Sociedad

El andaluz que se hizo ‘héroe’ al socorrer a una deportista en plena triatlón

El barbateño, Fran Orive, detuvo su carrera para auxiliar a la atleta estadounidense Sarah True: "Esto no es una competición, es una prueba que te hace feliz terminar"

El deportista consumado Fran Orive (Barbate, 1980) es, además, administrativo en el aeropuerto de Jerez, ha practicado boxeo durante diez años y fútbol “durante toda la vida”. Su participación en la Ironman European Championship, el pasado 30 de junio en Frankfurt (Alemania), podría haber pasado desapercibida pero no ha sido así. Su gesto humano y solidario con otra de la participantes de la carrera lo ha convertido en todo un “héroe” para la prensa deportiva, las redes sociales y todo el territorio español.

“Si para el resto del mundo esto es ser un héroe apaga y vámonos”, declara el atleta entre risas. El hecho de socorrer a otra deportista durante la última prueba de la Ironman, una carrera de 42,2 kilómetros, le resulta “lo más normal del mundo”. Asimismo, comenta con total seguridad que para él “todos somos compañeros”, ya que, en esta prueba deportiva “la cuestión no es competir”.

Cuando recuerda el momento de inscribirse en el triatlón reflexiona sobre la dureza de sus pruebas. “Preparar una Ironman no resulta sencillo”, asegura, “requiere muchas horas de entrenamiento y un compromiso constante día a día”. En su caso, por estas fechas hace un año se planteó la posibilidad de apuntarse a la carrera de Frankfurt y ha estado preparándose durante los 365 días previos. “Ya había participado en pruebas parecidas como la distancia Olímpica y la media Ironman de Sevilla”. Además, Fran es el primer barbateño en completar con éxito esta prueba deportiva.

El triatlón es una de las pruebas físicas más duras que existen en el mundo deportivo, “el 90% es psicológico”, asegura el deportista. “El cuerpo debe estar preparado pero también la mente”, esta debe aguantar con resistencia todo el ejercicio físico que la prueba requiere.

Imagen del momento en el que ayudan a la atleta Sarah True tras su desvanecimiento.

“No sabía que era Sarah True”

El deportista barbateño afirma que cuando asistió a la joven atleta durante la carrera “no sabía que era Sarah True“, la estadounidense que ha cosechado numerosas medallas compitiendo en triatlones y todos apuntaban como vencedora de la Ironman. “Vi a una mujer que se desvanecía y comenzaba a convulsionar, es más, llevaba viendo su desarrollo desde hacía un rato y nadie se paraba a ayudarla. Cuando la ví peor salí corriendo detrás para preguntarle cómo estaba”.

“Cuando la ayudé y llamé a la enfermería me giré para preguntarle como estaba y ya se había desmayado”. Una vez llegó la ayuda sanitaria Fran continuó corriendo para avisar a la ambulancia que estaba a unos pocos metros con el fin de que socorrieran a la estadounidense. “Yo lo habría hecho con cualquiera y si me pasase a mí esperaría que alguien me ayudase”.

“El problema de Sarah y muchos otros atletas es que se lo toman como una competición”, apunta el deportista recordando el momento de la carrera. “Creo que lo ideal es ser constante pero no forzarse, entrenar todos los días, de lunes a domingo”. “Esto no es una competición, es una prueba individual que te hace feliz terminar”, argumenta. Cuando se interesó por la salud de Sarah tras la prueba le dijeron que “podría haber muerto, convulsionando a 40 grados después de nueve horas”.

“Para mí somos todos compañeros”, reflexiona el barbateño, “llama mucho la atención que nadie se hubiese parado antes a socorrer a Sarah”. Al hacer balande de la carrera comenta como “todo el mundo va a su bola, se ve la diferencia de culturas”. Para él, los españoles “suelen preocuparse más los demás” y “ofrecen su ayuda a cada momento” al resto de participantes.

José Antonio Varo, concejal de Deportes de Barbate junto a Fran Orive al regresar de la Ironman. FOTO: Cedida por Fran Orive

Doce horas de ejercicio a 40 grados

La Ironman se realiza por toda Europa, “la semana pasada fue en Vitoria y la anterior en Austria”, comenta el deportista. Su elección de correr la prueba de Frankfurt ha estado muy meditada, “muchos amigos que animaban ha hacerla porque el clima es amable y tiene un reconocimiento mayor al ser un campeonato europeo”.

El clima habitual en este territorio alemán oscila entre los 20 y 25 grados pero el pasado domingo 30 de junio, cuando se celebró la prueba deportiva, una ola de calor asoló la ciudad y se alcanzaron los 40 grados centígrados. “La temperatura hizo que casi el 40% de los deportistas abandonasen la prueba cuando llegó la parte de la carrera”, recuerda Fran. Pese a estar acostumbrado a las altas temperaturas de la Costa gaditana el participante de esta triatlón reconoce que “fue una locura, en esas condiciones y cuando el cuerpo lleva realizando ejercicio sin descanso durante doce horas es muy complicado sobreponerse al clima”. De hecho, se registraron unas 500 personas afectadas por las temperaturas durante la última prueba.

Aún así, Fran hace un balance positivo de toda la prueba y su desempeño en ella, “lo gestioné muy bien porque me paré en todos los avituallamientos para hidratarme y refrescarme”. Esta prueba es de las más prestigiosas dentro del conjunto de Ironman que se celebran por el territorio europeo, la razón: la distancia que se recorre es muy larga. Concretamente se compone de tres fases: 3.800 metros nadando, 185 en bicicleta con un desnivel de 1.500 metros y finalmente 42,2 kilómetros de maratón. “Finalicé el recorrido en doce horas y quince minutos”, apunta con alegría, “lo importante es acabar”.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *