar el monte Carmelo en la parte superior del escudo. Con la llegada de la democracia, el escudo volvió a cambiar y se eliminó la parte inferior, atribuida a la Casa de Franco, para instalarse dos atunes, característicos de la zona, en un fondo azul. Hasta que en 1988 se eliminó el apellido del golpista gallego de la localidad.

Tras la aprobación de la Ley de Memoria Histórica el entonces equipo de gobierno socialista decidió eliminar algunas muestras de la época franquista en la localidad. Nombres de calles que fueron desapareciendo, como nombres de barriadas —Nozal López, Carrero Blanco—, calles —Crucero Canarias, Ramón de Carranza, Crucero Baleares, Llano Amarillo, General Moscardó, General Castejón, etc.— y las avenidas más destacadas del municipio: avenida del Generalísimo Francisco Franco, avenida José Antonio Primo de Rivera, avenida Rodríguez de Valcárcel o avenida Remigio Sánchez del Álamo. Así como algunos elementos que formaban partes de los edificios, como el escudo barbateño de época franquista en el mobiliario del Salón de Plenos o algunas placas en las calles. El elemento más significativo llegó tras la publicación en el medio Heraldo de Barbate de la existencia de una condecoración que otorgaba al dictador el nombramiento de Alcalde Honorario y Perpetuo de la localidad.

En la actualidad, como ya adelantó lavozdelsur.es, aprovechando la reforma del edificio Consistorial, se ha procedido a la retirada del escudo de la época franquista que coronaba el edificio. También se hará lo propio con otro de los escudos que está en el interior, en el patio del edificio en una placa homenaje a Agustín Varo, erigido alcalde por el núcleo falangista, tras el Golpe de Estado de 1936 y que, dos años después, se convirtió en el primer regidor tras la segregación de Vejer. En la segunda fase, previsiblemente para 2018, según apunta el regidor barbateño a este medio, “el cambio se contempla”. “En la segunda va una pasarela externa, en la primera planta por dentro del patio, y se va a aprovechar para quitar el escudo”, comentando que “respetando la Memoria Histórica se llevara a cabo la remodelación y se guardará en un lugar habilitado para su conservación”.

Este asunto no ha dejado de tener cierta polémica en redes sociales, comentando la mayoría de detractores que “hay cosas más importantes que hacer”. No obstante, muchos son los que han celebrado la manera de cumplir la ley en este asunto. Asimismo, no son pocos los que recuerdan que todavía quedan nombres “en las calles de falangistas como Patricio Castro o el propio Agustín Varo”. Estos temas deberán ser tratados en la futura mesa del nomenclátor que está prevista realizarse.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *