Sociedad

El auge del ‘coworking’: 5 espacios en Sevilla donde trabajar en comunidad

La capital andaluza cada vez cuenta con más lugares laborales comunitarios en "sana competencia". Del centro a Los Remedios, jóvenes emprendedores han tejido una red que comparten profesionales fijos o nómadas

“En Berlín y en EEUU está muy expandido el concepto de coworking, pero en Andalucía era algo nuevo hasta hace unos años”. Alberto Pérez es uno de los socios fundadores de workINcompany, el primero de los entornos colaborativos laborales situados en Sevilla, en pleno centro de la ciudad. Se trata de instalaciones en las que poder desarrollar una actividad empresarial en espacios “comunitarios abiertos y flexibles” que permitan la interrelación entre distintos “perfiles profesionales”, explica. Antes del coworking, existían incubadoras o centros de negocios, que no tienen mucho que ver con estos lugares donde se da la “serendipia empresarial”.

Estas oficinas comunitarias donde se ofrecen todo tipo de recursos para el empresario que está comenzando a desarrollar una idea o simples nómadas digitales se está convirtiendo en una tendencia escogida por la gran mayoría de iniciativas empresariales. Los coworkers se relacionan y se crean vínculos que ayudan a que las personas “interactúen y surjan nuevas oportunidades”, incide Alberto. El proyecto surgió de la necesidad que este arquitecto y su socio, Jaime Aranda, tuvieron como emprendedores y ha evolucionado en estos años hasta permitir la especialización de cada una de estas oficinas surgidas en Sevilla, creando una “sana competencia” entre ellas.

Arcadia Coworking surgió en el año 2015. Sergio de Olivera y Víctor Vázquez son los dos socios detrás de esta idea que pretende ser un “puerto” en el que acoger a autóctonos y a visitantes. “Nos enamoramos de la filosofía coworking y nos dimos cuenta que encajaba exactamente con la raíz de nuestra idea inicial: montar una librería”. Aunque parezca que no está relacionado, con este proyecto han “ido mucho más allá”. Un espacio cultural en el que conviven en la misma proporción libros, arte o las influencias personales para que cada uno de los participantes pueda “dar lo mejor de sí mismo con el apoyo de una comunidad”, explica Vázquez. “Dentro de estos espacios son bienvenidos emprendedores, autónomos, trabajadores en remoto o simples nómadas”. Un modelo de negocio que no para de crecer y que según estos emprendedores será la forma de organización laboral del futuro. “El trabajo en remoto se va a imponer. Las comunicaciones digitales ya son habituales haciendo innecesaria la presencia física en una oficina. Se ahorran costes y optimiza la productividad”, puntualiza Vázquez.

Arcadia Coworking Sevilla
Una de las estancias de Arcadia Coworking, en Sevilla

Las empresas reducen con estos espacios dicen “gastos y compromisos a largo plazo a la vez que encuentran un ecosistema profesional abierto que les permite estar en contacto con nuevas ideas. “El trabajador en remoto o emprendedor encontrará también una comunidad que le aporta el factor social que le ofrece el trabajo en oficina”, indica Vázquez. No obstante, no hay que confundirlo con una opción barata. “Es una idea equivocada pensar que el cotrabajo es una opción económica, es otro concepto, trabajar en comunidad. En algunos lugares como Nueva York o Barcelona los costes por una mesa son bastante elevados”, subraya Alberto.

Espacio Res por su parte aporta otro valor añadido. En el barrio sevillano de Los Remedios se encuentra esta idea a caballo entre el espacio de trabajo comunitario y la responsabilidad social corporativa de una empresa privada. Pilar Oliveros es la encargada de gestionar este entorno en el que se albergan empresas divididas en cinco líneas de negocio: turismo, producto tecnológico, mundo agro, emprendimiento social y arte y creación.

Miquel Peris asegura que es una nueva forma de concebir los espacios de trabajo que se instaurará en casi todas las ideas de futuro. En Growworking el uso del espacio es “por minutaje”. Es decir, se paga por uso exclusivo de “momentos puntuales”. Esto permite que ningún trabajador esté obligado a pagar más que por el uso exclusivo del espacio. La respuesta es muy positiva, existe “una alta rotación de gente”, sobre todo de trabajadores que vienen de otros países y eso es “influencia que se queda en la ciudad”. Algo que ayuda a que el entorno social se vea influenciado. Los acuerdos empresariales o incluso la “amistad” se generan de forma natural y “más de lo que podemos llegar a saber”, explica Miquel, que pone el punto importante en que solo es un espacio “en el que la gente se va conociendo”.

Workify por su parte expande su actividad más allá del mero trabajo de oficina. “Los emprendedores pueden participar en seminarios y formaciones que le ayudarán en su proyecto y dispone de todos los servicios que pueda necesitar a través de una amplia red de parthners”, explica Francisco Fructuoso. Aunque lo realmente destacable es defender la idea de que “no estás solo” aunque seas el único miembro de un proyecto. Además, en estos espacios no se genera un espíritu de competencia, lo que “reduce la posibilidad de conflictos” sino que se fomentan los buenos valores, “la ayuda entre los miembros de una comunidad”, asegura Francisco.

Espacio coworking Workify Sevilla
Una de las salas de las que dispone el espacio de coworking Workify.

Una nueva forma de organización laboral que abre nuevos horizontes al futuro y a otros modelos de negocio distintos a los explotados hasta ahora, justo en un momento positivo para Andalucía, ya que lidera las comunidades donde más ha caído el paro en el 2018, de los 210.484 desempleados menos, un total de 36.597 son andaluces.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *