lavozdelsur.es - Noticias Cadiz-Jerez Hoy
Feria del Caballo

El auténtico sabor moruno de la familia Kantafi

Mimoum y Mohammed son los encargados de cocinar los suculentos pinchitos de la caseta del Pozo de la víbora. Su abuelo empezó a cocinarlos en la Feria en los años 60

Son los pinchitos más famosos de todo el González Hontoria. Solo hace falta acercarse a la caseta de la asociación de vecinos Pozo de la Víbora para comprobar que, casi a cualquier hora, hay personas adquiriendo tickets para hacerse con uno. Un sabor inconfundible que se lleva saboreando en la Feria del Caballo desde 1963.

El melillense Mohammed El Kantafi, más conocido por aquellas tierras como Jaime el del pelo blanco, comenzó una tradición familiar que ha pasado de hijos a nietos. Mohammed empezó cocinándolos en el puerto melillense, tras la fiesta del cordero, y tuvieron tanto éxito que se dio cuenta que podría ganarse la vida preparándolos por todas las fiestas y ferias andaluzas. Mohammed acabó trasladándose a la localidad granadina de Baza, donde se crió su hijo Abdel Khadel y quién, a la postre, heredaría el buen hacer de su padre cocinando los auténticos pinchos morunos.

Mohammed (i) y su hermano Mimoun, cocinando unos pinchitos. FOTO: MANU GARCÍA.

Mohammed, ya asentado en la península, empieza a recorrer todas las ferias andaluzas. A Jerez y El Puerto llega en los años 60, siendo en la portuense donde más presencia tiene, con 49 años seguidos, prácticamente hasta su fallecimiento en 2006. En la de Jerez se asentaba en principio en un puesto callejero, donde ya empezó a hacerse famoso, puesto que los jerezanos daban buena cuenta de sus suculentos pinchitos.

Junto a Mohammed, su hijo Abdel siguió sus pasos y ahora son los hijos de éste, Mimoun, de 22 años y Mohammed, de 25, quienes han seguido la estela de ambos. “El secreto de los pinchitos son las especias y el aliño, que lo empezó haciendo mi abuelo. Y ya el punto final es la salsa picante para quien guste”, explica Mimoun mientras prepara cuatro pinchitos en la caseta del Pozo de la víbora, donde la parrilla de carbón prácticamente no se apaga en todo el día.

En la caseta pocos saben el origen de esa relación entre la asociación de vecinos y la familia Kantafi. El cordobés Pedro Chacón, que junto a su hermano explota la caseta desde hace 13 años, explica que todo debió deberse a la mano de Juan Ojeda, expresidente de la asociación fallecido el pasado año. Lo que sí tienen claros es que son los que más pinchitos venden con diferencia. “Es imposible hacer un cálculo, pero son miles. Lo que sí te digo es que somos los que más cervezas tiramos”.

El carbón, en su punto para realizar los pinchitos. FOTO: MANU GARCÍA.

Los hermanos Mimoun y Mohammed llevan al frente de los pinchitos entre cuatro y siete años. Todavía les queda mucho para igualar el medio siglo que estuvo su abuelo. Su padre Abdel ya es el jefe, y aunque suele estar en la caseta, lo que hace es supervisar que la carne se haga en su punto y que el carbón esté perfecto ya que, de lo contrario, explican, “los pinchos sabrían a quemado”.

El negocio ha llegado a tal punto que la familia montó su propia empresa, El rey de los pinchitos SL. En la provincia también estarán presentes en las ferias de Puerto Real, Chiclana, Algeciras o La Línea. Así, hasta octubre, cuando terminarán en Baza y ya tocará descansar hasta la próxima primavera, en la que volverán a deleitar a miles de personas de toda la geografía andaluza con sus inigualables pinchos morunos.

Etiquetas
Ver más

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close