Jerez

El Año Nuevo Chino comienza en Jerez

La cafetería La Vega, propiedad de empresarios chinos, celebra una fiesta en Esteve para reunir culturas.

No eran patas de dragón, pero bien podrían, porque el cortador de jamón estaba a unos metros de un dragón gigante. La cafetería-restaurante La Vega, en la plaza Esteve de Jerez, celebró el mediodía de este domingo el Año Nuevo Chino, y no faltaron dragones, lámparas rojas, espectáculos musicales y, en paralelo, patas de jamón y fino para todos. Así quiso celebrar la propiedad del remozado establecimiento una de las fechas más importantes en el país asiático. Sui Piin, uno de los propietarios, es nacido en Shanghai y lleva “diez años en Jerez”. De ahí nace la iniciativa.

La apertura del local, posterior cierre por problemas con la licencia, y posterior reapertura (ya sí, parece, definitiva), ha derivado en una fiesta con ocasión del Año Nuevo, que este año es el Año de la Rata y que eso significa “suerte”, según Piin. Un enorme dragón rojo ha ocupado la plaza Esteve, junto a un panda y a un pez de acuario.

Para el evento, expresaba Piin, se ha contado con asociaciones chinas y con los alumnos del colegio de Cádiz en el que se imparte el idioma. En total, la comunidad china en la provincia ha sumado 200 personas, entre las que se encontraban muchos pequeños, que hicieron espectáculos de baile y canciones populares del país asiático. Los propios niños, en los entreactos, y primero en mandarín traducido posteriormente al español, ensalzaban el encuentro entre culturas.

Una actuación de un grupo de chicos de un baile tradicional.

Eli, una mujer jerezana, explicaba que “quería conocer con mis amigas el año nuevo chino. Es muy diferente al nuestro. Las actuaciones las han hecho ellos y hemos visto la cultura. Es diferente a la nuestra, aquí tenemos la zambomba, y ellos estas canciones”. Para los más pequeños que les rodeaban, el evento era “como una cabalgata”. De hecho, la misma empresa encargada de las mascotas gigantes de la cabalgata de Reyes fue la encargada de instalar los enormes animales.

Piin explicaba también que “es la primera vez que se hace el Año Nuevo Chino en la provincia”, y que han decidido contar con una ayuda benéfica. El interés de La Vega era más darse a conocer, y por eso, decidió invitar a jamón y fino, y las tapas de comida china estaban a precios populares. Por poner un ejemplo, una empanada china de considerables dimensiones, a un solo euro, “y todo lo recaudado es para Cruz Roja”.

Paradójicamente, en China este año se han suspendidos las celebraciones por el Año Nuevo, debido a la crisis sanitaria del coronavirus de Wuhan. Los familiares de Piin, explicaba él mismo, están bien, en Shanghai, una ciudad a nada menos que 800 kilómetros de distancia. Si allí no puede ser, en Jerez sí. Feliz año nuevo. No hubo uvas, claro. Pero hubo jamón. Y un dragón enorme.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *