Objetivo: 26M

“El agua en Torrecera es pública y es un 20% más barata que en Jerez”

Manuel Bertolet, presidente de esta ELA jerezana desde el año 2003, es candidato de Adelante Jerez, con quien quiere sumar su quinta legislatura al frente de la pedanía

Con tan sólo 33 años, Manuel Bertolet (Torrecera, 1970) llegó a la presidencia de la ELA (Entidad Local Autonóma) de Torrecera. El alcalde pedáneo, aspira a revalidar el cargo por quinta vez consecutiva, esta vez con la marca Adelante Jerez, que aglutina a Izquierda Unida —por el que se presentó en mayo de 2015 tras años vinculado al PSA—, Podemos, Izquierda Andalucista y Primavera Andaluza.

En la caseta Los Andaluces de la Feria del Caballo, Bertolet espera para el almuerzo con los compañeros de la asamblea de IU. Antes de comenzar la entrevista, el torrecereño se muestra contento por el desarrollo de la campaña electoral, en compañía del alcaldable en Jerez Raúl Ruiz-Berdejo. “Hay que reconocer el trabajo que se ha hecho desde el grupo municipal de IU en estos cuatro años”, comenta el regidor, muy crítico con el Ayuntamiento de Jerez, sobre el que cree que mantiene “deudas históricas” con todas las pedanías jerezanas y con el que ha mantenido un conflicto por la defensa y prestación del servicio de aguas de forma directa desde esta ELA. 

Hace tan sólo unos días Bertolet puso punto y aparte —no sabe si “final”— con un nuevo caso judicializado en el pueblo, en el que denunció allanamiento de morada y amenazas por parte de un familiar afín al PSOE de la ELA. Pero no es el único frente abierto. El clima de tensión que se respira a nivel político en Torrecera durante los últimos años es recurrente. Según el alcalde hay una connivencia por parte de diferentes sectores “para quitarle de en medio”.

Es alcalde de Torrecera desde el año 2003. De ser elegido esta sería su quinta legislatura. ¿Ha cambiado mucho la ELA desde entonces?

Creo que ha cambiado bastante y ahora se dan unas circunstancias para que Torrecera sea un pueblo con futuro. De hecho, los datos lo demuestran. Es una ELA en la que la población crece, cuando la realidad en otras es de decrecimiento. Eso quiere decir que hay nuevas generaciones y juventud en el pueblo.

Después de 16 años, ¿cómo valora su gestión? ¿Qué cree que se ha hecho en estas cuatro legislaturas? 

Hemos refortalecido principalmente aquello que los ciudadanos necesitan, los servicios públicos. De esa forma, y reconociendo el trabajo anterior, hemos mejorado las condiciones para que los torrecereños tengan acceso a la vivienda, que en el resto de ELAS no es fácil y hemos garantizado unos servicios básicos. Entre ellos, un centro donde esté la educación primaria más el primer ciclo de la secundaria o el transporte escolar. Por otra parte, los torrecereños ya no tienen que desplazarse continuamente a Jerez para cualquier trámite. Estamos dando la cobertura en el pueblo. Se trataba de dotar de cubrir las necesidades imprescindibles para que las familias puedan quedarse en el pueblo.

Manuel Bertolet, presidente de la ELA de Torrecera, durante el encuentro con este medio. FOTO: MANU GARCÍA.

Habla de logros pero, ¿qué cree que no se ha hecho bien o queda pendiente? 

Ha quedado pendiente sobre todo el tema sanitario. Pero no sólo es en Torrecera, sino en toda la comarca. Reunimos las condiciones básicas pero no las ideales. Los servicios sanitarios son muy deficientes…

Sin embargo, no es competencia directa de la ELA…

No depende de la ELA pero bueno, es una asignatura pendiente en el que no hemos conseguido que se mejore por parte del Ayuntamiento matriz y por parte de la principal responsable, que es la Junta de Andalucía. Independientemente, sea o no competencia nuestra, nos corresponde reivindicarlo, como las vías de comunicación o las carreteras. Los alcaldes de los pequeños pueblos tenemos que afrontar cualquier tipo de problema, ya sea directamente, buscando alianzas, o no Quizá por eso se me ha colgado la etiqueta de ser protector o reivindicador nato. Lo que hacemos es defender lo que creemos justo para nuestro pueblo.

En 2012 el anterior gobierno municipal del Partido Popular externalizó el servicio de aguas. Torrecera fue una de las ELAS que reivindicó, junto a Estella y Guadalcacín, la gestión pública. En esta legislatura, los problemas no parecen haberse solucionado y aún hoy continúan. ¿En qué situación se encuentra ahora el proceso?

Hay una realidad. En Torrecera hoy el agua es pública y la gestiona directamente la ELA. El agua le cuesta a un ciudadano de Torrecera un 20% más barata que a cualquier ciudadano de Jerez. Eso es así. ¿Detrás? Detrás hay un camino muy duro y no hemos estado enfrentándonos sólo al interés de una empresa multinacional, que lo veo muy legítimo, porque las empresas están hechas para eso, sino al Ayuntamiento. Nos hemos enfrentado a un entendimiento entre administración y empresa para beneficiar, y es algo muy grave lo que estoy diciendo, más a la empresa que al ciudadano. Somos testigos de cómo un Ayuntamiento como el de Jerez es rehén de esta empresa, que dicta las normas de gobierno de la ciudad.

En numerosas ocasiones ha insistido sobre un interés oculto por parte del gobierno local de Jerez en este ámbito…

No interesa que haya una mancha en el territorio de Jerez donde el agua sea de gestión pública y más barata. Es un mancha que molesta tanto al gobierno como a la concesionaria. Nosotros defendemos un derecho que nos corresponde por ley frente a una conspiración y por eso no ha habido escrúpulos a la hora de intentar quitar de en medio a este Alcalde, con multitud de fechorías que me han estado haciendo, de denuncias y paseos por los juzgados. Les sale más barato así. Es como se dice en el pueblo: matando al perro, se acabó la rabia.

Un momento de la entrevista con Manuel Bertolet. FOTO: MANU GARCÍA.

Se ha hablado de voluntad por parte del PSOE, y también se ha intentado acercar posturas por parte de IU, socio de investidura.

Ha habido algunos intentos de acercamiento por parte del grupo municipal de Izquierda Unida, que tengo que reconocer que ha hecho una labor muy importante. Se ha intentado llegar a consenso y que prevalezca un derecho y una decisión ciudadana ante que los intereses de una multinacional, pero lamentablemente hemos podido comprobar que lo que hay entre el Ayuntamiento y esta empresa son voluntades.

Durante bastante tiempo ha habido doble facturación en la ELA, a Aqualia y al Ayuntamiento de Torrecera, creando confusión entre los vecinos. ¿Cree que puede perjudicarle?

Ha sido uno de los frentes que ha estado llevando a cabo tanto Aqualia como el Ayuntamiento de Jerez en confabulación el uno con el otro. La doble facturación, los embargos que se le han hecho a algunos vecinos y otros tipos de acciones y coacciones, prácticamente de matonismo político y fraude procesal, lo que han llevado es a acobardar el ciudadano y que dijera: que me está pasando esto, ¿quién tiene razón? Son maniobras y prácticas que rondan lo mafioso en distintos frentes con el objetivo común de que Torrecera no se hiciera con el agua. El propio Ayuntamiento de Jerez no le interesa esta mancha aunque luego con la boca chica defienda la gestión pública.

Torrecera ha sido una de las pedanías que siempre ha reivindicado un mejor trato por el Ayuntamiento de Jerez, tanto a nivel de autonomía como presupuestario. ¿Cómo ve la situación?

Hemos perdido un momento histórico. Y lo digo porque desde que tengo uso de razón, Torrecera ha sido maltratada por Jerez. Por la distancia, los recursos nunca han sido lo que correspondían. Es la primera y única vez que se podría haber paliado esa situación porque había un hijo de Torrecera (Santiago Galván) en el gobierno de Jerez. El delegado de Economía podría haber revertido muchas de las injusticias que había en torno a la relación de la ELA. La financiación y las competencias es una asignatura pendiente no de ahora, sino históricamente. No hay que inventarse nada, sólo hace falta mirar la realidad que hay en Andalucía: delas 34 ELAS que hay, creo que Jerez es el único referente en el que estamos anclados 40 años atrás. Es un maltrato histórico. Ya hubo un acuerdo de investidura en el que había dos puntos, con los que la Alcaldesa se comprometió, que hablaba de terminar con las arbitrariedades hacia las pedanías. La realidad a día de hoy es que hay unas diferencias muy grandes entre unas y otras. Unas tienen servicios, otras apenas podemos tenerlos; a algunas les paga el personal el Ayuntamiento de Jerez, mientras que otras no tenemos esa gracia.

Manuel Bertolet lleva al frente de la alcaldía de Torrecera desde 2003. FOTO: MANU GARCÍA.

¿Cree que hay un trato de favor hacia algunas pedanías o barriadas rurales?

Es una arbitrariedad que existe. En ese año 2015 también se aprobó, a iniciativa de IU, al que agradezco su trabajo, un estatuto regulador de financiación de las ELAS, y se va a terminar la legislatura y no se ha hecho ni siquiera el intento. La única medida tuvo lugar a principios de año, con objeto de recortar los presupuestos y ahora resulta que quieren estudiar el Estatuto. Es paradójico. Otra historia es la Patrica (Ley de Participación de las Entidades Locales en los Tributos de la Comunidad Autónoma de Andalucía).  Los ayuntamientos que tienen pedanías deben facilitar que esa financiación de la Junta de Andalucía llegue directa y proporcionalmente a las ELAS. Se aprobó en 2016 que aquellas que pidieran su parte, la recibieran, y este gobierno no ha hecho nada más que decir que paga al día. ¡Oiga! Pagan al día unas cantidades arbitrarias e injustas, es lo mismo que antes y no se ha hecho nada más en cuatro años. Pero no es sólo por Torrecera, sino por el resto de las ELAS. Se trata de acercar servicios a los ciudadanos y de reivindicar el peso del mundo rural.

Se dice que Torrecera es casi un pueblo de pleno empleo. ¿Por qué es tan atractivo? ¿Que cree que ofrece la localidad a empresas y visitantes?

Son varias condiciones las que se dan en nuestro territorio. No son nuevas pero quizás en los últimos años se han dado las sinergias necesarias. Estamos en un precioso enclave, diverso y quien no lo conozca yo le invito a que lo haga, porque es una parte muy bonita de nuestra campiña, con la vega del Guadalete y la zona de La Janda. Tenemos una serie de peculariedades y un patrimonio histórico como la torre vigía o el acueducto romano del Tempul. Y luego la industria identitaria de nuestra zona como el vino Entrechuelos, los quesos Montealva o el mejor aceite, que lleva además el nombre de Alma de Jerez. Son tres industrias en las que la producción, la comercialización queda en el lugar. Y luego hay una empresa local, que cuenta con la mano de obra de Torrecera, que han apostado por esa identidad del pueblo. Y creo que es eso: el espíritu del emprendedor de la zona rural y en especial de nuestro pueblo y lo que la tierra nos da. Intentamos favorecer que estas industrias salgan y que den la mano a otras nuevas. En definitiva, no hay más que sumar. Lo que las administraciones no tenemos que hacer es estorbar que muchas veces es lo que hacemos. La burocracia es un problema. Hay que ayudar para que el emprendedor haga lo que tenga que hacer.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *